Sigue a Motorpasión

peugeot-908-hybrid4.jpg

El pasado fin de semana, Toyota anunció que regresaba a las 24 horas de Le Mans y que lo iba a hacer con un prototipo híbrido. Algo esperado y lógico ya que todos los intentos, con apoyo detrás, de utilizar un vehículo híbrido en resistencia están teniendo éxito. Y no lo digo por el Porsche 911 GT3 R Hybrid sino que desde lejos Toyota viene probando y ya en 2007 consiguió la primera victoria con un vehículo de estas características en las 24 horas de Tokachi.

Pero en la lucha por ser el primer híbrido en ganar las 24 horas de Le Mans no va a estar sólo. En la jornada de ayer, Peugeot desveló que su nuevo prototipo híbrido de competición, el Peugeot 908 HYbrid4, había realizado su primer test serio de pruebas. Tras un shakedown en tierras francesas, Peugeot Sport se dirigió al trazado portugués de Estoril, completando más de 300 kilómetros de pruebas. El híbrido, que mantiene el motor diésel de su hermano, demostró que los caballos extra al eje delantero se notan a la hora de empujar y así lo destacaron los tres pilotos oficiales presentes, Nicolas Minassian, Stephane Sarrazin y Alexander Wurz.

Esta idea no es nueva para el equipo francés. Hace tres años, un Peugeot 908 HY, la versión híbrida de su antiguo 908 HDI FAP, se pudo ver rodando en Silverstone con motivo de la última cita de las Le Mans Series. Aquel proyecto fue guardado en un baúl ya que el ACO, organizadores y reguladores del universo Le Mans, no quiso lanzarse y definir claramente un reglamento en el que tuvieran cabida los vehículos híbridos. Tres años después, las ideas ya están bastante más claras y en el horizonte de Le Mans la palabra híbrido toma un cariz mucho más importante.

Más información en Motorpasión F1

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios