Síguenos

Mercedes-Benz Classic Center, Irvine, California

Estoy seguro de que para un aficionado al mundo del motor no es difícil visitar un museo lleno de joyas automovilísticas y disfrutar, casi babeando, de algunos clásicos de lo más atractivos. No obstante, meterse en un lugar donde se dedican a restaurarlos, es otro tema.

En el marco de nuestro roadtrip en Estados Unidos (parte 1, 2, 3 y 4) tuvimos la oportunidad de conocer por dentro el único centro de clásicos que Mercedes-Benz tiene fuera de Alemania, en Irvine, California. Un lugar de ensueño donde se restauran hasta su estado original vehículos de incalculable valor.

En la zona de recepción nos esperan desde un Mercedes-Benz SLR McLaren hasta un Fórmula 1 de los años noventa, aunque los verdaderos protagonistas de la escena son un par de Mercedes-Benz 300 SL “alas de gaviota” (de color rojo y blanco, y en impecable estado) y un Mercedes-Benz 600 de batalla corta (no el Pullman).

Mercedes-Benz Classic Center, Irvine, California

Aunque algunas de estas joyas están a la venta, el responsable de comunicación del centro nos comenta que tanto el SLR como el alas de gaviota pertenecen a clientes. Como era de esperar, muchos famosos recurren a este centro para reparar sus vehículos. Jay Leno, por ejemplo, encarga piezas aquí para sus viejos Mercedes, al igual que Clint Eastwood, quien llama personalmente por teléfono cuando necesita algo.

En lo que para mí es una oportunidad única, se nos permite acceder a la trastienda del centro, donde llevan a cabo el trabajo de reparación y restauración de todos y cada uno de los vehículos que llegan hasta aquí. Como podéis imaginar, algunos llegan en un estado pésimo.

En este centro lo hacen todo. Desde una restauración completa que empieza por desnudar completamente los coches para conocer los daños estructurales causados por el tiempo y el óxido, hasta un simple cambio de aceite o suministro de recambios. Además, les gusta controlar todo el proceso, incluída la fase de pintura (tienen su propia cabina de pintura para evitar recurrir a empresas externas).

Mercedes-Benz Classic Center, Irvine, California

Según nos comentan, el precio de reparar un clásico hasta su estado original (pongamos un 300 SL como ejemplo) se mueve entre los 700.000 y los 800.000 dólares, y la tarea puede llevar fácilmente un par de años. Eso sí, los que se dedican a revenderlos después, ya restaurados, pueden sacar sin problema cerca de un millón y medio de dólares por uno de estos clásicos.

Viendo tanta joya junta me dan ganas de hacerme con una. Una pena no tener millones en el banco, ni tiempo para convertir un trozo de chatarra en un automóvil de exposición. Ojalá algún día, ojalá…

Ver galeria completa » Mercedes-Benz Classic Center en Irvine, California (14 fotos)

Fotografía | Javier Álvarez
En Motorpasión | Visitamos el paraíso: Gilmore Car Museum

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios