Síguenos

Nissan Leaf Nismo RC prueba

Hace algo más de un año, mi compañero Javier Costas tuvo que viajar hasta Dubái para probar por primera vez el Nissan Leaf Nismo RC, la versión de carreras del vehículo eléctrico de Nissan. Hace solo unos días en el Circuito de Castellolí coincidiendo con la presentación del Nissan Juke Nismo (parte 1 y parte 2), tuvimos la oportunidad de ponernos de nuevo al volante de ese curioso coche.

Además también volvimos a reencontrarnos con un viejo conocido en Motorpasión, el Nissan Juke-R. Javier también montó en él durante su periplo por Dubái, y yo mismo tuve la ocasión de conducirlo por las calles de Madrid hace unos meses (vídeo). En esta ocasión el piloto era el oficial de la marca, Lucas Ordoñez, que nos demostró hasta que punto se puede llevar al límite un Nissan Juke-R en circuito. ¿Os apetece verlo?

Copilotaje del Nissan Juke-R con Lucas Ordoñez y probamos el Nissan Leaf Nismo RC

Nissan Leaf Nismo RC, ¿el coche de competición del futuro?

Hace solo unos días publicaba un artículo en el que trataba de explicar como un coche eléctrico como el Nissan Leaf es capaz de calmar a un apasionado del volante como yo. En el caso del Nissan Leaf Nismo RC, el objetivo de este coche no es calmar a quien se pone al volante, sino saciar sus ganas de competir.

Nissan Leaf Nismo RC

¿Lo consigue? ¿Puede un Nissan Leaf Nismo RC divertirte lo suficiente en un circuito? No, no puede. No puede ofrecerte por el momento sensaciones cercanas a otros coches de carreras que he tenido ocasión de conducir, pero si que te ofrece sensaciones que ningún otro coche pueden brindarte. Es simplemente un show car para demostrar de lo que Nissan y Nismo es capaz.

Hay que tener en cuenta que aunque las sigas RC significan Racing Competition, el Nissan Leaf Nismo RC lleva el mismo motor y baterías que el coche de calle que probé durante una semana. Hablamos pues de 107 CV de potencia y 24 kWh de capacidad en sus baterías.

Todo ello va eso si, sobre un chasis monocasco fabricado en fibra de carbono, un chasis de auténtico coche de carreras preparado para domar mucha más potencia. Los capós delantero y trasero son desmontables, las ventanillas están fijas y el alerón trasero se puede ajustar en marcha.

Nissan Leaf Nismo RC frontal

Esta versión de carreras varía claramente sus cotas respecto al modelo de calle, ya que es 20 mm más largo, 350 mm. más bajo y la altura libre al suelo se ha limitado a 60 mm. El peso se ha reducido un 40% quedándose en total en 938 kg.

Por eso, el Nissan Leaf Nismo RC hace 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 150 km/h, pero por desgracia son cifras muy discretas para que el coche sea capaz de impresionarte sobre un trazado ancho y largo como el de Castellolí.

Al volante del Nissan Leaf Nismo RC

Después de una espera bastante larga, llegó mi turno y me dirigí hacia el Nissan Leaf Nismo RC. Entrar en el coche es mucho más sencillo que en otros modelos de competición, no hay que hacer ejercicios de contorsionismo para sentar el trasero sobre el asiento Bride con arnés de seis puntos y eso que lleva barras antivuelco.

Nissan Leaf Nismo RC lateral

Después de una breve explicación por parte de mi copiloto, el belga Wolfgang Reip, ganador en 2012 de la GT Academy, tocaba salir a pista. Me había dicho que el coche era muy rígido y duro, que pisase sin miedo el freno para tener tacto y que si me venía que iba bien me dejaría pisarle. Si veía que no frenaba y nos acercábamos a una curva, me diría que frenase.

Tras esas indicaciones estaba mucho más tranquilo, así que Reip puso el interruptor en la posición D y me indicó que fuese hacia la salida del Pit Lane. Como se aprecia en el vídeo, el sonido del coche al acelerar es una mezcla entre la lavadora de mi casa cuando centrifuga y el sonido de un avión metiendo motores para despegar.

Es el sonido del futuro, un sonido que desde fuera del coche no se aprecia. El único ruido que desde fuera puedes escuchar es el del coche surcando el aire y el de los neumáticos de 18 pulgadas en contacto con el asfalto.

Nissan Leaf Nismo RC

Salí a pista y le pisé a fondo, pero el coche en ningún momento me pegó al asiento ni nada por el estilo. Lo primero que notas es que estás al volante de un coche de carreras pero sin ruido de coche de carreras, por lo que todas las imperfecciones del terreno y las pequeñas piedras golpeando contra los bajos de la carrocería, se convierten en la sinfonía del Leaf Nismo RC.

Es cierto que el tacto del pedal de freno es muy duro, tanto que parece que estás pisando un trozo rígido de metal, pero pronto le coges el toque y aprendes a frenar. El ritmo del coche es muy lento, tanto que creo que podríamos ir casi a fondo durante todo el trazado y solo frenar en las curvas más lentas de Castellolí.

La dirección es muy directa, te lleva a cada momento allí dónde le marcas. La posición de conducción a ras de suelo y las suspensiones duras, hacen que tengas un feedback de lo más preciso sobre la carretera, pero en todo momento sientes que falta “chicha”.

Nissan Leaf Nismo RC

En las dos zonas en subida del Circuito de Castellolí, el coche se queda demasiado parado, iba a ritmo de tortuga incluso pisando a fondo el acelerador. Es como si en las carreras del futuro los pilotos tuviesen que ser más pacientes y acostumbrarse a que las cosas no ocurran de forma casi instantánea.

Es en definitiva un coche que dista mucho de poder competir con coches de gasolina, pero si que es cierto que podría participar en competiciones de coches exclusivamente eléctricos. Tiene una autonomía de unos 20 minutos en condiciones de carrera, así que dependiendo del largo de la misma, habría que llevar a cabo una estrategia que mezclase la optimización del gasto y la velocidad pura. Las carreras del futuro. Esperemos que no.

Ver galeria completa » Nissan Leaf Nismo RC (Prueba Castellolí) (9 fotos)

En Motorpasión | Nissan Juke-R, el vídeo de la prueba

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios