Compartir
Publicidad

Se acabó el sueño americano para los diésel de Volkswagen, no venderán más TDI (al menos temporalmente)

Se acabó el sueño americano para los diésel de Volkswagen, no venderán más TDI (al menos temporalmente)
Guardar
40 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las consecuencias para Volkswagen derivadas del escándalo de emisiones desatado en Estados Unidos está pasando a la fábrica alemana más factura de la que podían imaginar en un primer momento. Al final las sanciones por valor de 15.000 millones de dólares se van a quedar en una minucia como esto siga así.

Estaba claro que la cosa no se iba a quedar en encontrar un chivo expiatorio, o apasionantes proyectos supersecretos que se cancelan. La imagen de Volkswagen en Estados Unidos ha quedado seriamente dañada por culpa del Dieselgate, tanto es así que viendo caer en picado las cifras de ventas de sus coches impulsados por gasóleo en América ha decidido recomprar los vehículos no vendidos a sus distribuidores y abandonar el mercado de los diésel.

Adiós a los TDI en EE.UU., ¿para siempre?

Volkswagen Diesel Eeuu 2

Los 652 distribuidores redibirán una media de 1,85 millones de dólares

Esta decisión no tiene precedentes cercanos (y lejanos yo creo que tampoco). La debacle sobrevenida a Volkswagen en uno de los peores escándalos de la industria no parece tener fin y como los 652 distribuidores de la marca al otro lado del charco se están comiendo los diésel con patatas han tenido que llegar a un acuerdo.

Según lo pactado por ambas partes, Volkswagen pasará a compensar a todos sus distribuidores con una media de 1,85 millones de dólares, o lo que es lo mismo unos más de 1.200 millones de dólares. A este pastizal habría que sumar el desembolso de 16.500 millones en vehículos recomprados y compensaciones a clientes de la firma.

Volkswagen Diesel Eeuu 3

La medida de no al diésel se mantendrá durante lo que queda de 2016 y todo 2017. La duda razonable es si Volkswagen volverá a vender algún TDI en Estados Unidos pero, tal y como pinta la cosa ahora mismo, no tiene pinta de que vaya a ocurrir. Es de esperar que el volumen de sus ventas siga cayendo salvo que empiecen a hacerlo realmente bien y sólo con motores de gasolina. Por lo menos en EE.UU. son más de la gasolina que del diésel.

Entre sanciones, prohibiciones y mala imagen, a Volkswagen se le está poniendo muy complicado volver a vender un diésel en EE.UU.

Mientras tanto, los propietarios de los Volkswagen afectados por el Dieselgate siguen esperando una solución para ajustar las emisiones de sus vehículos a la normativa. Recordemos que la firma ha admitido en total haber vendido más de 11 millones de coches con un software que prometía de verdad de la buena estar consumiendo menos combustible del real y, por tanto, emitiendo menos CO2 y NOx.

Veremos cómo termina todo esto, pero en Estado Unidos las cosas siguen estando muy feas con posibles nuevas demandas en camino, el Departamento de Justicia exigiendo una solución para los vehículos trucados que siguen en circulación y la EPA muy enfadada.

Vía | Reuters

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos