La nueva política de impuestos al coche en Francia no dejará a nadie indiferente

Síguenos

François Hollande

En Francia, el Gobierno de François Hollande ha decidido apretar las tuercas a los automovilistas dependiendo de los coches que elijan. Desde el día 1 se ha impuesto un sistema de bonus-malus que ofrece desde un descuento de 7.000 euros hasta un estacazo de 6.000, en funcioń de las emisiones de CO₂/km.

La idea del ejecutivo galo es que se fomente la venta de coches pequeños y de bajas emisiones, mientras que los coches de mayores emisiones sean muy penalizados. En algunos tramos, los impuestos casi se han triplicado. Por debajo de 105 a 135 g/km el precio no se altera, ni sube, ni baja.

Por debajo de 105 gramos empezarán a recibir un descuento, que a los coches convencionales solo beneficiará en 200 euros salvo que sean de ultrabajas emisiones (como 89 gramos/km). Los híbridos de menos de 110 gramos reciben 4.000 euros de ayuda, los eléctricos puros 7.000 euros.

Tabla de impuestos en FranciaA partir de 150 gramos por kilómetro la cosa sube mucho, y a partir de 201 gramos, son 6.000 euros de recargo. En 2011 un modelo que emitiese 201 gramos pagaba 2.300 euros de recargo. Seguramente los recargos a los coches potentes o grandes compensen de sobra las ayudas a los más ecológicos. La banca gana.

¿Qué os parece esta medida? No es muy difícil plantarse en un CO₂ elevado con ciertos vehículos, como un monovolumen grande de gasolina, que vería muy poca distancia en precio a una versión Diesel. Y Francia tiene una dieselización del parque muy elevada.

El tiempo dirá si esta medida es razonable, o si los franceses van a tener que hacer como Gerard Depardieu y emigrar para comprarse un coche sin que le crujan a impuestos. De todas formas, en España es peor, un coche de 60.000 euros (PFF) y 201 gramos paga un 14,75% de impuesto de matriculación: 8.850 euros.

En Motorpasión Futuro | Francia o la estrategia del palo y la zanahoria con las emisiones

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios