Síguenos

Audi A6 hybrid

Allí estaba. A la hora y el día que habíamos quedado. Es el último modelo de la gama del fabricante de los cuatro aros que se nos resistía en Motorpasión y por fín llegó el momento de la prueba. El Audi A6 hybrid me esperaba enfilando la puerta acristalada del Audi Forum y a través de ella se veía el agua caer copiosamente.

No parecía empezar con buen pie la prueba, pero no se nos iban a quitar las ganas de probar esta berlina media del segmento premium. El Audi A6 hybrid es un coche que no está al alcance de cualquiera y que viste más que un traje. Discreto y con clase, veremos que este coche tiene muchos detalles con el conductor, pero también con los pasajeros.

Audi A6 hybrid

Empezamos hoy nuestra prueba en profundidad del Audi A6 Hybrid empezando por los aspectos del exterior y el interior. Tendremos muy presente el modelo con motorización normal, ya que existen varias diferencias clave entre el híbrido y el resto de modelos convencionales, además veremos que decantarse por el híbrido no tiene porqué ser tan lógico.

Diseño exterior del Audi A6 Hybrid

La línea general del Audi A6 hybrid es muy sobria y a la vez demasiado similar a la del resto de sus compañeros de gama en el fabricante de los cuatro aros. No es para nada complicado confundirlo con un Audi A8 o un Audi A4 viendo su morro o su zaga si no lleva los anagramas identificativos. Solo viéndolos de lado podremos distinguirlos por sus tamaños.

Nos vamos a la parte frontal del coche y empezamos nuestro análisis visual. El morro del Audi A6 es de un tamaño considerable, algo que no debería extrañarnos porque esta berlina mide 4.915 mm. Si la comparamos con sus dos principales competidores, el Mercedes clase E y el BMW Serie 5, el Audi A6 es más largo que ambos, concretamente el Mercedes mide 4.868 mm y el BMW mide 4.899 mm.

Las diferencias en las longitudes no son remarcables entre el trío de berlinas premium alemanas. Vamos con la anchura, aquí también el Audi A6 es el más ancho con 1.874 mm, mientras que el BMW Serie 5 mide 1.860 mm y el Mercedes 1.854 mm. Otra vez las tres están muy cercanas en sus medidas.

Audi A6 hybrid

Con estas dimensiones, este coche no es recomendable para gente que no tenga una plaza de garaje muy generosa o un fácil aparcamiento en la puerta de casa, encontrar hueco para aparcarlo puede ser un verdadero quebradero de cabeza. Volvemos a la parte delantera de la carrocería del Audi A6 para observar detalladamente los faros de LED que equipaba nuestra unidad.

Estos faros son una opción alternativa a los halógenos que equipa de serie. Como se puede observar no hay faros antiniebla separados, ya que los grupos ópticos acumulan todas las funciones, las luces de cruce, las de carretera, las antinieblas, las luces diurnas y los intermitentes. La luz antiniebla la llama Audi “luz para condiciones adversas” y se enciende con un botón con un dibujito muy gráfico con una nube y lluvia.

Al activarlo se encienden varios LED adicionales a la luz de cruce que amplian el ángulo abarcado por las luces del coche. Estos mismos LED son los que se encienden como luz en curva estática cuando giramos el volante de noche. Las luces son automáticas, incluída la gestión de las luces de carretera, que se ponen en espera moviendo la palanca de los intermitentes hacia adelante y se activan, si no se detectan coches delante, a partir de los 60 km/h.

Audi A6 hybrid

La luz de los faros es muy blanca, muy agradable a la vista y se distribuye de una manera muy uniforme por toda la zona iluminada. Me encantaría poder contar con estos faros en cualquier coche, ya que rozan la perfección. Tanto es así que hasta las luces de carretera también son prácticamente ideales, cuando das unas largas de aviso antes de adelantar a un coche, la luz se enciende y se apaga de forma inmediata, ya que no tiene la inercia lumínica de los faros halógenos.

No os preocupéis, ya dejo el tema de los faros. Si nos vamos a las líneas laterales, lo que vemos es una línea muy clásica, con una cintura bastante elevada. Las puertas tienen un tamaño bastante hermoso, como berlina en la que se puede transportar a gente, la comodidad es básica y por ello el acceso a los asientos debe estar a la altura.

Los retrovisores destacan también porque son bastante grandes. Nuestro Audi A6 hybrid llevaba una opción que son los retrovisores exteriores electrocrómicos. Mi historial como probador no es muy extenso y este era el primer coche que conduzco en equiparlos. Al principio me mostré un poco escéptico de su utilidad, pero después de llevar a un “iluminao” durante varios kilómetros detrás de mi con las largas encendidas me acabé convenciendo e incluso echándolos de menos tras la prueba. Son muy útiles, aunque es una opción carilla.

Audi A6 hybrid

En la parte trasera encontramos un voladizo bastante largo, donde los únicos aspectos notables son la doble salida de escape, un pequeño spoiler integrado en la tapa del maletero y finalmente una luneta muy tendida, sin limpialuneta, como acostumbra a pasar en las berlinas tipo sedán. Al estar bastante tendida, cuando llueve y vamos despacio se llena de gotas, afortunadamente cuando cogemos algo de velocidad el aire barre el agua de manera bastante eficaz.

La carrocería está fabricada utilizando aluminio y acero, lo que sitúa el peso en unos contenidos, para su tamaño, 1.770 kg. Esto significa que comparándolo con la competencia, pesa menos que todos. Para representar cifras exactas, 75 kg menos que el Mercedes E 300 BlueTEC Hybrid, 125 kg menos que el Lexus GS 450h y 155 kg menos que el BMW ActiveHybrid 5.

Audi A6 hybrid

Interior del Audi A6 hybrid

Aquí empieza lo jugoso del Audi A6. Vamos adentro, pero antes abrimos la puerta después de desbloquear las puertas con el mando ya que de serie no lleva apertura manos libres. Como he mencionado antes, las puertas son bastante grandes, por lo que dejan un hueco de acceso al interior de unas proporciones que permiten una fácil entrada.

Como nuestra unidad llevaba numerosas opciones que os detallaremos en la parte de equipamiento de la prueba, nos vamos a centrar en nuestra unidad específica, aunque puede que parte del equipamiento mencionado no esté disponible en los acabados con menor dotación de opciones. Nos sentamos en unos cómodos asientos de cuero que además tienen ajuste eléctrico y memoria.

Los asientos sujetan bien, son duros pero muy cómodos. En su posición más baja se va sentado muy pegado al suelo, una sensación muy agradable, además la regulación eléctrica permite muchos ajustes, por lo que encontrar la posición adecuada será muy sencillo. Después de ello, si queremos que la memoria recuerde nuestra posición favorita, en el panel de la puerta tenemos un botón para memorizar el ajuste.

Audi A6 hybrid

El volante se ajusta en profundidad y altura de forma manual, soltando una palanca en la parte baja de la columna de dirección. Aunque estéticamente parece de otra época, el tacto del volante de cuero es muy bueno, es muy suave y el aro es grueso, lo que permite un buen agarre. El volante de tres radios que equipaba nuestra unidad de pruebas es una opción, que además incluye las levas de cambio tras los radios superiores para manejar la caja de cambios tiptronic.

Si miramos al frente, encontramos el panel de instrumentos, sin accionar al menos el contacto veremos más bien poco, pero cuando lo accionamos vuelve a la vida un colorido panel con muchos indicadores. Básicamente lleva dos medidores, dos esferas y una pantalla multifunción a todo color.

Los indicadores están en ambos extremos laterales del panel, el de la izquierda nos informa constantemente de la carga de la batería, mientras que el de la derecha nos informa del combustible restante en el depósito. De las dos esferas, la de la izquierda nos muestra un potenciómetro y la de la derecha un velocímetro.

Audi A6 hybrid

El potenciómetro tiene la misma estructura que en otros híbridos, un medidor del 0 al 100%, una zona de carga y después del 100% una zona denominada “boost” que es donde obtendremos toda la potencia disponible. También tiene una pequeña zona, entre el 0 y el 30% denominada “efficiency” en la que el coche estará en su zona “dulce” de consumo.

En la pantalla multifunción central podemos visualizar gran cantidad de información, desde datos del navegador, la radio, hasta el ordenador de a bordo o el funcionamiento del sistema híbrido. La otra pantalla que podremos usar para visualizar datos o la navegación es la situada en el salpicadero. Se pliega dentro del salpicadero al apagar el coche (o manualmente apretando un botón).

Los gráficos de esta pantalla son muy claros y es bastante nítida, con una calidad que se diría muy a la altura de lo que cuesta este coche. El panel de mandos con el que se manejan los sistemas del coche y concretamente la pantalla central consta de una botonera sobre la consola central y una rueda con la que hacer las selecciones girando y apretándola.

Audi A6 hybrid

Un poco más adelantado, junto a la palanca de cambios está el MMI Touch, un pequeño panel táctil que sirve para varias cosas, como es hacer algunas selecciones o escribir direcciones letra a letra. Su uso no es muy intuitivo, y una vez pillado el truco a la rueda selectora es mucho más rápido introducir direcciones con ella que escribiendo las letras una a una en el panel táctil.

La pantalla central no tiene memoria para según que cosas, por ejemplo, a mi me gustaba llevar en el panel de instrumentos la radio o el ordenador de a bordo y en la pantalla del navegador la información gráfica de los consumos expresados en barras. En este caso, al apagar y encender el coche, había que volver a entrar a este gráfico de forma manual. Detalles, simples detalles. Con estos mandos se pueden configurar además multitud de parámetros del coche, iluminación, asistencias, dirección, etc.

La visibilidad es muy buena en todas las direcciones, aunque hacia atrás los pilares C limitan un poco la visión del ángulo muerto. El techo solar de cristal de tipo convencional provee de una grata sensación de espacio en el interior del habitáculo. Tanto el techo como la luneta tienen cortinas eléctricas y las ventanillas traseras tienen cortinas manuales.

Audi A6 hybrid

Nos desplazamos a la parte trasera para ver si la comodidad, un factor clave en este tipo de coches, está a la altura. Los asientos, al igual que los delanteros, van tapizados en cuero. Aunque se supone que el Audi A6 hybrid tiene espacio para tres personas en la parte trasera, lo ideal es ocupar esta fila con únicamente dos personas.

Estas dos personas irán bastante holgadas en todas las cotas, en unos asientos muy cómodos en los que se sentirán como en el sofá de casa. Además en ellos pueden disfrutar de un apoyabrazos con posavasos para ambos, un climatizador independiente para cada uno y dos tomas de mechero plegables bajo los mandos del climatizador.

Si montamos a tres personas en esta fila, no se podrá utilizar el reposabrazos ni las tomas de mechero plegables, ya que quedarían en una posición incómoda. Mis múltiples pasajeros durante la semana que tuvimos el Audi A6 hybrid se mostraron satisfechos cuando montaron solo dos, mientras que cuando montaron tres dijeron que el espacio se quedaba algo corto, sobre todo en anchura. El pasajero central se quejaba normalmente de la posición de las piernas debida al puente y la consola central.

Audi A6 hybrid

Siempre me gusta dejar el apartado de huecos portaobjetos y maletero para el final, en este caso se podría escribir bastante sobre este apartado. De huecos portaobjetos, el Audi A6 va bien surtido, hay bastantes, pero como pega hay que remarcar que todos son de muy pequeña capacidad. Si llevamos algo grande como un bolso o similar, tendremos que guardarlo en el maletero o dejarlo en la zona de los pies del acompañante.

La guantera es refrigerada, aunque no es muy grande y con los papeles seguramente nos comamos todo el hueco. Para unas latas o una botella pequeña si puede haber espacio, pero no para mucho más. En la parte de atrás hay un detalle que no se suele ver en muchos coches, además de los revisteros tras los respaldos, hay huecos en las puertas donde guardar cosas no muy grandes.

El maletero es uno de los aspectos más decepcionantes del Audi A6 hybrid. El problema está en que las baterías del sistema híbrido tenían que meterse en algún lado y ese lado elegido ha sido el maletero. Cuando abrimos el maletero del Audi A6 hybrid se aprecia un prominente escalón que se come gran cantidad de espacio.

Audi A6 hybrid

La capacidad del maletero de un Audi A6 convencional es de 530 litros, pero la del híbrido es de tan solo 375 litros. A esto hay que añadirle la peculiar forma del escalón, que convierte al maletero en un volumen bastante irregular a dos alturas. La comparación con la competencia no es odiosa pero da que pensar, porque el BMW Serie 5 Activehybrid tiene los mismos 375 litros de maletero pero el Mercedes E300 HYBRID tiene 505 litros. En este aspecto sin duda la marca de la estrella es la mejor.

Como detalles, en la pared superior del maletero hay unos ganchos para colgar las bolsas en posición vertical, pero eso no quita irregularidad ni aumenta el tamaño del maletero. Los respaldos se pueden abatir, con una dudosa utilidad por el tamaño del hueco, pero también se pueden bloquear en su lugar con el espadín de la llave.

Y como curiosidad para acabar ya con esta parte, como bien habéis leído y visto nuestro Audi A6 hybrid llevaba faros de LED. Pues en un hueco con tapa del maletero había unas bombillas de xenón de respuesto. Por si te apetece ponerla en alguna luz interior o algo…

Mañana encendemos, que no arrancamos, el Audi A6 hybrid y os contamos que tal se desenvuelve en movimiento.

En Motorpasión | Audi A6 hybrid (conducción y dinámica, equipamiento y seguridad, valoración y ficha técnica)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios