Sigue a

Una chica Un chaval de pasajero en un utilitario por Tenerife es sorprendido por el sonido atronador de un Ferrari F430 Spider. Tal es el subidón de temperatura que empieza a perder refrigerante y a gotear por uno de los manguitos (él, no el Ferrari). El sonido de escape del cavallino acaba enmudecido por el climax del pasajero en cuestión.

Que levante la mano quien se ha puesto tan al corte de inyección al ver un coche de estos. Si llega a parar en un semáforo en rojo y el propietario se ofrece a darle un paseo, a esta mujer este chaval le da un infarto. Para que luego se diga que con un Ferrari no se liga llama la atención. Esto es Motorpasión en estado puro, queridos amigos.

NOTA: Me he colado, es un niño y se llama Jorge, se confirma en el minuto 1:00. Perdonad los tachones.

Vía | Carscoop

Vídeo | Youtube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios