Síguenos

Nissan Skyline 2000 GT

De toda la vida, los coches japoneses me han llamado la atención, incluso cuando ni podía pronunciar los nombres de las marcas. Ya que iba a pegarme unas buenas vacaciones en el país del sol naciente, ¿por qué no aprovechar para contaros algo sobre sus coches? Total, por deformación profesional no he podido desconectar.

En Motorpasión hemos hablado mucho del mercado japonés, porque es bastante particular entre los principales mercados mundiales. Es muy hermético, aunque no tanto como el surcoreano, y los fabricantes locales tienen un dominio aplastante, casi el 90%. Eso está cambiando, pero de forma muy lenta, siguen siendo muy fieles al producto nacional.

Una de las particularidades del mercado japonés es que hay coches que o se los venden a los japoneses o nadie más los quiere ni ver. Las distintas normativas han ido deformando el gusto del consumidor hasta dar lugar a auténticas atrocidades con ruedas, su aversión al motor Diesel, la plaga de los híbridos, etc.

Coches en Japón Un kei car y un taxi en Ueno (Tokio)

Lo de los motores Diesel tiene su explicación, lo vimos en Motorpasión Futuro. La contaminación en los años 80 y 90 llevó a medidas muy contundentes que se llevó por delante a ese tipo de motores para turismos. Podemos ver alguno, no digo que no, pero es muy muy difícil de encontrar.

De hecho, entre 2007 y 2008 no se llegó a vender ni uno, en el sentido más literal posible. El aire de cualquier zona urbana es limpísimo, no hay boinas, ni humos visibles, y la nariz os aseguro que lo nota. En pleno centro de Tokio se respira como en un pueblo costero. Es el paraíso de los talibanes de la gasolina.

Otra consecuencia directa de no haber apenas Diesel es que el tráfico rodado es mucho más silencioso. Si un motor hace ruido o es un macarra con escape modificado (alguno hay) o un camión de reparto Diesel. Se intenta vender poco a poco más Diesel allí, los mejores del mundo, pero el cliente medio sigue muy reacio a ellos.

BMW Serie 5 BMW Serie 5 en Asakusa (Tokio)

Made in Japan

Es un país muy de defender lo suyo en general, pero en coches es muy notorio. Uno se hincha a ver Toyota, Nissan, Subaru, Mitsubishi, Daihatsu, Suzuki, Mazda, etc. Los coches extranjeros más fáciles de ver son europeos, principalmente alemanes. Los americanos son más exóticos.

No voy a afirmarlo con rotundidad pese a haber estado en varias prefecturas distintas durante dos semanas, pero diría que los coches surcoreanos directamente no existen en Japón. No vi ni uno. Los chinos, por razones bastante lógicas, tampoco. Si vemos algo low-cost, se ha fabricado en Japón fijo, o es de una marca japonesa al menos.

Debido a los impuestos y los aranceles, los coches extranjeros son muy minoritarios. Lo que más abunda son los taxis. En primer lugar pensaremos que qué cutres, que usan modelos de hace 20 años, se ven viejos… pero no, son modelos viejos que ¡siguen en producción a día de hoy! Es muy difícil estar en una sola calle donde no pase un taxi.

Toyota Crown Comfort Taxi Toyota Crown Comfort Taxi (último modelo)

Los taxis

Principalmente hablamos de Toyota Crown/Comfort y Nissan Cedric/Crew. Empiezan a verse bastantes Prius y Crown Hybrid, pero no de forma tan exagerada como en cualquier ciudad española. Una de las cosas que más chocan es que no se ve un solo taxi Diesel. O van a gasolina o con gas.

Los Crown/Comfort y Cedric/Crew son modelos viejos, de hace dos o tres generaciones, que se siguen fabricando para flotas, principalmente taxi y coches de autoescuela. Cumplen con las normativas de emisiones de hoy día y han recibido mínimas actualizaciones estéticas. Por dentro son menos lujosos y con más cacharritos como GPS.

La diferencia de un taxi japonés con uno turco, o sin ir tan lejos, con uno español, es abismal. Conductores uniformados, guantes blancos, presencia impecable y normalmente mayores, los coches en riguroso estado de concurso, puertas de apertura/cierre automático, cubiertas de tela blanca sobre la tapicería original… y el mayor tuneo que llevan son tapacubos diferentes.

Taxis en Fuji Taxis en Fuji

Además de la evidente diferencia de sitio del volante, los taxis japoneses cuando van libres marcan el letrero en rojo, lo cual puede confundirnos. Los veremos circulando las 24 horas del día sin parar, si no me equivoco son todo empresas, no hay autónomos, y se turnan varios conductores por coche.

Siempre los vamos a ver con el motor encendido, entiendo que es por el aire acondicionado, ya que el clima en verano es insoportable por la humedad. No he sudado más en mi vida. De esta forma, no entraremos en un taxi y a seguir chorreando. Tampoco veremos conductores al “estilo Camacho”.

Aunque hay varias empresas de taxi, los precios son los mismos dependiendo de la zona. En Tokio eran 710 yenes por los primeros dos kilómetros, en pueblos más pequeños bajaba a 580 yenes o menos, pero competencia en precios nula. Son caros, como todo tipo de transporte en ese país.

Toyota Crown Hybrid Taxi Toyota Crown Hybrid Taxi en Tokio

El transporte público cesa a partir de las 23 horas, hasta las 5, entonces son la única alternativa. La vida japonesa prácticamente se interrumpe en ese intervalo. El resto del tiempo la verdad es que la mayoría de los japoneses prefieren ser llevados a conducir, no es un país muy proclive a la posesión de un coche, muchos inconvenientes.

Los taxis son una alternativa cuando la combinación de transporte no es muy óptima y hay dinero, porque para el día a día, solo para trayectos muy cortitos. Los conductores no aceptan propinas. Además, la forma de conducir que tienen, al menos lo que yo he visto, es intachable, ni una sola infracción, pitada o mal gesto.

Para los japoneses, el taxi ideal es un coche absolutamente impersonal y con un carácter estrictamente práctico. Los híbridos están imponiéndose poco a poco y dan una imagen más moderna al parque de taxis. Al final no me subí en ninguno, pero os mentiría si dijese que no me quedé con ganas de hacerlo. Por probar.

Toyota Corolla AE85 Levin Toyota Corolla AE85 Levin

El estado de los coches, una cuestión de mentalidad

Todos nos hemos acostumbrado a ver coches que no están bien de chapa, con algún bollo o raspones de pintura. En Japón eso es muy difícil de ver, y si lo vemos, será muy poca cosa. Los coches están impecables vayamos donde vayamos, no solo de chapa, es que van casi todos limpios. Como si todos tuviesen seguro a todo riesgo y lavados gratis…

En la cultura japonesa la suciedad está mal vista, en todos los sentidos. Podremos ver algún coche con las ruedas un poco más apuradas, pero poco más. Comparando el estado medio de un coche japonés con uno español, entra algo de complejo. Los coches podrán ser más o menos bonitos, personales o prácticos, pero impecables.

Casi todo lo que está en circulación es muy reciente, los coches pierden valor muy rápido y es bastante difícil ver modelos de más de 10 años. De hecho, un antiguo colaborador de Motorpasión nos contó que muchos acaban en Sudamérica donde se les cambia el volante de lado y van a precio de saldo. Les va mucho lo de llevar lo último.

Nissan GT-R Nissan GT-R en un aparcamiento de pago de Kioto

El aparcamiento, otro gran choque

¿Podemos imaginarnos un lugar donde no se aparca en la calle? Bienvenidos a Japón. Los coches están en plazas delimitadas la amplia mayoría de las veces, la doble fila (y la unifila) no existe. El que no está en una plaza particular, está en una de pago (muy económicas) o en un edificio robotizado de aparcamiento.

Me llamó mucho la atención el típico aparcamiento, con menos de cinco plazas, en las que se deja el coche y se aprisiona con una especie de catapulta que romperá los bajos si nos vamos sin pagar. Los precios son muy razonables, 100 yenes por una hora en pleno corazón de Tokio por ejemplo. Encontrar aparcamiento es muy difícil.

Y es difícil porque está perfectamente delimitado. No vamos a ver aparcamiento creativo. Al haber muy bajo nivel de delincuencia, la policía se dedica incluso a parar bicicletas para mirarles la matrícula. Como para ponerse a aparcar mal, te crujen. Eso sí, con amabilidad y cordialidad extrema, solo les falta pedir perdón por multar.

En Motorpasión | Así son los coches en Japón (parte 2, parte 3)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios