Síguenos

DeLorean DMC-12

Vsevolod Bezrukov, Seva para los amigos, es un chavalín que está a punto de cumplir 7 años y a punto de realizar el sueño de su vida: montarse en un DeLorean DMC-12 como el de la que es ya su película favorita: ‘Regreso al futuro’. Su madre, Natalia, tiene mucho que ver en todo eso.

Situamos la acción en Moscú, donde viven madre e hijo. Eso queda en Rusia, donde sólo hay dos unidades del DeLorean DMC-12. El caso es que Seva lleva ya un tiempo obsesionado con la película y con el coche. No tiene mal gusto el chaval para las pasiones, a su tierna edad. Y ya le ha pedido a su madre que quiere un DeLorean DMC-12. Angelico…

El caso es que Natalia, como quien no quiere la cosa, ha preparado una sorpresa increíble para su niño. ¿Qué no haría una madre por su hijo? Ella, en concreto, puso un anuncio en una revista local, a ver si sonaba la flauta por casualidad y podía hacer feliz a Seva.

Anuncio buscando un DeLorean DMC-12El anuncio, cuya versión original vemos a la derecha, hacía esta petición tan curiosa:

Busco al propietario de un deportivo DeLorean DMC-12 que quiera venir (por un precio razonable) el sábado, 27 de octubre, al cumpleaños de mi hijo, de 7 años. Hace medio año ya que navega por YouTube buscando vídeos de este milagroso coche. Y también mira sin parar ‘Regreso al futuro’. Lo sabe todo de este coche y me pregunta si lo podríamos comprar. Y como no puedo comprarlo, lo más que puedo hacer es darle vueltas a la ciudad buscando a una persona de buen corazón que quiera darle una hora de diversión a un niño.

Aunque Natalia puso el anuncio sin demasiadas esperanzas, alguien lo vio, le sacó la foto que vemos ahí y lo hizo rodar por internet. Y German Gorbuntsov lo leyó. ¿Que quién es German Gorbuntsov? Pues un empresario ruso que posee uno de los dos DeLorean DMC-12 que hay en Rusia. Pero se puede considerar un milagro que viera el anuncio, más que nada porque estuvo a punto de morir hace cosa de medio año, cuando lo tirotearon en Londres.

Cosas de los negocios. El caso es que mientras se recuperaba en su casa comenzó a recibir cientos de mensajes que le explicaban el caso de Natalia y su hijo Seva, hasta el punto que Gorbuntsov dio orden a sus esbirros ayudantes de ponerse en contacto con la mujer. El coche está en el garaje de Gorbuntsov, a la espera del mágico día en que Seva podrá ver realizado su sueño.

Pero el 27 de octubre Seva no sólo conocerá el coche del empresario, sino que su deseo de ver de cerca un DeLorean DMC-12 se verá colmado por partida doble. Resulta que al anuncio también respondió un tal Oleg Karpov (y de este buen hombre no hay más referencias, salvo que es el propietario del otro DeLorean que hay en Rusia). Karpov vive en Nizhniy Novgorod, que queda a más de cinco horas de Moscú, pero ha prometido llevar el coche para la fiesta de cumpleaños.

Y lo mejor de todo es que el niño no tiene ni idea. Natalia ha guardado el secreto… salvo por el pequeño detalle de que su historia está corriendo de una punta a otra de internet. Lo que no pase en Rusia…

Actualización
Según cuentan en Jalopnik, al poco de publicarse la noticia, James Espey, que es el vicepresidente de la nueva DeLorean Company (la del nuevo DMC-12 eléctrico), confirmó que contribuiría a la fiesta del chaval. No con un coche, porque dice que en la empresa no tienen el presu de las grandes marcas, pero sí con merchandising variopinto: pósters, catálogos, algún que otro llavero… ese tipo de cosas.

Vía | Jalopnik

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

36 comentarios