Sigue a

Especial Mi primer coche

Ya hemos tratado el tema de los coches nuevos. Ahora toca el momento de los coches usados, vamos a conocer un poco como se realiza la compra de uno de estos coches de segunda mano. Adquirir uno de estos coches requiere de algo de experiencia o contar con alguien experimentado si no queremos que nos cuelen una chatarra rodante a precio de Bugatti Veyron.

El proceso para hacerse con uno de estos vehículos de segunda mano suele ser un poco más tedioso que para comprar un coche nuevo. Esto es porque probablemente para comprar un mismo modelo tendremos que ir a visitar a varios vendedores distintos que manejarán precios distintos por coches en estados distintos. Habrá que evaluar cada caso para hacer la mejor compra posible.

Ya compres el coche a un particular, a un compraventa o un coche de kilómetro cero, seminuevos u ocasión en un concesionario, esperamos que nuestras indicaciones os sean útiles cuando vayáis a compraros vuestro primer coche. Esta opción de compra para presupuestos más ajustados os permitirá ahorraros unos euros muy buenos en la mayoría de los casos. ¡Empezamos!

Especial Mi primer coche

Comprando un coche usado

¡Ay amigo!, aquí hay mucha chicha, así que trataré de ser breve. El mercado de la segunda mano y el coche usado es enorme, tanto que actualmente se venden cuatro coches usados por cada nuevo vendido. Comprar un coche usado puede ser una lotería y por ello es conveniente contar con algún amigo que tenga experiencia en mecánica y nos acompañe a ver los coches candidatos.

El primer paso a tomar antes de nada es buscar candidatos. En el mercado de la segunda mano la capacidad de elección es numerosa pero poco flexible, puede ser que busquemos un coche pero que no lo encontremos en el color o acabado que nos guste. Debemos ser flexibles y sacar una lista de coches que se ajusten a nuestro presupuesto y preferencias.

Para elaborarla lo más normal en estos días es acudir a los diversos portales de internet que acumulan estos anuncios de segunda mano. Después de elaborar nuestra lista, toca el momento de sondeo en el que entraremos en contacto con esas personas que venden esos coches y si lo que nos dicen nos interesa, concertaremos una cita para ver el estado del coche.

Especial Mi primer coche

Comprobar el estado del coche es básico

Delante del coche nos tendremos que fijar en muchos detalles. De importancia es el estado general de la chapa exterior, observando que no haya roces en la chapa, defectos de pintado, aguas, etc. Todos estos defectos de chapa pueden hacer que asegurar el coche a todo riesgo se complique, ya que antes de asegurarlo a todo riesgo el perito de la aseguradora irá a ver el coche. Todos los defectos que tenga los apuntará y hasta que no se reparen no dará el visto bueno o se desentenderán de futuros partes que afecten a las piezas dañadas.

Pero más importante aún es el interior del cascarón. Debemos abrir tanto el capó como el maletero y comprobar que todo está en perfecto estado. Encontrar arrugas en los largueros, el suelo del maletero (levantar los revestimientos que se pueda sin herramientas), aceite rezumando de juntas pueden indicarnos accidentes previos o averías latentes.

Hay que mirar también el interior del coche, un volante o pomo de cambio desgastados, unas alfombrillas con mucho uso o una tapicería con signos de roces pueden indicarnos de una manera bastante fidedigna el uso real que se le ha dado a un coche. Hay que probar todo el equipamiento y comprobar que funciona correctamente, limpiaparabrisas, calefacción, aire acondicionado, radio, elevalunas…

Authi Mini 850 L

Es conveniente pedir a la persona que nos lo vende una prueba dinámica, se suele decir que si alguien no nos quiere dejar dar una vuelta (con el vendedor o sin él), es que oculta alguna tara. Pregúntale todas las cosas que se te ocurran durante la vuelta, y también pregunta por el kilometraje de los amortiguadores y las ruedas.

Comprobar si los amortiguadores están bien es bastante fácil, en movimiento notaremos rebotes más amplios de lo normal y que el coche se descoloca en las curvas. Las ruedas por su parte deben ser revisadas, que no tengan bultos, grietas, que no estén muy desgastadas y otros defectos. También conviene mirar la fecha de fabricación de los neumáticos como os explicamos hace unos meses en nuestro especial de mantenimiento.

Papeles y documentación, todo muy claro

Una vez hemos comprobado que el estado del coche es el adecuado y una vez acordado el precio toca el momento burocracia. Hay que revisar que todos los papeles del coche están en orden, es decir que los datos del permiso de circulación coinciden con el coche y el DNI del propietario. Estos datos son el nombre y apellidos del propietario, matrícula, número de bastidor y fecha de la matriculación del coche.

Mercedes-Benz 280 SL (R107)

Además hay que comprobar en la ficha técnica del coche que la ITV esté al día y que el IVTM esté pagado. Adicionalmente es recomendable pedir los manuales del usuario del coche y revisar que las herramientas que normalmente incluye el coche estén todas y en buen estado.

Una vez revisados todos los papeles y datos, hay que hacer un contrato privado de compra-venta, por duplicado para quedarnos nosotros con una copia y el vendedor con otra. De este tipo de contrato hay infinidad a vuestra disposición en internet, habrá que buscar uno cuyas cláusulas se adecuen a nuestras necesidades o redactar uno a nuestra medida.

Una vez firmadas por ambos las dos copias, toca el momento de la compra, en el que pagaremos el coche y a cambio recibiremos todas las llaves y el coche. Después de hacer el cambio de manos hay que hacer un par de trámites más, uno es pagar el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP), que se hace en la delegación de la Agencia Tributaria que más a mano nos venga. Lo recomendable en este caso es ir comprador y vendedor con los papeles del coche y sus DNI.

Especial Mi primer coche

Tras hacer el pago correspondiente, tenemos que ir a la DGT de nuestra ciudad, con el vendedor o con la fotocopia compulsada de su DNI, aquí tenemos que hacer el cambio de titular del vehículo, para que el permiso de circulación tenga nuestros datos y nuestro domicilio. De esta manera la DGT podrá comunicarse con nosotros cuando tengan cosas importantes que decirnos sobre nuestro recién adquirido coche.

Estos trámites se pueden realizar a través de una gestoría, con lo que nos ahorraremos tiempo de espera tanto en Hacienda como en la DGT, por un precio que oscila entre los 80 y los 150 euros ellos nos harán el papeleo. A ese dinero se sumará el indicado por las tablas que hay que pagar de ITP. Allí debemos llevar los DNI de comprador y vendedor (o fotocopia compulsada) y los papeles del coche.

Una vez pagadas las tasas por el cambio de titular y el ITP el coche será legalmente nuestro, aunque ojo, hasta que tengamos el seguro no lo podremos conducir.

Especial Mi primer coche

Los vicios ocultos son averías gordas que el comprador ha ocultado o no sabía que iban a pasar, las reparaciones de las averías producidas por estos vicios ocultos debe pagarlas el vendedor del coche. Sin embargo en los contratos se puede observar estas posibilidades y en ese caso el vendedor no se hará cargo.

Ejemplo, si yo pongo en una cláusula del contrato que el motor pierde agua y no me hago responsable de posibles averías relacionadas con ello, el comprador firma sabiendo que puede ocurrir, por lo que si al mes el motor sufre un calentón y gripa, estaré exento de pagar la avería.

Los coches usados también se pueden comprar en compraventas y concesionarios, el proceso no cambia significativamente, salvo que en vez de aplicar el ITP se aplica el IVA y que normalmente todos los trámites de cambios de titular y demás lo lleva a cabo la empresa que nos lo vende. En este caso también conviene revisar el estado del coche, porque aunque se supone que debería estar bien, no es la primera vez que un profesional cuela un pufo por una ganga.

Especial Mi Primer coche

La garantía también variará, en una compra-venta entre particulares existe un plazo de seis meses en el que el vendedor puede ser denunciado por el comprador por los ya mencionados vicios ocultos o por las posibles cargas que pesen sobre el coche a modo de garantía. Los profesionales por su parte deben aplicar un mínimo de un año de garantía a los coches que venden.

Bueno, ya tenéis vuestro permiso de conducir y vuestro coche, aún falta asegurarlo para empezar a rodar con él, de ese tema nos encargaremos próximamente durante este especial de #miprimercoche. ¡Ya queda poco para empezar a conducir nuestro propio coche!

Fotografías | Flickr (I, II, III, VII, VIII)
En Motorpasión | Especial #miprimercoche

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios