Sigue a Motorpasión

Citroën Technospace

Si no hay cambios de última hora, el Citroën C4 Picasso seguirá llevando el apellido del pintor malagueño cuando arranque su comercialización en el segundo semestre del año. De momento, el prototipo de la próxima generación se ha dado a conocer como Citroën Technospace, un nombre que le queda como anillo al dedo a un diseño declaradamente espacioso y tecnológico.

Fabricado en la planta de Vigo, como sabemos el futuro C4 Picasso aprovechará la plataforma EMP2 que os presentábamos días atrás y que dará pie también al Peugeot 308. De motorizaciones todavía no hay nada escrito, salvo un detalle que ha dejado ir la marca: el nuevo C4 Picasso contará con una versión de bajo consumo, y esta tendrá un nivel de emisiones de CO₂ de 98 g/km.

Citroën Technospace

Con ese dato sobre la mesa, podemos apostar por el 1.6 e-HDI de 115 CV de los DS3 y DS4, aunque en estos las cifras de emisiones son algo superiores, al menos en ciclo mixto, con 99 y 114 g/km, respectivamente. También es cierto que el nuevo C4 Picasso se fabricará con materiales más ligeros, lo que motivará que el nuevo monovolumen pierda del orden de 80 kg de masa. Conjeturas…

Para conocerlo en profundidad deberemos aguardar (cómo no) al Salón de Ginebra. De momento, sabemos que pierde longitud y altura respecto a la edición actual del C4 Picasso, mientras que la anchura se mantiene. 4,43 metros de largo, 1,83 de ancho y 1,61 de alto son sus dimensiones, y el maletero es de 537 litros. También se sabe que en el interior alojará una pantalla táctil de 12 pulgadas para gestionar el infotainment.

Citroën Technospace

Pero por encima de todo, lo que ya podemos colegir a partir de las imágenes que ha facilitado Citroën es que nos encontramos ante un diseño atrevido, en la línea de lo que ha venido siendo el Picasso desde su irrupción en el mercado, allá por 1999, cuando todavía se llamaba Xsara.

En el caso que nos ocupa, el todavía Citroën Technospace aúna en su línea audacia y funcionalidad, y aunque haya detalles que sorprendan —la forma de flecha que remata en las puertas traseras y también la forma tremendamente envolvente del portón posterior, por ejemplo— el monovolumen bien podría ganarse en el mercado los laureles de sus predecesores.

Quizá el punto más llamativo lo encontramos en el frontal, claramente diferenciado y caracterizado por un concepto novedoso en los faros, que dan todo el protagonismo a las luces diurnas de ledes y dejan en un segundo término las ópticas que siempre habíamos llamado principales. Del interior no ha trascendido más detalle que el de la pantalla táctil. Es de esperar que Ginebra traiga más noticias.

Citroën Technospace

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios