Síguenos

Harley Davidson Tsunami

Aunque aun estaréis bajo los efectos del visionado del Ferrari rosa mate os contaré una historia con final feliz. Comienza el día de una tragedia. El día en el que un tsunami arrasó la costa japonesa llevándose vidas, sentimientos, recuerdos, memorias y buenos momentos. Entre estos últimos podríamos encajar lo que te hace vivir tu moto, en este caso, tu Harley-Davidson. La compras con ilusión, con una sonrisa de oreja a oreja, consciente de cuanto te ha costado hacerte con ella y que, finalmente, es tuya.

Por desgracia, las aguas del mar la arrancaron de entre tus brazos. Bueno, para ser concretos, de la prefectura de Miyagi. La das por perdida y te olvidas de recuperarla. Más de un año después, en otro punto del planeta, al otro lado del Océano Pacífico un canadiense que disfruta de una ruta en quad por una playa semidesierta se topa con un container en mitad de la arena. Peter Mark, el hombre canadiense, abre las puertas del mismo y se encuentra con una gran sorpresa: esa Harley-Davidson de origen japonés.

La noticia de la moto que cruzó el planeta en un estado envidiable llega a cada rincón y las autoridades se ponen manos a la obra para localizar a su dueño. Días después, Ikuo Yokoyama, el dueño recibe una llamada inesperada ofreciendo, no sólo traer de vuelta algo que creía perdido para siempre, sino además restaurarla para dejarla como nueva. Una bonita metáfora y mejor publicidad.

Honda NSR500 1984

Sin dejar Japón de lado esta semana hemos revivido un momento histórico en el mundo de las dos ruedas en competición. Hablamos de una moto que casi tantas participaciones como victorias a sus espaldas, de unas siglas que marcaron toda una época durante décadas. Nos referimos, como no podía ser de otra manera, a la increíble y rompedora Honda NSR500 de 1984, la primera de una serie legendaria. Aunque su rendimiento no fue el esperado su concepto dejó al mundo boquiabierto al voltear la disposición tradicional localizando el depósito bajo el motor en forma aerodinámica y alojando los escapes por encima.

Su centro de gravedad era incapaz de transferir peso de un eje a otro, el comportamiento era radicalmente distinto dependiendo de la cantidad de combustible y se convirtió en una auténtica pesadilla para los mecánicos que, por ejemplo, para cambiar una bujía, tenían que desmontar el sistema de escapes. Pues bien, gracias a la gentileza de Honda hemos podido volver a verla en acción. Si echabas de menos los motores dos tiempos, esta es tu oportunidad.

Por último, y para seguir con una sonrisa en este domingo de lluvias. Os dejamos los simpáticos dos spots que Mapfre ha publicado para sus seguros de moto. Para los inconformistas, en Motorpasión Moto tenéis una mirada algo más crítica a ambos anuncios.

Más información | Motorpasión Moto
En Motorpasión | Motorpasión a dos ruedas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios