Sigue a Motorpasión

peter-solberg.jpg

A pesar de que los rallyes discurren por carreteras cerradas al tráfico, los tramos de enlace son carreteras abiertas a todos los efectos. Vías con su tráfico, sus señales y sus límites de velocidad. Esos últimos a veces no son respetados por los pilotos que en sus ansias de llegar antes a la zona de trabajo o para ganar unos segundos y tener tiempo a revisar o cambiar la posición de las ruedas van más rápido de la cuenta.

Pero al igual que cualquier conductor, un piloto de rallyes puede ser cazado y multado por un radar o un agente. Ese ha sido el caso de Petter Solberg. Durante el recientemente terminado Rally de Montecarlo, Solberg fue cazado a 106 km/h en una zona de 50 km/h lo que le supuso una multa de 1.400 euros.

Quizás el dinero no sea mayor problema para el noruego. Lo que podría suponer mayores consecuencias es la sanción posterior impuesta por el Colegio de Comisarios Deportivos. Si en las próximas seis pruebas Petter Solberg comete una infracción será penalizado con perderse una prueba del Mundial de Rallyes.

Hay que decir que todo esto no es nuevo para el nuevo piloto de Ford. El pasado año, Solberg fue cazado excediendo la velocidad máxima permitida en un enlace durante la disputa del Rally de Suecia. Las autoridades le retiraron el carnet de conducir (algo que sólo afectaba a Suecia) por una año dándose el caso de que su copiloto, Chris Patterson, se tuvo que poner al volante para disputar el último tramo del rally.

Más información en Motorpasión F1

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios