Sigue a Motorpasión

Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto

Como llevamos anunciando desde hace días, en Motorpasión hemos tenido este fin de semana pasado la oportunidad de probar en primicia el nuevo Mercedes-Benz Clase S 2013. Para ello nos trasladamos a Toronto, Canadá, donde el fabricante alemán organizó la presentación internacional a la prensa.

Después de haberlo conocido en persona, en Hamburgo, y tras contaros nuestras primeras impresiones, hoy toca meterse ya en harina habiéndolo conducido durante muchos kilómetros y, sobre todo, después de haber experimentado cómo es eso de viajar en la parte trasera de una berlina de sus características, con chófer incluido y todos los lujos posibles a bordo. ¿Te subes con nosotros?

Mercedes-Benz Clase S: Abuelo y nieto

A nuestra llegada a la ciudad canadiense nos encontramos con una flota de Clase S 2013 acompañada por modelos anteriores de diferentes generaciones. Aunque no pudimos conducirlos, sí fue posible verlos, tocarlos y viajar en la parte trasera por el centro de Toronto. Antes de subirnos al nuevo, decidimos dar un paseo con un Mercedes-Benz 560 SEL de 1989.

Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto

El coche, perteneciente a un miembro del club Mercedes-Benz USA, está en perfecto estado de revista y, a pesar de su edad, luce muy, muy bien. El habitáculo trasero no es nada impresionante comparado con el del modelo actual, pero se respira lujo y la idea es la misma, viajar como un auténtico señor. Resulta realmente interesante poder comparar el abuelo y el nieto.

Este 560 SEL contaba ya en su época con avances como airbag de conductor y acompañante, asientos calefactables y de ajuste eléctrico (ver foto), elevalunas eléctricos, reposapiés en la parte trasera (ver foto) y un potente motor V8 de 5,5 litros y 279 CV.

A día de hoy puede parecer una cifra ridícula para un motor tan grande, aunque por entonces era suficiente para alcanzar 240 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos. Se nota fuerza, aunque el motor y la suspensión ya muestran su edad. Aquí es donde la diferencia es abismal con respecto al nuevo. Veinticuatro años de evolución dan para mucho.

Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto

La experiencia con chófer

Después de un bonito y relajado paseo con el 560 SEL por algunas de las calles principales de Toronto, volvemos al hotel, donde ya sólo reposan los modelos nuevos. Los Clase S veteranos están de paseo, así que me subo directamente a un S 500 de los nuevos. Esto es otra cosa.

Por supuesto, la calidad tanto de materiales como de acabados y ajustes está a la altura de las circunstancias. El cuero que cubre la inmensa mayoría del habitáculo es muy agradable tanto a la vista como al tacto y las inserciones de madera aportan un toque de elegancia muy adecuado para un coche así.

Si nos ponemos quisquillosos podemos encontrar algún plástico de no tan buen ver (en pequeños detalles como las bisagras de los asideros de techo, los ganchitos a modo de percha, etc…), pero que pasan desaparcibidos. El aspecto general del habitáculo es excelente, pudiendo incluso competir con modelos de prestigiosas marcas, más lujosos y mucho más caros.

Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto

Uno de las cosas que más llama la atención del interior del nuevo Clase S es la cantidad de detalles. Desde los pequeños botones retráctiles de aluminio de los difusores de aire, muy atractivos, hasta espejos de cortesía en la parte trasera, iluminación ambiente LED (todo el coche usa LED, no hay bombillas) en la que podemos elegir el tono, o cortinillas de privacidad, tanto en las ventanillas como en la luna trasera. Además, los diferentes mecanismos están muy bien resueltos.

Apetece desplegar las cortinillas o encender el equipo de audio (dos altavoces delanteros rotan hacia fuera al encender el coche) a todas horas, sólo por verlos funcionar. Las pantalla trasera derecha, por ejemplo, se ajusta automáticamente en ángulo en función de la posición en la que nos encontremos. Si abatimos el asiento delantero del acompañante para conseguir más sitio detrás, la pantalla se coloca en un ángulo adecuado para que la veamos correctamente.

La marca ofrece para el interior de su berlina por excelencia varios ambientes cromáticos, ya sean de un sólo tono o en combinación de dos: Negro, Beige Seda/Marrón Espresso, Gris Cristal/Gris Nácar, Marrón Nuez / Negro y Porcelana/Negro. Tanto la tapicería como las molduras interiores e incluso las inserciones del volante cambian en función del diseño elegido.

Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto

Las unidades de prueba están equipadas hasta arriba, incluido el paquete chófer. La propia marca asegura que viajar en la parte trasera es como ir en primera clase, y la verdad es que no andan desencaminados. De hecho, el asiento “del jefe” tiene más ajustes que el del avión que me llevó hasta allí, y eso que no tenía pocos.

Este paquete chófer, que cuesta en España en torno a 1.200 euros (varía en función de la versión debido al impuesto de matriculación), ofrece un asiento delantero derecho que se desplaza hacia delante, dejando más hueco para las piernas detrás, y cuenta con reposapiés extensible eléctricamente (sólo en batalla larga). De forma opcional podemos añadir asientos ventilados, calefactados, reclinables, con función masaje, etc…

Viajar en la parte trasera, aunque no haya nadie para abrirnos la puerta cuando subimos o bajamos, es toda una experiencia. Los asientos son extremadamente cómodos, con cojín a modo de almohada, muy suave, que invita a echar una cabezadita en cualquier momento. Además, si son reclinables y con reposapiés, podemos ir prácticamente tumbados. Como novedad, Mercedes ha introducido el denominado Beltbag (ver foto), un cinturón de seguridad más gordito, con airbag incorporado, diseñado específicamente para la parte trasera.

Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto

El espacio interior es muy amplio y se ofrecen configuraciones de dos o tres plazas posteriores. Si sólo tenemos dos plazas, la zona central la preside un reposabrazos que puede incorporar desde portavasos refrigerado (ver foto) y calefactado (ver foto), que mantiene las bebidas frías o calientes, según queramos, hasta mesitas desplegables de metal que convierten la trasera en una auténtica oficina.

En comparación con los asientos ventilados de otros vehículos (la calefacción no la hemos probado por aquello de no derretirnos en el intento), los del Clase S son efectivos pero para nada exagerados. Me explico. En otros coches notas rápidamente la acción de los ventiladores y tanto las piernas como la espalda se nos quedan frías enseguida. Sin embargo, en este Clase S la ventilación es muy sutil. No notamos frío, pero hace su trabajo, ya que evita que, por ejemplo, acabemos con la espalda sudada.

Desde la parte de atrás, haciendo uso del control remoto, podemos acceder a través de las pantallas colocadas tras los reposacabezas frontales a información del vehículo (navegador, etc…), cambiar la emisoria de radio o la música que suene o activar alguno de los modos de masaje en los asientos, por ejemplo. El ocupante trasero derecho, que ocupa el asiento “de mando”, puede controlar prácticamente todo.

Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto

El sistema de entretenimiento trasero, que es el que incorpora las pantallas de 10 pulgadas, trae consigo dos pares de auriculares inalámbricos (que suenan bastante bien, todo hay que decirlo), el mando a distancia desde el que controlamos casi todas las funciones del coche y desde el que podemos incluso cambiar lo que aparece en la pantalla central del salpicadero, y lector de DVD, por un precio de unos 3.000 euros.

Otro de los opcionales más interesantes es el sistema de sonido Burmester High End 3D Surround, que es una auténtica pasada. Me resulta dificil recordar otro equipo de audio que suene con semejante calidad. Eso sí, el precio es excesivo (al menos para nosotros, gente de a pie) ya que cuesta algo más de 8.000 euros.

Precios Mercedes-Benz Clase S 2013

Mercedes-Benz ya ha informado de los precios oficiales que tendrá el Clase S 2013 en España. Por ahora sólo tienen precio el S 500, el S 400 Hybrid y S 350 BlueTec, que se ofrecen con carrocería corta o larga. Más adelante se unirán a la gama otras variantes como el S 500 híbrido enchufable del que os hablamos hace un par de días.

  • S 350 BlueTec (corto): 91.900 euros
  • S 350 BlueTec (largo): 93.300 euros
  • S 400 Hybrid (corto): 95.400 euros
  • S 400 Hybrid (largo): 97.500 euros
  • S 500 (corto): 127.100 euros
  • S 500 (largo): 130.300 euros

Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto

La marca ofrecerá en el lanzamiento una edición especial Edition 1 que por entre 15.000 y 19.000 euros (de nuevo, según la versión) ofrece desde techo corredizo de cristal o distintivos Edition 1 hasta tapicería de cuero exclusiva, Intelligent Light System LED, molduras de madera de mirto o un paquete de asistencias a la conducción que incluye Distronic plus, freno Pre-Safe, BAS Plus, control activo de ángulo muerto, aviso de cambio de carril y cámara periférica de 360 grados, entre otras cosas.

Mañana continuaremos con la segunda parte de esta prueba en la que analizamos a fondo el Clase S 2013. Todavía tenemos pendiente hablar sobre su comportamiento en carretera, su gama de motores y sus múltiples sistemas de asistencia y seguridad, que darían para un artículo por sí solos.

Ver galería completa » Mercedes-Benz Clase S 2013 (presentacion) (73 fotos)

Continuará…

En Motorpasión | Mercedes-Benz Clase S 2013, presentación y prueba en Toronto (parte 2)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios