Sigue a

BMW X6 M

El aspecto exterior del BMW X6 M impresiona y hace que la gente se quede mirándolo allá por dónde pasa. En ese sentido si que responde a lo que es habitual en los BMW M, pero ahora llega el momento de ver que es lo que nos espera en su interior.

Frente a lo que muchos podrían pensar, el habitáculo del BMW X6 M tiene muy pocas diferencias respecto al X6 normal. Sólo los asientos deportivos M, el volante de aro gordo con las costuras en colores M, el apoyapié específico, los emblemas M repartidos por los umbrales de las puertas o el tablero de instrumentos con iluminación en color blanco le delantan.

Además, los que se fijen lo suficiente se darán cuenta de que el volante esconde tras de si las levas del cambio de marchas, desde las que se puede elegir entre las seis marchas disponibles subiendo marchas en la leva derecha o bajándolas en la izquierda, no como en el resto de X6 con levas en los que se sube de marchas apretando las levas traseras o se baja de marcha pulsándolas.

BMW X6 M

Por lo demás el X6 M tiene pocas diferencias respecto a un modelo normal, simplemente destaca por su equipamiento de primer nivel y por algunos detalles lujosos que llegan de la mano de BMW Individual.

Por ejemplo, la tapicería de cuero es especial de BMW Individual, y de serie incorpora asientos eléctricos con memoria, calefacción para los asientos delanteros, el salpicadero va completamente recubierto en piel de BMW Individual, piel merino en algunas zonas del interior… Es decir, tiene todo lo que puedes buscar en una berlina de lujo, y no hace apenas concesiones a la deportividad.

En total son cuatro plazas, ya que en la banqueta trasera hay una consola central muy amplia, que limita el espacio de los asientos y los convierte en semi banquetas individuales.

BMW X6 M

El X6 M además incorpora de serie el sistema de apertura eléctrica del maletero, el cual puede regularse a través del nuevo mando del iDrive (mucho más intuitivo) para elegir hasta que punto puede subir la tapa y que así no golpee con el techo en aparcamientos bajos.

Como equipamiento opcional, el BMW X6 M que probamos incorporaba el “Head up display” que permite elegir entre varios tipos de proyecciones, siendo la M con la curva de revoluciones la más atractiva para un modelo de corte “deportivo”.

También incorporaba entre el equipamiento opcional la cámara de visión trasera, que en este coche es muy útil ya que sus 4,87 metros de largo y las formas tan características de la trasera hacen que no sea el coche más idóneo para maniobrar.

BMW X6 M

Tracción total y mucha electrónica

El BMW X6 M junto con el X5 M son los primeros BMW M con tracción a las cuatro ruedas. Pero lo cierto es que esta tracción total es relativa, ya que mediante el sistema xDrive y tras haber seleccionado en la tecla del volante el M Dynamic Mode, podemos conseguir que su comportamiento se asemeje más al de un trasera que al de un tracción total.

He probado el M Dynamic Mode en varias ocasiones a lo largo de los 2.000 kilómetros que hice con el BMW X6 M y he de decir que una vez más el sistema no me ha defraudado. Las reacciones del motor se hacen más enérgicas, los controles de tracción actúan más tarde y por tanto permite ir más rápido, que es de lo que se trata.

Pero antes de ponernos a hablar de cómo reacciona y se comporta el coche, merece la pena hablar de algunos aspectos electrónicos que incorpora de serie, como por ejemplo el Adaptive Drive con regulación electrónica de la suspensión (EDC) y sistema de estabilización activa de la inclinación.

BMW X6 M

Cuando estás montado en él y trazas una curva rápido, notas que la carrocería apenas se inclina gracias a este sistema. Esto ya lo tenía el Citroën Xantia Activa hace más de 15 años, pero la verdad es que es un sistema que funciona muy bien.

Las suspensiones son extremadamente rígidas, y son el único punto en el que no se han hecho concesiones al confort. Cualquier irregularidad del terreno se transmite de forma instantánea a los ocupantes, y esto puede llegar a ser un poco incómodo en viajes largos o cuando rodamos por carreteras en mal estado.

Pero no olvidemos, por mucha atmósfera de lujo y confort que nos rodee que estamos montados en un coche deportivo, y como tal tiene que tener unas suspensiones firmes.

Continuará...

En Motorpasión | BMW X6 M, pruebaParte 1, Parte 3 y Parte 4

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

44 comentarios