Sigue a Motorpasión

fangio-pilotando-maserati

Fangio a los mandos de un Maserati

Hoy se conmemora el centenario del nacimiento de Juan Manuel Fangio, uno de los mejores pilotos en la historia del automovilismo deportivo. En Motorpasión queremos rendir un pequeño tributo a este gran deportista y qué mejor forma de hacerlo que recordando sus gestas.

Los números hablan por sí mismos: cinco campeonatos del mundo de Fórmula 1 en nueve temporadas, 24 victorias en 51 carreras, 29 pole positions, 23 vueltas rápidas en carrera y 245 puntos conseguidos en el mundial de Fórmula 1.

Un palmarés impresionante obtenido con marcas distintas, lo que convirtió a Fangio en el mejor piloto de su época, que no comparo con ningún piloto actual porque los escenarios históricos son distintos y por ello incomparables.

Fangio, los primeros años

fangio-equipo-maserati

Juan Manuel Fangio nació el 24 de junio de 1911 en Balcarce, Argentina, en el seno de una familia humilde de inmigrantes italianos. Desde su juventud y tras terminar el servicio militar, trabajó como mecánico, mezclando esta vocación con su otra gran pasión, el fútbol.

Fangio se inició en el mundo de las carreras en su país natal. La primera prueba en la que participó conducía un taxi de la marca Ford.

En 1940 ganó el Gran Premio del Norte, una carrera durísima, (podemos imaginar las carreteras de la época), de casi 10.000 km. Un viaje de ida y vuelta entre Buenos Aires, (Argentina), y Lima (Perú), con etapas en Los Andes.

Dos semanas aproximadamente duraba la carrera, por caminos infernales, sin asistencia mecánica de ninguna clase, donde piloto y copiloto debían arreglar sus problemas al final de cada etapa con lo que llevaran a en el coche.

Juan Manuel Fangio se proclamó Campeón Nacional Argentino en las temporadas 1940 y 1941. A Fangio le hubiera gustado entonces viajar a Europa para competir, pero el inicio de la II Guerra Mundial frustró sus planes. La oportunidad de dar el salto a la competición en el viejo continente se produjo en 1947, gracias al apoyo económico del gobierno del General Perón.

La etapa europea, Fangio forja su leyenda

1950

No fue hasta 1949, poco antes de cumplir 38 años, cuando empezó a despuntar en el circuito europeo. Esto le valió un volante oficial en la escudería Alfa Romeo en 1950. Su compañero de escudería fue el gran Nino Farina, que se proclamó campeón del mundo de la recién estrenada Fórmula 1 en su primer año.

Fangio fue segundo, ganando los grandes premios de Mónaco, Bélgica y Francia. Nino Farina ganó otros tres, pero puntuó en otros donde Fangio no pudo terminar. Al final Farina ganó el mundial por tres puntos sobre Fangio con igual número de podios, aunque Fangio hizo cuatro pole position frente a dos de su compañero. El equipo Alfa Romeo dominó de forma aplastante la edición de 1950, ganando seis de las siete carreras.

fangio-piloto-alfa-romeoFangio, piloto de la escudería Alfa Romeo

1951

El primer mundial para Fangio llegó en 1951, cuando contaba con 40 años de edad. La temporada de 1951 fue un duelo entre coches italianos (Ferrari y Alfa Romeo), conducidos por pilotos argentinos (Fangio y José Froilán González) e italianos (Giuseppe Farina y Alberto Ascari). Fangio consiguió el título a los mandos de un Alfa Romeo, con tres victorias y 5 podios.

fangio-1952

1952

En la temporada de 1952, Juan Manuel Fangio sufrió un accidente en el circuito italiano de Monza, que le alejó temporalmente de la competición, un año en blanco para el gran campeón argentino. Este año fue Ferrari, con Piero Taruffi que ganó la primera carrera y Alberto Ascari, que ganó otras seis, el dominador absoluto del mundial.

1953

Repuesto del accidente, Fangio volvió a los circuitos en la temporada de 1953, ganada nuevamente por Alberto Ascari a los mandos de un Ferrari. Fangio terminó segundo pilotando un Maserati. Curiosamente, Alberto Ascari ganó el Gran Premio de Argentina, primero de la temporada, y Fangio el Gran Premio de Italia, último de ese año.

1954

Juan Manuel, alias “El Chueco”, fue profeta en su tierra al ganar el Gran Premio de Argentina y en la temporada 1954 Fangio se proclamó campeón del mundo conduciendo dos coches distintos. Con Maserati, además del gran premio de su país natal, ganó también el Gran Premio de Bélgica. Con Mercedes, ganó los grandes premios de Francia, Alemania, Suiza e Italia.

Fangio-gp-europa-nurburgring-1954Fangio, GP de Europa, Nürburgring (Alemania), 1954

1955

En la temporada de 1955, el dominio de Fangio y la escudería Mercedes fueron aplastantes. De las siete carreras, Mercedes ganó cinco, cuatro fueron para el argentino y la otra de su compañero Stirling Moss. Fangio se coronó campeón del mundo doblando casi en puntos al “eterno segundo” británico. Este fue el año del trágico accidente de Le Mans que ya os he referido, donde Fangio se salvó milagrosamente de estar involucrado en la tragedia.

fangio-gp-buenos-aires-1955Fangio, GP Buenos Aires (Argentina), 1955. De nuevo profeta en su tierra

1956

En 1956, Juan Manuel Fangio se proclamaba por cuarta vez y tercera consecutiva, campeón del mundo de Fórmula 1, esta vez a los mandos de un Ferrari. Ganó los grandes premios de Argentina, Reino Unido y Alemania. Stirling Moss volvió a quedar segundo, pilotando un Maserati. En tercer lugar quedó, el también británico, Peter Collins, compañero de escudería de Fangio.

1957

La temporada de 1957 supuso la vuelta a Maserati de Fangio y su quinta corona mundial. Ganó cuatro carreras (Argentina, Mónaco, Francia y Alemania), quedando segundo nuevamente, a los mandos de un Vanwall, Stirling Moss (que ha debido soñar con Fangio toda su vida, dicho con todo respeto por el gran piloto inglés).

fangio-maserati-250f

El 4 de agosto de 1957 Fangio conseguía su quinto mundial, el cuarto consecutivo, a los mandos de un Maserati 250 F. Esta carrera se considera la más importante de su vida deportiva. Tras un problema en un repostaje, tuvo que recuperar posiciones pilotando de manera magistral, adelantando en la última vuelta a los dos pilotos de Ferrari, Mike Hawthorn y Peter Collins. Al concluirla, el propio Juan Manuel confesó haber conducido “en estado de gracia“.

De su relación con la firma del tridente, Fangio pronunció unas palabras que han pasado a la historia, de la marca y del mundo de la competición en general.

He corrido y he vencido con coches de todas las marcas, pero siempre he tenido una relación muy especial con Maserati. No sólo eran coches fiables, seguros y de vanguardia, también mantenía una relación de amistad y se generaba una atmósfera especial entre la marca y yo. Me sentía como en casa.

El argentino se retiró oficialmente de la Fórmula 1 en 1957 y tras ganar carreras en otras modalidades, Fangio se retiró definitivamente en 1958. “El Chueco”, a lo largo de su vida deportiva, había ganado muchas más carreras, aquí solo he repasado aquellas que le permitieron conquistar los cinco campeonatos del mundo de Fórmula 1.

Una mañana en el circuito de El Jarama

No recuerdo con exactitud el año, fue entre 1975 y 1976, ha pasado demasiado tiempo. Fangio había sido invitado a un evento privado en el circuito de El Jarama, en Madrid, (España). Un Fórmula 1 de hacía dos temporadas iba a ser probado por un número muy reducido de personas, entre periodistas y pilotos.

Tuve la suerte de poder acudir. Había visto a Fangio en varias ocasiones en años anteriores durante la celebración del GP de España. Ese día tuve el privilegio de ser presentado y poder cruzar con él algunas palabras. Fueron pocas, era muy joven y bastante tímido (lo sigo siendo).

Cuando llegó el momento que tanto había esperado, apenas pude articular un “Es un honor para mi, señor, poder estrechar su mano“. No recuerdo la contestación, solo su mirada y la dulce sonrisa con la que me obsequió.

fangio-1986-mercedesFangio en 1986 durante un homenaje pilotando un Mercedes

En mi grupo iba un mecánico, un hombre de mediana edad con las manos negras por esa grasa que no se quita por mucho que te laves. También le saludó. Cuando la atención se centró en el equipo de Fórmula 1 y en los invitados, busqué con la vista al campeón. Allí estaba, apartado para no molestar, sumido en una animada conversación con el viejo mecánico, su colega, hablando de lo que más apasionaba a los dos: los coches y las carreras.

En palabras del escritor francés Paul Brulat: “Basta un instante para hacer un héroe y una vida entera para hacer un hombre de bien“. Fangio tuvo muchos momentos heroicos y una vida entera como ejemplo a seguir.

No deseo cerrar la biografía de D. Juan Manuel, los héroes viven siempre. Dejamos aquí la historia, en aquella soleada mañana en El Jarama. Y para todos vosotros, como tributo final al más grande, este vídeo entrañable, un documento histórico, Fangio al volante.

Ve el video en el sitio original.

Imagen | Maserati (I y II), Alfa Romeo (III), Wikipedia (IV, V, VII y VIII), Media Daimler (VI)
Vídeo | YouTube
En Motorpasión | Fangio y la velocidad de las tortugas | El Maserati 250 de Paco Godia, en exposición por primera vez en España

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios