Sigue a Motorpasión

Saab

Lo siento por los saabistas, pero hay más malas noticias. La fábrica de Trollhättan lleva parada desde el 8 de junio por falta de piezas, porque los proveedores no cobran. Si no hay producción, no hay ventas. Si no hay ventas, no hay dinero, y sin dinero no se puede pagar a los suministradores…

... ni a los trabajadores. Si en una semana los trabajadores no han cobrado sus salarios, los sindicatos llevarán a Saab a los tribunales para que se declaren en bancarrota. La empresa sigue buscando una financiación estable a corto plazo, aunque eso suponga vender la fábrica y luego alquilársela a su nuevo dueño.

Estas noticias no hacen más que daño a la marca, pues la confianza del consumidor baja, y el valor residual de los usados también. Desde sus últimos compases en la etapa General Motors, Saab ha ido pasando de una mala noticia a otra, como si fuese un culebrón venezolano, pero sigue sin tener una salida rápida.

Los directivos no se rinden, pero los problemas persisten. Sin financiación a corto plazo, la empresa no tiene futuro, pese a los acuerdos firmados con empresas chinas, que son para un reflote a largo plazo. Las oportunidades para una compra a nivel simbólico de la marca por parte de los chinos o los indios no hacen sino aumentar.

Fuente | Automotive News
En Motorpasión | Saab, paralizada de nuevo por falta de liquidez de caja

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios