Síguenos

lms1.jpg

Ya lo dijimos en el previo de las 24 horas de Le Mans. La edición de este año iba a ser un nuevo duelo entre Audi y Peugeot, pero contrariamente a los últimos años en los que cada marca había destacado en velocidad o fiabilidad, en 2011 todo estaba muy igualado.

El jueves vivimos la clasificación más apretada de la historia con seis coches en medio segundo y durante la carrera, la rivalidad fue máxima. Una rivalidad esperada y que tuvo consecuencia uno de los finales más apretados que se recuerdan. Pero aunque apretado, hubo algo que no cambió. Audi volvió a llevarse la victoria. Una de esas que saben mejor porque cuesta mucho conseguirlas

La diferencia entre el primer clasificado, el Audi R18 de Marcel Fässler, André Lotterer y Benoit Treluyer y el Peugeot nº9, fue de unos escasos 14 segundos de diferencia. 14 segundos tras 24 horas de carrera…Pero eso fue nada más que el final.

Durante buena parte de la carrera, y gracias a las distintas tácticas, los Peugeot y los Audi fueron intercambiándose la posición de cabeza aunque hay que reconocer que buena parte de la carrera quedó marcada por la presencia del Safety-Car en pista.

lms2.jpg

Los accidentes marcaron la carrera

Cuando se llevaba cumplida poco más de una hora de carrera, el Audi R18 conducido por Allan McNish sufría un tremendo accidente en la chicane de entrada a meta Dunlop cuando trataba de superar un GT. No se acabarían ahí este tipo de incidentes ya que el Audi R18 de Bernhard-Dumas-Rockenfeller, con éste último al volante, sufría un accidente a casi 300 km/h y en plena noche cuando trataba de sobrepasar al Ferrari 458 de JMW Motorsports. Dos Audi fuera por la misma razón.

A partir de ese momento, lucha desigual entre tres Peugeot 908 y tan sólo un Audi que ganaron los alemanes. Esto parece como el fútbol, siempre ganan los alemanes. El ritmo del Audi era superior al marcado por los Peugeot y ni siquiera las “maniobras de equipo” pudieron evitar la victoria de la marca de Ingolstadt.

Décima victoria de Audi en las 24 horas de Le Mans que le coloca a seis victorias de igualar el record de Porsche. Peugeot mejor los tres abandonos del pasado año pero aún así tiene que mejorar para batir a la armada alemana. Esta vez, no hemos visto las lágrimas de Oliviers Quesnel.

lms4.jpg

Los españoles, todos luchando por la victoria

En cuanto a los españoles, cuarta plaza para el Peugeot 908 de Marc Gené que se vio lastrado por una pequeña salida de pista de Alexander Wurz. El equipo del español podría haber aspirado a la victoria, pero estos incidentes son parte de la carrera.

Mejores noticias nos llegan de Lucas Ordóñez y Antonio García. El piloto de Signatech Nissan logró una magnífica y meritoria segunda posición en LMP2 en su primera participación. Un éxito sin precedentes para un piloto de este tipo. Un amateur con visos de convertirse en un especialista en resistencia.

lms3.jpg

Por su parte, Antonio García logró su tercera victoria de clase en Le Mans. Tras las dos conseguidas en GT1 al volante de un Corvette y Aston Martin, García consiguió su tercer entorchado en la categoría GTE Pro. El madrileño se vio beneficiado del abandono del segundo Corvette oficial en las primeras horas de la mañana.

Más información en Motorpasión F1

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

26 comentarios