Sigue a Motorpasión

Check My Ride

A lo largo de nuestra vida de conductor algunas veces venderemos un coche a otro particular o un compraventa, y no siempre lo haremos con agrado y sin algo de nostalgia. En Estados Unidos se puede conocer el paradero de tu vieja montura a través de una red social específica sobre coches, Check My Ride.

Cada usuario hace una lista de los coches que tiene y ha tenido, y estos últimos pueden localizarse de nuevo a través del VIN, vamos, el número de bastidor. En España es posible obtener esta información, pero no es gratuito. En algunos casos, como cuando hablamos de una ex novia, la ignorancia es la felicidad, a saber con quién está ahora.

En algunos casos se podrá comprobar, con alivio, que tu viejo coche está en buenas manos, pero ¿merece la pena el riesgo? Hay un elevado riesgo de llevarse un chasco. Pero eso es en EEUU, ¿qué pasa si en España queremos saber los datos de un coche a partir de su matrícula o su número de bastidor?

Skoda Octavia¿Qué fue de ella? ¿Y de él?

Según leo en este blog, mediante un pago de tasas en la DGT que no llega a 10 euros se puede obtener casi todo: quién lo tiene, datos técnicos, dónde está domiciliado, si se le ha cambiado la matrícula, cuántas veces se ha vendido, fecha de primera matriculación, si fue importado o no…

Desde la humildad opino que esa información no debería ser de dominio público por esa cantidad, sino algo que solo estuviese al alcance de jueces, fiscales, policías… Alguna vez que otra será útil por causas legítimas, como localizar al cabrito que dejó estampada su matrícula en tu paragolpes y no dejó ni una triste nota de disculpa.

En otros casos, es una cuestión muy delicada sobre la propiedad y la intimidad de las personas. Desde luego no es tan sencillo como poner el número de bastidor en una Web. Hace tiempo una página de la Junta de Andalucía daba la información básica sin problemas, pero menos mal que la cambiaron y exige saber el DNI de comprador y vendedor.

Formulario 621 Junta de AndalucíaPagando un poco más, se puede conseguir más información del Registro de Bienes Muebles, donde se puede conocer información más sensible, como si está embargado, si tiene impuestos o multas pendientes y cosas por el estilo. Más que nada es algo útil para gestorías y gente muy preocupada por el origen del coche que se quiere comprar.

Obtener esta información, además de dinero, cuesta tiempo (perder una mañana en trámites), así que algunas empresas se ofrecen, con ánimo de lucro evidentemente, a solo hacernos perder dinero, el tiempo lo “pierden” ellos y proporcionan esa información en dos días hábiles. Y son menos de 40 euros.

Podemos retomar el debate que inició Daniel Seijo sobre el dato de las matrículas y su privacidad. Que alguien vea la matrícula de nuestro coche puede darnos igual a efectos prácticos, pero si el que lee la matrícula tiene una intención, entonces ya la cosa cambia. Soy de la opinión de que no hay que hacer una matrícula algo de dominio público siempre.

Vía | Menéame, Autoblog
En Motorpasión | Oculta mi matrícula, por favor

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios