Síguenos


Tom Gloy: “Tuve un T-bird original y estaba encantado con él, pero no me gustaba conducirlo. Lo tuve 10 años y lo vendí.

Es lo que suele ocurrir en ciertas ocasiones cuando compras un coche con el corazón, la estética del coche te encanta, pero las prestaciones y/o facilidad de conducción no acompañan. Y eso era lo que pasaba con los T-Bird’s de los años 50. Diseñados para ser a la vez un coche con estilo y con prestaciones de deportivo, lo segundo quedó solo en el intento.

Tras vender su T-Bird, Tom Gloy seguía añorando su descapotable, hasta que encontró este 1957 Ford Thunderbird “Bluebird”, que era lo que él esperaba de los T-Bird’s, un coche con estilo y con prestaciones de deportivo.


Esas prestaciones se consiguen gracias a incluir elementos de otro grande americano, el Chevrolet Corvette. El motor que equipa este T-Bird es un small block Chevy Street & Performance LS1, unido a una caja de cambios de 6 velocidades que manda la tracción al tren trasero, de suspensión independiente, de otro Corvette. La suspensión delantera también es independiente, y proviene de Kugel Komponents. Dirección asistida y frenos de disco en las cuatro ruedas son otras de las mejoras de este precioso T-Bird.

En el interior también se pueden ver grandes obras de ingeniería, como los asientos Porsche tapizados en cuero azul y calefactados por elementos de Saab con los reposacabezas eléctricos de BMW. El salpicadero también ha sido tapizado con cuero azul, e incluye los relojes del Dodge Viper.

Un interior precioso que más de un coche actual quisiera para él.

Vía | Custom Rodder (en inglés)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario