Sigue a Motorpasión

Lamborghini Countach réplica de Ken Imhoff

Me vais a permitir que le dedique unas líneas a Ken Imhoff. Es un humilde norteamericano de clase media cuya pasión por el motor y persistencia ha conseguido algo que ninguno de nosotros se atrevería a acometer. Ahora ha decidido algo que nos costará a todas luces comprender.

Ken quedó prendado del Lamborghini Countach por la película The Cannonball Run y se enamoró, antes que de su mujer. El problema es que el coche era imposible comprarlo con su sueldo, las réplicas también quedaban fuera de su alcance. Un buen día, tomó la decisión de construirse uno, pieza a pieza, en un tiempo estimado de cinco años.

Llevaba dos semanas de casado cuando empezó la obra en septiembre de 1990, comprando un componente de la transmisión de un DeTomaso Pantera. El lugar elegido fue el sótano de su casa, que tenía un problema… cuando terminase el coche, ¿cómo lo sacaría a la calle?

Lamborghini Countach réplica de Ken Imhoff

Empezó pues una tarea titánica. Los que hayáis visto la película de Charlton Heston El tormento y el éxtasis, que versa sobre la pintura de la cúpula de la Capilla Sixtina, sabrán de qué hablo. La guerra de un proyecto que día tras día avanza, pero muy despacio, consumiendo tiempo, salud y dinero.

El coche se terminó a mediados de 2007, pero no vio la luz del día hasta el año siguiente, cuando se hizo una obra para reventar una pared y sacar el coche en grúa. El sueño de Ken se había cumplido, tener su propio Countach, le había costado 17 años de arduo trabajo y de quitarse de tiempo de muchas cosas.

Tiene varias piezas originales de Lamborghini, aunque el motor es un Ford Cleveland Boss 351 de 514 CV. Al coche no le falta de nada y calca las dimensiones de carrocería del modelo original. Está totalmente hecho a su gusto, la lista de componentes es considerable, la tenéis en la fuente, me siento incapaz de traducir correctamente todo.

Lamborghini Countach réplica de Ken Imhoff

Pues bien, después de todo, el dueño se ha planteado venderlo a alguien que lo use y lo aprecie, a él le está empezando a preocupar la conservación del coche y admite que no puede. Su decisión es incomprensible pero él lo resumen en que es el final de un viaje y que desea emprender otro diferente. Olé sus carburadores.

Hay varios vídeos sobre este señor en la red, si tenéis tiempo, os recomiendo mirar más de uno. Eso sí que es pasión por el motor, los demás somos unos puñeteros aficionados a su lado. Suerte con la venta Ken, ojalá acabe en manos de alguien que sepa apreciarlo en dinero y en cariño.

Os invito a mirar la Web de Ken y mirar paso a paso cómo se gestó esta obra de arte. Tal vez, cuando seamos muy mayores, podamos entenderle. En esencia, hizo lo mismo que Ferruccio Lamborghini en su momento, hacer su propio superdeportivo.

Lamborghini Countach réplica de Ken Imhoff

Vía | Jalopnik
Fuente | Ken Imhoff
En Motorpasión | EVette: Lamborghini Countach eléctrico biplaza con tres ruedas hecho en casa y con nombre americano

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

33 comentarios