Sigue a Motorpasión

Top 5 ideas para conducir en verano

Ya hace nueve años que tengo carné de conducir. Parece mentira. He conducido por muchos países, siempre en Europa, y hay algunas fantasías que quiero realizar algún día. Quisiera compartirlas con vosotros, ya que estas son mis Top 5 ideas para conducir en verano.

La verdad, es una pena que solo pueda poner cinco ideas y no más, porque se me habían ocurrido muchas. Como mis compañeros ya han tomado elecciones más convencionales, voy a optar por otras cosas que hacer en verano, con mucho tiempo libre para solo quemarlo en conducir, dormir y comer. Más de uno se va a sorprender.

Mazda RX-7

Mazda RX-7 BiTurbo en Japón

Hace años que descubrí la apasionante cultura de Japón, y en cuanto a automovilismo, hay algo muy especial en ese país: el drifting. No negaré lo que me influenció la serie de Initial D. Quiero conducir en carreteras de montaña, sin tráfico, de noche, y de lado en las curvas más cerradas. Calzado: mocasines con calcetines blancos.

Una elección evidente sería el Toyota AE 86 Sprinter Trueno GT APEX, pero pensándolo mejor, un RX-7 Type RS (FD3S) con 280 CV biturbados es más emocionante. La gracia de los motores rotativos es que puedes subirlos de vueltas una barbaridad, y el sonido que tienen no tiene comparación con un motor en línea o en V. Punta-tacón, volantazo, sobreviraje, gas. Humo blanco de ruedas en el retrovisor.

Y así, sucesivamente…

Shelby Mustang GT500 por Autobahn

Este anuncio aparecido en televisión me encantó: “no encontré el límite de velocidad de mi gusto en América”. Una cosa que quiero hacer con este coche es recorrerme las principales autopistas del país, haciendo una media superior a 110 km/h. Varios alemanes ya me han dicho que eso es difícil.

Quiero oír el sonido de ese brutal compresor mientras recupero velocidad cada vez que aparezca la señal de fin de limitación. Todas las veces que he oído ese sonido mágico se me han puesto los pelos de punta. Y quiero hacerlo en una brutal tormenta, con sus rayos y sus truenos. A lo que dé el coche. Y si me llueve todos los días, mejor.

Vídeo | Youtube

Ferrari Testarossa Spider

Ferrari Testarossa por el Paso de Stelvio

Algún día le pondré la mano encima a un cacharro de estos, mientras tanto, a fantasear. Esto tiene sabor italiano, un Ferrari de la vieja escuela y una de las mejores máquinas que parió la década de los 80, a mi servicio para recorrer una de las carreteras más míticas de Europa. Quiero el dorsal 28, el de Jean Alesi, y lógicamente en rosso.

A las seis de la mañana, antes del amanecer, encendería el motor y lo tendría listo para salir antes de que ningún ciclista pueda hacer la ruta. Casco semi integral, guantes, mono de competición, y a ser posible en una versión descapotada. Lo mejor que puedo hacer por mi sistema auditivo, me lo agradecerá mientras viva.

Dodge Challenger

Challenger accepted: recorrer la Ruta 66 con un HEMI

Quizá no soy demasiado original, pero es otra cosa que hay que hacer, conducir desde Detroit hasta Los Ángeles con un amigo. La montura, un Dodge Challenger HEMI del 70, mi amigo en el modelo actual. Potencia americana. En color blanco con bandas negras, por favor. El otro negro con bandas blancas.

A mitad de camino nos cambiaríamos las llaves, para apreciar los avances que han tenido los motores americanos en décadas, y eso que aún es un concepto de old school. Aún no ha sucumbido al V6 apretado que ya monta tanto Ford como General Motors. Mucha bebida, y muy fría, y buena música.

Porsche 911 Turbo Cabriolet

Volgogrado a Berlín con Porsche 911 Turbo

Para estar más fresquito, iniciaría mi recorrido en la ciudad rusa que cambió el curso de la Historia (Estalingrado en 1942), siguiendo la estela del mariscal Krushev. Cogería las llaves a orillas del Volga, donde me esperaría un 911 Turbo Cabrio. Me espera un largo y tortuoso viaje hasta Berlín, porque evitaré las autopistas siempre que sea posible.

¿Por qué un Turbo? Para hacer largas distancias mejor eso que un motor de alto giro que va a ir dormido. Sin querer hacer ningún desprecio al modelo 991 (actual) creo que me quedo con el ochentero, el Serie G, solo por esas llantas ya tengo que decirle que sí. Sin prisas, pero con pocas pausas. Banda sonora: nada más moderno que el coche.

Estas han sido mis ideas, pero os contaré lo que realmente voy a hacer hoy. Tengo el Supra Turbo esperándome en un aparcamiento, resguardado del sol. Le desmontaré el techo targa, se lo guardaré en el maletero, e iré conduciendo a casa con una sonrisa enorme de oreja a oreja oyendo viejas casetes. La forma ideal de entrar en los 30.

En Motorpasión | Top 5 ideas para conducir en verano

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

29 comentarios