Compartir
Publicidad
Mercedes-Benz Clase E 2016: al volante de esta lujosa berlina con "piloto automático"
Pruebas de coches

Mercedes-Benz Clase E 2016: al volante de esta lujosa berlina con "piloto automático"

Publicidad
Publicidad

Si por algo ha destacado Mercedes-Benz a lo largo de sus muchos años de existencia es por su savoir faire a la hora de ofrecer cómodas y lujosas berlinas, y sin duda una de las más importantes para la compañía es el Clase E, cuya nueva generación es la más avanzada hasta la fecha. Destaca por su oferta tecnológica, especialmente en cuanto a sistemas de asistencia y seguridad.

Nosotros ya nos hemos puesto al volante del Mercedes-Benz Clase E 2016, aunque debemos reconocer que en algunas situaciones ha sido él mismo quien ha tomado las riendas, gracias a su "piloto automático", capaz de circular de forma prácticamente autónoma por autovía o en atascos. Súbete con nosotros y te contamos todos los detalles de la nueva berlina de Stuttgart.

Este nuevo Clase E (W213), que Mercedes-Benz denomina la décima generación, llega al mercado en el mes de abril de 2016, con unos precios relativamente parecidos a los del E de anterior generación, aunque ofreciendo mucho más en cuanto a calidad de conducción, comodidad y tecnología de última hornada. El precio de partida en España es de 45.303 euros (E200).

Mercedes-Benz Clase E 2016, toma de contacto

Más grande, más atractivo, más Clase S

Como ya es habitual, el nuevo modelo crece con respecto a su antecesor. En este caso, el W213 es 4,3 centímetros más largo (4,92 metros), gana 6,5 centímetros de distancia entre ejes y es unos pocos milímetros más bajo y estrecho. Gana en espacio interior, tiene una capacidad de maletero de 530 litros (antes 540) y, sobre todo, sus vías se ensanchan en 2 centímetros delante y 0,7 centímetros detrás.

En términos de diseño, el Clase E es más bonito que su antecesor, y se sitúa entre los Clase C y Clase S, con una apariencia a medio camino entre ambos. Al igual que en otros modelos de la gama, el cliente puede elegir entre la parrilla con la gran estrella en el centro -en los acabados Avantgarde o AMG Line- o la parrilla clásica, más elegante -en Exclusive-.

En cualquier caso, donde más importante es el paso adelante en estética es en el habitáculo, que parece estar a la altura de las berlinas más lujosas del mercado. Cueros de diversos tipos y colores (en asientos, tapizados de las puertas, salpicadero, etc...), inserciones metálicas, de madera o fibra de carbono, nuevas combinaciones de color y, sobre todo, un nivel de acabados a la altura de las circunstancias.

Mercedes-Benz Clase E 2016, toma de contacto
La iluminación ambiente interior LED ofrece 64 colores a elegir.
El interior poco tiene que envidiar a berlinas de segmento superior o de mayor prestigio. Rezuma lujo por los cuatro costados y tampoco faltan 'gadgets' de última generación.

No tiene nada que envidiar a modelos mucho más caros en cuanto a diseño y materiales, pero además suma un volante con paneles táctiles para controlar los diversos sistemas del vehículo, un cuadro de mandos opcional totalmente digital (con dos grandes pantallas de 12,7 pulgadas, configurables y con tres estilos de relojes para los instrumentos), iluminación ambiente interior LED -con 64 colores a elegir- o asientos realmente cómodos, que además de ser de ajuste eléctrico, pueden estar calefactados y ventilados.

Estrena también una nueva apariencia gráfica en los menús de los diversos sistemas y, si bien al principio es algo confuso moverse entre las decenas de opciones, una vez tenemos claros los conceptos básicos el funcionamiento resulta bastante intuitivo. Además, gracias a los mandos táctiles del volante, ya no tenemos que quitar las manos de éste para realizar ningún ajuste -cosa que va un poco en contra de la conducción pilotada, que nos invita precisamente a quitarlas-.

Mercedes-Benz Clase E 2016, toma de contacto

Motores para todos los gustos

En la fecha de lanzamiento, el Mercedes-Benz Clase E ofrecerá dos motorizaciones: el nuevo turbodiésel E 220d de 194 CV (400 Nm y 3,9 litros a los cien kilómetros) y el de acceso a la gama gasolina, E 200 de 184 CV, 300 Nm y 5,9 litros a los cien kilómetros. Ya en verano se sumará el poderoso E 350d de 258 CV (V6 con 620 Nm y un consumo de 5,1 litros)

Más adelante llegarán a la gama de motores un diésel de cuatro cilindros menos potente (E 200d) una variante híbrida enchufable, E 350e (286 CV, 550 Nm y 30 kilómetros de autonomía eléctrica), el E 300 de 245 CV y el potente V6 de gasolina, E 400 4Matic, de 333 CV y 480 Nm. Se echa en falta el E 500 con motor V8, ya que si queremos un ocho cilindros habrá que ir directamente al futuro E 63 de AMG.

Todos ellos incorporan de serie la caja de cambios automática 9G-Tronic, de nueve velocidades. Puedes encontrar más detalles y datos técnicos sobre la gama aquí.

Mercedes-Benz Clase E 2016, toma de contacto

Por su parte, la marca ofrece cuatro variantes de suspensión: una opción con puesta a punto enfocada en la comodidad, otra de corte más deportivo -con carrocería rebajada en 15 milímetros e incluída con la línea Avantgarde-, el llamado Dynamic Body Control, también más deportiva, rebajada y de amortiguación adaptativa y, por último, el Air Body Control, la suspensión neumática que permite variar la dureza de ambos ejes a través de los diferentes modos de conducción del vehículo.

Precios del Mercedes-Benz Clase E 2016

Los precios para España del Mercedes-Benz Clase E 2016 a la fecha de su lanzamiento son:

Modelo

Cilindrada (cc)

Potencia (CV)

PVP (euros)

E 220 d

1.950

194

48.500

E 350 d

2.987

258

61.800

E 200

1.991

184

49.300

Drive Pilot: un paso más hacia el coche autónomo

Si bien los argumentos de compra son muchos, quizá sea la oferta tecnológica donde más hincapié hace la compañía, con este Clase E "inteligente", capaz de conducirse a sí mismo en determinadas circunstancias. Todo comienza por tareas aparentemente sencillas, como reconocimiento de señales (límites de velocidad o prohibiciones), alertas ante una posible colisión, asistente de ángulo muerto o aparcamiento automatizado, pero hay mucho más.

El cliente que lo quiera puede equipar paquetes opcionales de asistencia y seguridad, donde encontramos al llamado Drive Pilot. ¿En qué consiste? Pues, básicamente, el coche es capaz de mantener la velocidad que le marquemos (o la del coche que nos precede), leer señales y adecuarse a la velocidad límite en cada momento y mantener el carril sin necesidad de tocar el volante, incluso en curvas, -aunque de vez en cuando nos advierte de que debemos agarrarlo-. Además, puede hasta cambiar él solito de carril con solo poner el intermitente (no te pierdas el vídeo).

El coche es capaz además de detectar si van a impactar con nosotros por detrás y avisarnos, así como tensar cinturones y emitir un sonido de alta frecuencia por sus altavoces para preparar nuestro oído al estruendo del golpe y evitar posibles lesiones de tímpano. Equipando el llamado "Pre-Safe Impulse Side", incluso se desplaza al ocupante hacia el centro del habitáculo en caso de impacto lateral.

A esto se suma la frenada automática en diversas situaciones: si se cruza un peatón u otro vehículo (y sólo frena cuando es necesario, como podéis ver en el mismo vídeo), si el vehículo precedente reduce la velocidad o se para, o si andamos despistados ante una situación de "parón" en vías rápidas. Como el BMW Serie 7, incorpora una función de aparcamiento remoto pensada para plazas muy estrechas -sin estar dentro del coche- a través de una aplicación para smartphone-.

Aparcamiento remoto del nuevo Mercedes-Benz Clase E.

Posted by Motorpasión on Viernes, 11 de marzo de 2016

Mercedes-Benz Clase E 2016, toma de contacto
El Clase E puede prácticamente conducir por sí sólo, pero tranquilo, siempre podrás conducirlo tú y tener el control total, situación en la que también se disfruta por sus buenas maneras en curvas y por su gran comodidad.

Por supuesto, la aplicación Mercedes Connect Me para teléfonos smartphone permite acceder remotamente a datos del vehículo -como nivel de combustible-, preclimatizar el habitáculo, localizar el vehículo o incluso abrir y cerrar el coche, así como las ventanillas o el techo panorámico -por ejemplo si tenemos dudas de si está todo cerrado o no-. Como novedad (y sólo con algunos móviles, como los Samsung Galaxy S6 y S7), se ofrece la llamada llave digital que funciona por NFC o Near Field Communication y permite abrir y cerrar el coche al acercar el teléfono a la maneta de la puerta o arrancarlo sin necesidad de llave, al colocar el móvil en el hueco inferior de la consola.

Al volante

Por mucho que pueda hacer gran parte del trabajo, siempre habrá quien disfrute al volante y, por supuesto, el Clase E también ofrece la posibilidad de desconectar todas las niñeras electrónicas y, simplemente, conducir. La suspensión -incluída la neumática- es muy cómoda, a lo que se une la buena insonorización del habitáculo para conseguir que los ocupantes viajen con el mayor confort.

Mercedes-Benz Clase E 2016, toma de contacto
El nivel de comodidad que ofrece el Clase E está casi a la altura del Clase S, aunque sus cualidades dinámicas son mejores. Se siente más ágil y liviano, porque también es más pequeño.

Además, el Clase E se siente ágil a pesar de sus dimensiones (casi cinco metros). Pesa entre 1.600 y 1.800 kilogramos, según la versión y el equipamiento, pero en los modos más deportivos permite ciertas alegrías en carreteras de curvas. La suspensión contiene bien los movimientos de carrocería y las prestaciones, incluso en el nuevo E 220d de 194 CV (diésel), son muy correctas.

Y hablando de éste motor de nueva generación, turbodiésel de cuatro cilindros y 2 litros, sorprende por su baja rumorosidad y por la ausencia de vibraciones molestas. Homologa 3,9 litros a los cien kilómetros, pero en la práctica podemos movernos en consumos de entorno a 5 litros sin demasiado problema, lo cual es una cifra bastante buena para un coche de este segmento.

Mercedes-Benz Clase E 2016, toma de contacto

En la esquina contraria en cuanto a deportividad está el E 400 4Matic, con motor 3 litros V6 de 333 CV que suena de maravilla. El sonido no llega al habitáculo a un gran volumen, pero es bonito y fino. Además, en el modo Sport Plus al soltar el acelerador se escuchan petardeos provenientes del escape. Es mucho más rápido que el diésel, pero además tracciona mejor (tracción total, claro) y tanto la dirección como la suspensión tienen un tarado más firme, ideal para tramos de curvas.

Por último, el híbrido enchufable o E 350e ofrece buenas prestaciones pero lo que más valoramos es la comodidad del modo eléctrico. Poder circular por ciudad -en especial por las que tienen restricciones al tráfico contaminante, por ejemplo- sin hacer ruido y con la suavidad del motor eléctrico, es una auténtica gozada. Eso sí, es difícil alcanzar los 30 kilómetros de autonomía teórica.

Y antes de terminar, una recomendación. Después de probar los nuevos faros LED Multibeam, no querríamos circular de noche sin ellos. La función de luces de carretera automáticas (las largas) adapta el haz de luz a las circunstancias, creando sombras sobre los vehículos que comparten la vía con nosotros -para no deslumbrar-, pero iluminando perfectamente el resto del terreno (también se puede ver un pequeño corte sobre esto en el vídeo).

Mercedes-Benz Clase E 2016, toma de contacto

En resumen, el nuevo Clase E es una berlina que mantiene la tradición de Mercedes-Benz. Es cómoda, silenciosa y tiene buenas prestaciones y dinámica, pero también viene cargada de tecnología para hacer la vida más fácil al conductor y mejorar su seguridad al volante. Es un primer paso hacia la conducción autónoma y estamos seguros de que dará mucho que hablar.

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Vídeo | Youtube

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos