Síguenos

Pontiac Club de Mer

Pontiac Club de Mer (1956)

El General Motors Motorama fue un evento promovido por este fabricante de automóviles entre 1949 y 1961, donde se mostraban prototipos y diseños conceptuales de coches. En 1956 la sociedad americana estaba entusiasmada con los cohetes, y en la edición de ese año tal gusto quedó plasmado a través de varios modelos realmente originales.

La muestra recorrió varias ciudades de Estados Unidos, como Nueva York, Miami, Los Angeles, San Francisco y Boston, y tuvo un gran éxito, contando con 2,2 millones de visitantes. General Motors realizó un vídeo a propósito del evento, titulado Desing for Dreaming, que recoge la forma de entender la industria automovilística de la época y el concepto que tenían de la publicidad.

En este artículo vamos a ver algunos modelos de los presentados en Motorama 56, coches que tienen una estética singular fruto de unos cánones de belleza que ya no se corresponde con nuestros gustos, pero que seguirían centrando la atención del público si se expusieran de nuevo, como lo hicieron en su día.

Oldsmobile Golden Rocket Concept

El Oldsmobile Golden Rocket Concept es un cupé deportivo biplaza pintado en color oro, que se diseñó específicamente, y de ahí su nombre, para parecer un cohete. La carrocería, de formas redondeadas y puntiagudas, está construida en fibra de vidrio.

El motor si era un auténtico cohete para la época, un V8 234 CID de 6.079 cc y 275 cv de potencia, montado en la parte delantera del vehículo. Aunque el aspecto del coche pueda invitar a pensar que era un coche de peso considerable, lo cierto es que era bastante ligero; 2.500 libras (1.134 kg).

Oldsmobile Golden Rocket Oldsmobile Golden Rocket (1956)

La tapicería se realizó en piel de color azul y oro. El velocímetro estaba montado en el centro del volante, que tenía dos radios, junto con los botones para inclinar el mismo. El Oldsmobile Golden Rocket Concept fue uno de los primeros vehículos con volante regulable en altura.

Cuando una de las puertas se abría, el panel del techo se eleva automáticamente y el asiento subía 3 pulgadas (unos 7,6 cm), y giraba hacia el exterior para facilitar la entrada o salida cómoda de los pasajeros. Tened en cuenta cómo vestían en la época, en especial las señoras, para entender esta prestación.

Pontiac Club de Mer

El Pontiac Club de Mer fue otro de los coches de ensueño presentados en el General Motors Motorama de 1956. Su diseño está inspirado en los aviones de caza norteamericanos de la época, con una carrocería sin apenas relieves, salvo las tomas de aire delanteras.

Las pantallas que protegen del aire a los pasajeros, recuerdan las carlingas de los aviones de combate. Esta fórmula ya se había visto el año anterior en el Lincoln Futura, aunque en el caso del Club de Mer no es tan exagerado.

Vídeo | YouTube

La aleta dorsal trasera y los faros ocultos contribuyen a dar un aspecto de fuselaje de avión a la carrocería de este Roadster biplaza de diseño futurista. Los responsables del diseño, Harley Earl (jefe de proyecto), y Paul Gillian (jefe del estudio de diseño de Pontiac), matizaron las formas para que no fuera un avión con ruedas y se asimilara a los vehículos cazadores de récords de velocidad. El resultado es la joya que podéis apreciar en el vídeo.

Como la tendencia en la época era envolver con una carrocería futurista un motor poderoso, el Pontiac Club de Mer no fue una excepción, montando el motor Pontiac OHV 287, un 8 cilindros en V de 4.392 cc y 300 cv de potencia a 5.100 rpm, con un par de 447 Nm a 2.600 rpm.

GM Firebird II

Aunque le GM Firebird II es el diseño conceptual que, probablemente, lleva el modelo de diseño coche-cohete al extremo, su concepción es más práctica que la de los dos coches anteriores, ya que se trata de un cuatro plazas. Un coche familiar bastante radical.

Las enormes tomas de aire delanteras, similares como las turbinas de un avión, la más que discreta deriva dorsal trasera, las aletas de las ruedas y el habitáculo, cubierto por una burbuja muy similar a la empleada en la aviación, dotan al conjunto de un aspecto de avión al que le han puesto cuatro ruedas.

GM Firebird II GM Firebird II (1956)

Imagen | WikiMedia

En cuanto al motor que equipa el Firebird II, alimentado por queroseno, es menos “bestia“ que los vistos anteriormente, ya que sólo entregaba 200 cv. Cabe destacar que la carrocería del Firebird II estaba hecha de titanio y fue el primer coche que empleó cuatro frenos de disco, y la suspensión era completamente independiente.

Con una longitud de casi 6 metros (5.961 mm), una distancia entre ejes de 3.048 mm, y una altura sobre el suelo de 1.138 mm, unidos al diseño, conferían un aspecto temible a este modelo conceptual, cuyo aspecto es más propio de un misil que de un coche para llevar a los abuelos.

Design for Dreaming 1956

Otros modelos que aparecen en el vídeo Design for Dreaming son el Buick Centurión, y los modelos de Cadillac Eldorado Brougham y Eldorado Brougham Town Car.

Buick Centurion de 1956 Buick Centurion (1956)

Imagen | James Vaughan

Respecto del Buick Centurión, se trata de un modelo conceptual en la misma línea de los otros vistos en el artículo; un coche-cohete. La carrocería se fabricó en fibra de vidrio, así como la cúpula transparente que cubre el habitáculo de cuatro plazas, fuertemente inspirada en las formas de un avión.

En cuanto al motor, es el mas potente de los vistos hasta ahora, un 8 cilindros en V de 325 cv de potencia, alojado en la parte delantera. Otra característica a destacar de este prototipo es la inclusión de una cámara de televisión en la parte trasera, que informaba del tráfico mediante una pantalla colocada en el tablero de instrumentos.

Los otros modelos de Cadillac no están en la línea de coches-cohete tratada en el artículo y por tanto quedan fuera de este repaso por el General Motors Motorama de 1956.

Vídeo | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios