Síguenos

Chris Harris es el ídolo de todo periodista de motor, con permiso de otros como Jeremy Clarkson, James May, Richard Hammond o incluso Tiff Needell. Todos ellos tienen en común que son británicos, la cuna del automovilismo y un mercado dónde puedes encontrarte todo tipo de “trastos” de cuatro ruedas.

Harris es uno de los periodistas de motor que ha demostrado mejores manos al volante. Solo es necesario ver las diferencias entre su vídeo durante la presentación del SL 63 AMG y el que yo hice. Por eso algunas marcas confían en él auténticas joyas como este Porsche 962C, un coche que ganó las 24 Horas de Le Mans 1987.

Él que puede es tan sobrado que si una marca no le deja coches, va y se los compra como hizo con el Ferrari 599. Pero no nos despistemos porque los protagonistas de hoy son Harris y el Porsche 962C que tuvo oportunidad de conducir y del cual ha conocido todos los detalles de primera mano.

Tras conocer todos los detalles del Porsche 962C de mano del resposable de los coches que corrieron en la mítica carrera francesa en los años 80, Harris no puede ocultar cierto nerviosismo cuando llega el momento de ponerse al volante de la bestia.

Él lo hace siempre a lo grande, pisando sin contemplación el acelerador a fondo y esta no fue una excepción. El sonido del motor turbo al soplar es impresionante en las tomas interiores, pero más es el sonido de los 650 caballos de potencia al tratar de arrancar literalmente el asfalto al salir de las curvas.

Cuando Harris se baja del coche, no puede dejar de compartir con el jubilado responsable de Porsche Motorsport sus sensaciones al volante y termina agradeciendo a Porsche que le hayan permitido poner un coche de su museo a más de 250 km/h, algo al alcance de muy pocos de los que nos dedicamos a esto.

En Motorpasión | Como Ferrari no deja coches a Chris Harris, va y se compra uno

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios