Síguenos

No soy ningún fanático de las carreras NASCAR norteamericanas, demasiado sosas… hasta que hay pelea, como en las escenas del Far West. El pasado fin de semana hubo un final de carrera de infarto en Talladega. La carrera se relanzó y faltaban tres vueltas para el final, lideraba Matt Kenseth.

Justo antes de la bandera blanca (última vuelta) se pone en cabeza Tony Stewart (14) y en el tercer giro es impactado por Michael Waltrip. Se forma una melee impresionante en la que casi todos los coches se embisten unos a otros, porque van más pegados que los heavys en un concierto de Metallica.

A pesar de la espectacularidad del accidente, no hay que lamentar víctimas. Al final, pasó líder por meta Kenseth con el Toyota Camry perdón, un trasto de carreras con pegatinas que ponen Camry. La realidad NASCAR es mejor que la ficción el Destruction Derby. ¡YEEEEEHAAAAA! 25 coches a hacer puñetas.

PD: Para ir directo al gore, 1:25

Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios