Sigue a Motorpasión

Kia Carens 2013, presentación y prueba en Mónaco

Pocos son los fabricantes de automóviles, salvo los de lujo, que pueden decir con la cabeza bien alta que han aumentado sus ventas durante los últimos años, a pesar de la crisis que golpea duramente al sector del automóvil y todavía más especialmente a las marcas generalistas. La confirmación de que los coreanos se están poniendo las pilas la encontramos en los números del grupo Hyundai/Kia, quinto fabricante mundial, que vende ya más de 6,6 millones de automóviles al año.

Kia, en concreto, ha multiplicado por dos sus ventas en los últimos cinco años. ¿Cuál es el truco para que las cosas salgan así de bien? La renovación de su gama de productos y el gran salto cualitativo de los últimos años es la respuesta. Esta semana hemos estado en Mónaco para conocer de primera mano dos de sus últimas novedades. Por ahora vamos a empezar con la primera de ellas, el Kia Carens 2013, que llega al segmento de los monovolúmenes compactos para quedarse.

Debido a la importancia del segmento europeo de monovolúmenes compactos, que ronda las 800.000 unidades y está liderado principalmente por marcas europeas, Kia debía deshacerse de esa imagen aburrida de sus modelos del pasado (Carens, Carnival…). Ha llegado el momento de cambiar las cosas, ya que el nuevo Kia Carens poco tiene que ver con aquellas generaciones anteriores de aspecto cuadrado y muy poco dinámico.

Kia Carens 2013, presentación y prueba en Mónaco

Diseño e interior

Luciendo el nuevo frontal de la marca, con la parrilla “nariz de tigre” y modernos faros (recordando además al nuevo Cee’d), y con una carrocería de líneas realmente atractivas para un vehículo de su tipo, el Carens se convierte en una opción muy a tener en cuenta si andamos detrás de un vehículo capaz de afrontar el reto de trasladar a la familia al completo, por grande que sea. El modelo se ofrece tanto con cinco como con siete plazas.

En lo que a dimensiones se refiere supera los 4,5 metros, así que no es precisamente pequeño. Mide exactamente 4,525 metros de largo (2,75 corresponden a la batalla) y tiene una anchura de 1,805 metros. No obstante, gran parte de culpa de que el Carens no resulte aparatoso a la vista es su altura: sólo 1,61 metros, lo que supone unos 7 centímetros menos que un Citroën C4 Picasso, 6 menos que un VW Touran, 3 menos que un Renault Grand Scénic y sólo 5 milímetros menos que el Opel Meriva, por ejemplo.

Kia destaca especialmente la habitabilidad del modelo, que a pesar de las dimensiones exteriores, es bastante buena. Las plazas delanteras son suficientemente amplias, aunque lo que destaca más son las traseras, que al ser asientos individuales permiten tanto que tres ocupantes viajen a sus anchas como colocar tres sillas portabebés sin que surjan problemas de espacio.

Kia Carens 2013, presentación y prueba en Mónaco

Ambos modelos, de cinco y siete plazas, tienen un maletero de 536 litros, aunque en el siete plazas queda reducido a 103 litros si hacemos uso de los dos asientos adicionales. No obstante, como son plegables y se esconden bajo el piso del maletero, el espacio de carga es idéntico al de la versión de cinco plazas siempre y cuando no los necesitemos. Si abatimos también la segunda fila de asientos, la capacidad aumenta hasta los 1.694 litros.

A su favor juega también el hecho de que no necesitamos un lugar donde guardar los dos asientos (no son extraíbles), así que siempre viajan con nosotros. Eso sí, la caída del techo hace que el espacio para los dos últimos ocupantes no sea tan amplio como en el resto del habitáculo. Son asientos pensados más para niños que para adultos, aunque bien es cierto que puntualmente pueden ser utilizados por adultos sin mayor problema.

Otro detalle interesante del Carens es la cantidad de compartimentos portaobjetos que encontramos, desde guantera refrigerada (aunque no iluminada), hasta doble fondo en el maletero (ver foto), huecos en las puertas y en el reposabrazos, portabebidas en el túnel central y en el respaldo del asiento central trasero (ver foto), bandejas tras los asientos delanteros e incluso una trampilla en el suelo, entre la primera y la segunda fila de asientos, donde guardar objetos no muy voluminosos. Tampoco podemos pasar por alto la luz del maletero, que es extraíble y podemos usar a modo de linterna (ver foto).

Kia Carens 2013, presentación y prueba en Mónaco

Kia ofrece para este monovolumen compacto dos tapicerías de tela y una de cuero, y el diseño interior puede lucir un color negro o bien una combinación entre negro y color crema/beige. También se ofrecen tres sistemas de audio diferentes, el más potente de ellos junto a sistema de navegación y pantalla de siete pulgadas.

El resto de la oferta de equipamiento está protagonizada por elementos tan interesantes como: cámara de marcha atrás (asociada al sistema de audio intermedio), asistente de cambio de carril, Start/Stop, tomas AUX y USB, freno de estacionamiento eléctrico, cortinillas traseras, etc… Los coches probados contaban además con asientos calefactados y ventilados, así como volante calefactable, pero estas opciones no llegarán a nuestro mercado (sí lo harán, por ejemplo, al de los compañeros noruegos con los que compartimos jornada de pruebas).

Oferta de motores

En España el Kia Carens se ofrecerá con una motorización de gasolina y otra diésel, aunque ésta última en dos variantes de potencia. Las potencias se mueven entre los 115 y los 136 CV y sólo está disponible una transmisión manual de seis velocidades, en cualquiera de los casos.

Kia Carens 2013, presentación y prueba en Mónaco

El único propulsor de gasolina es un 1.6 litros GDI de cuatro cilindros, 16 válvulas y doble árbol de levas en cabeza. Desarrolla una potencia de 135 CV a 6.300 RPM y un par máximo de 165 Nm a 4.850 vueltas. Con este motor el Carens acelera de 0 a 100 km/h en 11,3 segundos y alcanza los 185 km/h. El consumo medio homologado es de 6,8 litros a los cien kilómetros y emite 159 gramos de dióxido de carbono por kilómetro.

En lo que a diésel se refiere, el bloque es un 1.7 litros CRDi de cuatro cilindros que se ofrece con 115 ó 136 CV, según nuestras preferencias. Ambos se combinan de serie con la caja manual de seis relaciones, aunque la opción más potente puede equipar en opción (o en el acabado más alto, no lo sabemos todavía) una transmisión automática también de seis velocidades.

En la variante de 115 CV el par máximo es de 260 Nm y el consumo es de sólo 4,9 litros a los cien y las emisiones son de 129 gramos por kilómetro. Las prestaciones son ligeramente inferiores al gasolina de 135 CV, con un sprint de 0 a 100 km/h en 13 segundos y una velocidad punta de 181 km/h.

Kia Carens 2013, presentación y prueba en Mónaco

Para la versión de 136 CV, que tiene un par máximo de 330 Nm, todavía no hay cifras homologadas, aunque no andarán muy lejos de las de la versión de 115 CV y las prestaciones son algo mejores: 0 a 100 km/h en 11,4 segundos y velocidad máxima de 191 km/h.

Impresiones y conducción

Lo primero que sorprende nada más montarnos en el nuevo Carens es la enorme mejora en términos de calidad de materiales y acabados. El aspecto interior es muy bueno y los materiales que quedan a mano son agradable tanto a la vista como al tacto. El salpicadero, por ejemplo, es de plástico blando, de tacto gomoso. Sólo encontramos plásticos duros en las zonas inferiores, en los bajos de las puertas o en la tapa de la guantera.

La calidad de los acabados también es infinitamente superior a la de los modelos de la marca de hace unos años. Ese aspecto barato ya no lo encontramos en modelos de este segmento, por lo que se coloca a la altura de sus rivales generalistas europeos (o incluso por encima de algunos de ellos) sin ningún problema. El diseño puede gustar o no, y quizá resulte algo sobrecargado de botones a primera vista, pero lo cierto es que el uso de los diferentes mandos es bastante intuitivo a pesar del gran número de ellos.

Kia Carens 2013, presentación y prueba en Mónaco

El volante resulta atractivo y tiene buen aspecto, aunque los dos radios superiores son de plástico duro. El aro tiene buen tacto (algo fino, quizá), aunque es posible que nos sobre también algún botón. Cuenta con mandos para la radio, el Bluetooth, el control de crucero, el ordenador de a bordo y también para seleccionar uno de los tres modos que ofrece la dirección (ver foto).

La dirección de dureza variable es de serie en todas las variantes y ofrece tres modos: Sport, Normal y Comfort. El Sport es el modo más duro de todos, aunque nos ha resultado el más placentero de todos. El Normal es quizá algo blando (no para ciudad, pero sí para carretera) y el comfort es un puntito más blando todavía, ideal para aparcar o “ratonear”.

La suspensión resulta cómoda para un uso en carretera, pero especialmente en ciudad, ya que absorbe las irregularidades, baches y, sobre todo, badenes, de forma muy sutil, sin incomodar en absoluto a los ocupantes. En tramos de curvas notamos que la carrocería balancea, aunque no creo que en nuestra lista de prioridades esté la deportividad cuando llevamos a toda la familia a bordo. Aún así, se defiende bien en zonas reviradas y a velocidad de vías rápidas muestra una buena estabilidad.

Kia Carens 2013, presentación y prueba en Mónaco

El motor diésel 1.7 de 136 CV es todo lo enérgico que necesitamos para un coche de este tipo. De hecho, es muy agradable de conducir, ofrece una buena cantidad de par desde aproximadamente las 1.500 RPM y nos permite circular en marchas largas sin preocuparnos mucho del cambio, algo fundamental para un uso urbano. Entre las 1.500 y las 3.500 vueltas, aproximadamente, es cuando da lo mejor de sí.

Durante uno de los recorridos de pruebas, entre el aeropuerto de Niza y el Principado de Mónaco, recorrimos algo menos de 30 kilómetros a una velocidad media de 31 km/h (en ámbito urbano y carreteras de costa con bastante tráfico) y cuando llegamos al destino el ordenador de a bordo marcaba un consumo medio de 6,8 litros a los cien kilómetros, lo cual no está nada mal si tenemos en cuenta que durante casi todo el tiempo circulamos en marchas bajas, con tráfico, deteniéndonos en semáforos, cruces, y con un motor que apenas tenía 2.300 kilómetros.

El nuevo Kia Carens 2013 llegará al mercado español a finales del mes de Abril, aunque la marca todavía no ha ofrecido los precios oficiales. En cuanto estén disponibles actualizaremos este artículo para añadirlos.

Ver galería completa » Kia Carens 2013 (presentación) (26 fotos)

Ver galería completa » Kia Carens 2013 (38 fotos)

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios