Síguenos

Pikes Peak

El próximo 8 de julio debería disputarse una de las grandes citas anuales del automovilismo, la carrera hacia las nubes de Pikes Peak. Pero no podrá ser. Los fuegos que están azotando la zona de Colorado Springs ha hecho que las autoridades hayan tomado la decisión de retrasar la prueba. La decisión se ha tomado pensando en la seguridad tanto de organización como de pilotos y espectadores. La situación ha sido calificada como extrema por el presidente de la PPIHC (Pikes Peak International Hill Climb)

De momento no hay fecha alternativa aunque ya se ha anunciado que la prueba no se cancelará sino que se retrasará unos meses, posiblemente después del verano, cuando la situación esté totalmente controlada. Segunda cita automovilística más antigua de los Estados Unidos y que este año celebra su edición número 90, la edición 2012 de Pikes Peak iba a tener a las energías alternativas, y más concretamente los vehículos eléctricos, como principal exponente.

Tras bajar por primera vez de la mítica barrera de los 10 minutos, Nobuhiro “Monster” Tajima había optado en 2012 por crear un prototipo eléctrico. Pero el japonés no era el único atractivo ya que Walter Rohrl también iba a regresar a la subida más famosa del mundo con su mítico Audi S1 Quattro, 25 años después de su victoria en Pikes Peak. Eso sí, el alemán va a notar que las cosas ya han cambiado. En 2012 iba a ser la primera edición en la que la pista estaba completamente asfaltada.

Más información en Motorpasión

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios