Sigue a Motorpasión


Comparativa Plan PIVE, Plan 2000E y Plan VIVE
Concepto Plan PIVE Plan 2000E Plan VIVE
Ayuda Económica 2.000 euros 2.000 euros Intereses financiación
Pagadores Ayuda 1.000€ Estado + 1.000€ Fabricante 500€ Estado, 500€ CCAA, 1.000€ Fabric 100% Estado
Valor del vehículo 25.000 €
(21% IVA no incluido)
30.000 €
(18% IVA incluido)
30.000€
(16% IVA incluido)
Vehículos subvencionables Clase A ó B del IDAE Hasta 120 gr/CO2 Sin requisitos
Entrega de vehículo No
Presupuesto 75 millones euros 100 millones euros 1.200 millones de euros financiables
Duración 11/2012 a 03/2013 05/2009 a 05/2010 11/2008 a 05/2009
Elaboración propia – www.motorpasion.com

Tal y como ya os hemos comentado, desde el pasado lunes podemos optar por la compra de un vehículo favoreciéndonos del Plan PIVE siempre y cuando cumplamos las condiciones de dicho plan. No obstante, es realmente interesante comparar los últimos planes de ayuda que se han impulsado al sector del motor, como han sido el Plan PIVE, el Plan 2000E y el Plan VIVE.

Los orígenes de estos planes se remontan al año 2009, a partir de los planes de estímulo que impulsó el Gobierno de Zapatero dentro de una ramificación del Plan E para el estímulo de la economía. Desde este año, los planes de ayuda para el sector del automóvil han sido casi continuos en el tiempo, buscando mantener las ventas de un sector, que pasó de de vender 1.649.292 de vehículos en 2005 a perder la barrera psicológica del millón de vehículos en el 2008.

De la subvención de los intereses a la ayuda directa para la compra de vehículo

La evolución de los planes de ayudas a la compra de vehículos ha variado sustancialmente. El primer plan aprobado que sustituyó al Plan Renove, se fundamentó en la subvención a los intereses de la financiación y fue un plan que hubo que rectificar a posteriori, subiendo la cuantía subvencionable a tipo de interés cero desde los 5.000 euros a los 10.000 euros por vehículo, y fijando unos intereses máximos del 2,5% para el comprador del vehículo.

No obstante, este sistema no terminaba de encajar realmente en la economía del usuario, dado que el descuento futuro sobre intereses es un descuento “intangible” en el momento de la compra y los siguientes planes, Plan 2000E y el actual Plan PIVE articulan ayudas directas a los compradores. En los casos de ayudas directas, en el Plan PIVE y el Plan 2000E han requerido siempre la subvención directa del fabricante o concesionario absorbiendo el mismo importe que se abona mediante subvención pública por descuento directo en el importe del vehículo.

Por último, el Plan PIVE ha corregido una deficiencia del Plan 2000E que ha sido excluir de la participación en las subvenciones a las comunidades autónomas. Recordemos que con el Plan 2000E, cada comunidad terminó ofreciendo unos baremos diferentes de ayudas, bien superando los 500 euros, como hizo Galicia con su Plan 2000E propio o bien no subvencionando nada por la adquisición del vehículo como ocurrió inicialmente en Madrid.

De la subvención por compra de automóvil, al objetivo ecológico de renovación del parqué de automóvil

Dentro de la comparativa de los planes de ayuda, también podemos comprobar cómo hemos pasado de un Plan VIVE que no exigía la entrega de vehículo para acogerse al plan y la inexistencia de limitación de subvenciones para la compra de vehículos menos contaminantes, a unos programas de ayuda que han exigido la entrega de un coche para desguace y a unas limitaciones en el nivel máximo de emisiones de CO2. Para el caso del Plan PIVE, se exige la clasificación energética A o B del IDAE, abarcando a gran cantidad de vehículos.

Dentro de las políticas económicas de todos los Gobiernos, las medidas ecológicas, que favorezcan la protección del medio ambiente y tecnologías menos contaminantes son prioritarias. Ahora bien, cabe destacar si la limitación de la clasificación B es demasiado alta o no, para que se puedan poner en marcha estas políticas ecológicas con la renovación del parque de automóvil.

Cambiar el vehículo por las ayudas o no cambiarlo, esa es la cuestión

Todas estas ayudas económicas tienen también la finalidad del sostén de la industria del automóvil en nuestro país, industria que tiene un aporte a la economía del 10% en términos de PIB y que da empleo a unas 300.000 personas (6,2% del PIB sólo para automóviles). Dentro de este debate, siempre se lanza el retorno positivo para la economía del país por la vía de recaudación de impuestos por IVA e impuesto de matriculación y por la moderación del consumo de derivados del petróleo.

Pero aún así, a efectos de decisiones personales que entran dentro de la esfera de la economía doméstica, nos encontramos con la disyuntiva habitual de cualquier familia ¿merece la pena aprovechar un descuento de 2.000 euros para cambiar de coche? ¿realmente necesitamos cambiar de coche? Este interrogante, es el que se resuelve comprobando la evolución de las ventas de los vehículos.

En Motorpasión | Plan PIVE a fondo: preguntas y respuestas, El Gobierno aprueba el Plan PIVE, Plan 2000E: guía práctica, Las nuevas condiciones del Plan VIVE

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios