Sigue a

Nissan GT-R

Cuando tienes cinco años, o te encantan o te horrorizan las atracciones de feria. Si tu hijo es de los primeros, tal vez te salga más rentable comprarte un Nissan GT-R para saciar sus ganas de sensaciones fuertes y no tener que escucharlo suplicar que lo lleves a las fiestas del pueblo de al lado.

Eso es lo único que se me ocurre después de ver como se lo puede pasar de bien una pequeñaja de cinco años sentado en el asiento trasero del Nissan GT-R mientras acelera a fondo y el viento le despeina. ¿No es entrañable? ¿Quien no querría ser la niña de cinco años?

Sin duda, comenzar a montarlos de pequeños en los supercoches será una fórmula de éxito si lo que quieres es crear un futuro petrolhead. Conmigo la fórmula funcionó, y no creo que ocurriese lo mismo si de pequeño me hubiesen subido más veces en una montaña rusa.

Vía | Jalopnik

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

36 comentarios