Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona

Vamos a mantener nuestro vehículo limpio

Descárgate el catálogo Configura tu Toyota Prueba de vehículo Promociones del mes Encuentra tu concesionario Lista de precios

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Clean Car

Hoy vamos a tratar un tema diferente y que no es otro que la limpieza de nuestro vehículo, tanto exteriormente como interiormente. No solamente un correcto mantenimiento mecánico hará que nuestro automóvil nos dure más tiempo y durante más kilómetros sino que una limpieza periódica también ayudará, además que mejorará también nuestra seguridad vial.

Como en la mayoría de las cosas, la limpieza del vehículo puede llegar tan lejos como las ganas o el tiempo que tengas. Habrá gente que preferirá lavarlo de una forma rápida pero efectiva y otros que les gustará echarse su tiempo en dejarlo perfecto como si estuviese recién salido de la fábrica.

Lavado exterior de nuestro vehículo

Clean Car

Para el lavado exterior de nuestro vehículo podemos optar entre tres posibilidades. La primera y más cómoda para nosotros será llevarlo al túnel de lavado. Por un precio de entre tres y diez euros, dependiendo del túnel y del programa que elijamos, él se encargará de limpiarlo exteriormente. Incluso en algunos casos hacen lo propio con los bajos y las llantas.

La ventaja de este método es que nos tomará menos de cinco minutos, el coche quedará bastante limpio y podremos esperar con las manos cruzadas. Su inconveniente: la agresividad de los rodillos que acabará dejando pequeños rayonazos en la carrocería. Y en algunos casos, si tenemos barro por ejemplo, no conseguirá eliminarlo de forma efectiva de los pasos de rueda o parte baja de las aletas.

El segundo método que podemos elegir es del lavado a presión. Lo podemos hacer nosotros mismos en la gasolinera y si el coche no está muy sucio, prácticamente con el jabón y el agua que proyectamos desde la manguera nos dejará limpio el coche, pudiendo hacer énfasis en determinados lugares que estén más sucios.

Clean Car

De este deriva el lavado a fondo o detallado del vehículo en el que mediante cubos de agua (un par de ellos), productos específicos y mucho tiempo (dos o tres horas) dejaremos el vehículo como recién salido del concesionario. Lo ideal es tener un sitio donde hacerlo porque en la calle está prohibido y en algunas gasolineras tampoco por el tiempo que se invierte en ello.

Este último método es para fanáticos de la limpieza que les gusta tener el coche siempre como el primer día, con la pintura en perfecto estado y en la que podamos vernos reflejados. Al acabar, estaréis cansados pero muy satisfechos aunque aseguraros que no va a llover en los próximos minutos…

Lavado interior de nuestro vehículo

Clean Car

Para el lavado interior también tenemos tres opciones y no, la de meterlo en el túnel de lavado con las puertas abiertas no es una de ellas. En este caso la primera opción es hacerlo nosotros mismos, con las aspiradoras disponibles en las gasolineras.

Por uno o dos euros y un cuarto de hora aspiraremos el vehículo completamente y con unos minutos más le podemos quitar el polvo del salpicadero y otros lugares. No nos olvidemos de los cristales, sobre todo del delantero. Aquí bien vale invertir un poco de tiempo y dejarlo limpio y sin restos de grasa que harían incómodos reflejos con sol o por la noche.

Si de nuevo vamos justos de tiempo lo mejor es que lo hagan profesionales. A partir de diez euros suele hacerse una limpieza completa del interior y a partir de ahí, a medida que sube el precio incluirá tratamientos especiales para las gomas, los plásticos del salpicadero, las alfombrillas, moquetas, asientos (sobre todo si son de cuero para que se mantengan en plena forma).

Clean Car

Todo esto último también lo podemos hacer nosotros. Con paciencia, productos y consejos que se pueden encontrar en foros específicos podemos dejar nuestro vehículo que bien se podría comer dentro de él. O no, porque lo mancharíamos y tendríamos que volver a empezar.

¿Por qué comentaba antes el tema de la seguridad vial? Pues al igual que hablábamos de lo importante que es mantener la luna delantera limpia para tener una óptima visión de todo lo que nos rodea, en el interior ocurre algo parecido.

Una alfombrilla rota o con formas viciadas puede hacer que se nos lie en un pie o nos bloquee uno de los pedales, al igual que un túnel central lleno de cosas sueltas o bandejas que parecen un escaparate y que en caso de colisión puede convertirse en una auténtica lanzadera de misiles.

Cuanto menos trastos innecesarios llevemos en el coche mejor. Que no se convierta en nuestro trastero ya que además, influirá muy negativamente en el consumo del coche.

Foto | The National Archives UK, Mikecogh, Paul Holloway, Salvationmedia, Phil Denton

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario