Sigue a Motorpasión

Mazda3 2.2 CRTD

El mismo día que probé el Mazda MX-5 pude probar por breve espacio de tiempo los nuevos Mazda3 y Mazda6. En ambos casos tocó el motor nuevo 2.2 turbodiesel en su variante de más potencia, 185 CV, ambos con cambio manual. El mismo motor tiene versiones menos potentes, de 125 y 163 CV.

Al arrancar el Mazda3, la primera impresión es muy positiva. El motor diesel es mucho más refinado que el 1.6 CRTD de origen PSA-Ford de 109 CV, el nuevo vibra menos, hace menos ruido y es más agradable en todos los sentidos. El nuevo motor es cosa de Mazda, una evolución del 2.0 CRTD de 140 CV que prácticamente pesa lo mismo.

El trayecto fue todo el rato por autovía. A velocidad legal la sonoridad es bastante baja, el motor apenas se puede oír la quedar camuflado por el ruido aerodinámico y de rodadura, que juraría es menor al del Mazda3 anterior que probé en 2005 (el ruido de rodadura me pareció destacable). El motor CRTD de 185 CV parece ser menos potente de lo que es (subjetivamente hablando).

Mazda3 2.2 CRTD

Como es tan suave y progresivo da la impresión de ser más lento, pero cuando se ven las agujas del tablero moviéndose con agilidad, la cosa cambia. Recuperando desde bajo régimen responde muy bien, y no le cuesta esfuerzo ganar velocidad. No es excesivamente silencioso, pero es de los más silenciosos que se pueden encontrar en segmento compacto.

El cambio manual de seis velocidades responde bien y rápido a las órdenes del conductor, y el coche en general tiene tacto de un modelo superior, la evolución respecto al Mazda3 previo es notable. Lamentablemente no hubo tiempo para más y tuve que ceder el volante a un compañero. Sí me dio tiempo a observar que el consumo es muy sensible al uso.

Posteriormente me puse a los mandos del Mazda6 con el mismo motor. Se nota que hablamos de un modelo superior ya que se nota un aislamiento mejorado del Mundo y el motor parece más dócil aún de lo que es. Lo conduje por carretera secundaria pero sin poder sacarle mucho partido a sus posibilidades.

Mazda6 2.2 CRTD

Las aceleraciones son lineales, como de gasolina, pero las recuperaciones son de diesel, enérgicas. Quien normalmente habría echado pestes del motor por alimentarse con gasóleo quizás se lo pensaría ahora. El 2.2 D-4D del Toyota Avensis me pareció un poco más refinado, pero hablamos de otra potencia (150 CV), el D-4D CAT de 177 CV no ha pasado por mis manos aún.

Cuando se circula a ritmo ágil por carreteras lentas, se nota un tacto más divertido que en otras berlinas que van más aburguesadas, como son las francesas. Si se cierran trayectorias con decisión el tren trasero insinúa movimiento, pero siempre vigilado por el control de estabilidad y muy fácil de llevar cuando la adherencia es buena, con un firme peor no lo sé.

Aunque no alcanza el grado de deportividad de las berlinas alemanas, sí me pareció con un compromiso muy bueno de efectividad y comportamiento sin desmerecer el confort, aunque no iba por la carretera más adecuada para juzgar esa característica. Destaca la calidad del aislamiento, cuando se cierran las ventanillas y techo solar se nota mucho la diferencia.

Mazda6 2.2 CRTD

Lo que está clarísimo es que tiene un funcionamiento muy refinado. Si se compara con los TDI de bomba-inyector no hay color, pero si lo hacemos con por ejemplo el 2.0 TDI CR 170 CV el japonés parece ir más pesado pero el refinamiento es superior, y el alemán da más sensación de empuje sacrificando la progresividad un poco.

Al igual que en el Mazda3, los consumos obtenidos se salieron de lo previsto considerablemente. También es cierto que no se hizo una conducción eficiente ni por mi parte ni por la de mi compañero, me gustaría comprobar hasta qué punto puede ser austero este motor en otras circunstancias y con menos prisas.

De no ser por la elevada diferencia de precio respecto al 2.5 170 CV gasolina (3.550 euros) me parecería un motor tremendamente recomendable. Creo que la mayoría de conductores se conformarán con los escalones inferiores de potencia, ya que donde más se nota la eficacia del motor turbodiesel más potente es por encima de las velocidades legales.

Próximamente tendréis un análisis más completo de ambos coches.

Ver galería completa » Mazda3 (prueba) (4 fotos)

Ver galería completa » Mazda6 (prueba) (10 fotos)

Fotografía | Javier Costas, Oscar Miguel

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios