Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Qué pasaría si los frenos automáticos fuesen obligatorios en los coches?

¿Qué pasaría si los frenos automáticos fuesen obligatorios en los coches?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Toyota ha anunciado hace sólo unos días que, para finales del próximo año 2017, prácticamente todos sus coches nuevos comercializados en Estados Unidos dispondrán del sistema de frenado automático. Esta tecnología de seguridad activa es relativamente fácil de encontrar en modelos de gama alta o en los acabados más completos (y caros).

Sin embargo, el fabricante japonés se ha “obligado” a sí mismo a ofrecerlo de serie en la mayoría de sus coches desde los equipamientos más asequibles, tanto en la marca Toyota como en Lexus. Esto posicionará a los modelos de ambas marcas en un lugar más alto respecto a la mayoría de sus rivales en lo que a seguridad de serie se refiere. La seguridad en el tráfico es algo primordial y tener que pagar un extra por salvar vidas, por mucho que nos duela, es el pan nuestro de cada día a la hora de adquirir un coche.

¿Cuántos atropellos ocurren anualmente en España?

Repasando los datos de accidentes de tráfico de 2014 en la web de la DGT, vemos que en ese año tuvimos nada menos que 12.863 peatones víctimas de atropello en España, de las cuales 1.902 tuvieron que ser hospitalizados durante varios días. Por desgracia, de esas casi 13.000 víctimas, 336 fallecieron debido al atropello.

Si todos los coches equiparan el sistema AEB se reducirían los accidentes en un 13,9 % y, si además detectan peatones, podrían evitar el 30,7 % de los atropellos

Fuera culpa de un peatón que cruza por un lugar incorrecto o de un conductor que despistado arrolla a un transeúnte, seguro que una buena parte de todas estas víctimas se podrían haber evitado o, al menos, haber reducido considerablemente las consecuencias con un sistema de freno automático.

Según informa un estudio publicado por la Fundación Mapfre, si todos los coches equiparan este sistema, también conocido como AEB, se reducirían los accidentes en un 13,9 % y, si además detectan peatones, podrían evitar el 30,7 % de los atropellos. En el caso de las versiones capaces de reconocer ciclistas, los datos son aún más llamativos, con una reducción del 45,4 %. Si aplicamos estos porcentajes a las víctimas mortales por atropello en 2014, el resultado sería de “sólo” 233 peatones fallecidos y hubiéramos pasado de 46 a 25 en el caso de los ciclistas.

La cámara que evita el accidente

Toyota quiere reducir las cifras de atropellos y choques por alcance. Por ello anuncia integrar el sistema de freno automático en prácticamente todos sus modelos para 2017, concretamente en 25 de los 30 modelos disponibles en el mercado estadounidense.

Este sistema es capaz de detectar personas en vías urbanas, mediante una cámara/radar instalada en la parte frontal del vehículo, además de la velocidad a la que nos acercamos a ellos. De esta forma, si el sistema observa que la distancia entre nosotros y el peatón se acorta rápidamente, nos mandará avisos luminosos y/o sonoros.

Si unos instantes después el conductor no ha reaccionado y el alcance resulta prácticamente seguro, aplica una elevada fuerza de frenado de forma totalmente autónoma, lo que en muchos casos evitará el accidente. De no evitarlo, disminuirá considerablemente la fuerza del impacto, por lo que las consecuencias se pueden calificar de mínimas en comparación con el mismo tipo de golpe si el sistema no hubiera actuado y el atropello se produjera a 50 km/h, por ejemplo.

Este sistema es capaz de detectar personas en vías urbanas, mediante una cámara/radar instalada en la parte frontal del vehículo, además de la velocidad a la que nos acercamos a ellos.

Lo mismo ocurre en los casos de golpe por alcance a otro vehículo. Las lesiones físicas de las personas en estos casos no son comparables con las de un atropello (si llevamos el cinturón de seguridad obligatorio), pero es fácil que los ocupantes del coche alcanzado sufran un esguince cervical o similar. Con el efectivo sistema de frenado automático, también nos ahorraríamos estas lesiones.

Jim Lentz, CEO de Toyota en Norteamérica, ha declarado al respecto que “los asistentes tecnológicos pueden hacer algo más que proteger en caso de accidente, pueden ayudar a prevenirlos”. “Estamos orgullosos de ayudar a esta industria en estandarizar los sistemas de frenado automático y llegar a los clientes más pronto que tarde”.

El freno automático no será obligatorio hasta 2022

Ahora la cuestión es: ¿Por qué no todos los vehículos cuentan con el freno automático? Se salvarían muchas vidas al año y muchas personas pasarían de ser trasladados al hospital, y estar allí unos cuantos días, a irse a casa sólo con un pequeño susto en el cuerpo.

Toyota Precollision grafico

La legislación estadounidense obligará a equipar el freno automático a todos los nuevos vehículos a partir de septiembre de 2022, pero eso es dentro de nada menos que seis años. Otro aspecto positivo es que prácticamente el 100 % de las marcas comercializadas en América del Norte se han unido para cumplir con este objetivo satisfactoriamente.

La legislación estadounidense obligará a equipar el freno automático a todos los nuevos vehículos a partir de septiembre de 2022

Si miramos por un lado material y mucho menos importante, también hay que tener en cuenta que si todos los coches del mercado equiparan este sistema, las pólizas de seguros serían más económicas, gracias al menor número de accidentes y a la menor gravedad de los mismos, ya que buena parte de las colisiones se producen en vías urbanas.

Según un estudio del Instituto Americano de Seguros para la Seguridad Vial (IIHS), con este sistema se han llegado a reducir, en algunos modelos, las cifras de golpe por alcance en un 22 %. Además, según informa la aseguradora Volvia, puede reducir las indemnizaciones por parte de las aseguradoras a usuarios en un 50 % y los costes de reparación en un 20 %.

Por desgracia para nosotros, en Europa el freno automático sólo es obligatorio en los vehículos pesados. Por otro lado, en los test de accidentes EuroNCAP se tiene muy en cuenta si un vehículo lo incorpora o no, además del propio funcionamiento del mismo. Esto es determinante a la hora de que un modelo consiga las valiosas cinco estrellas EuroNCAP, que tanta confianza dan al consumidor final.

Pequeños golpes de grandes presupuestos

También debemos mirar por nuestro propio bolsillo y tomarlo como una inversión. Hay que tener en cuenta que es relativamente fácil chocar con el coche de delante en vías urbanas a baja velocidad y causar unos daños en nuestro turismo que nos obliguen a pasar por el taller de chapa y pintura. El caso más habitual es al incorporarnos a una rotonda.

Con este sistema se han llegado a reducir las cifras de golpe por alcance en un 22 %. Además, puede reducir las indemnizaciones por parte de las aseguradoras a usuarios en un 50 % y los costes de reparación en un 20 %

Paramos detrás de otro vehículo, el conductor de delante hace un amago de salir, nosotros aceleramos pensando que ya está dentro de la rotonda mientras miramos a nuestra izquierda y de forma repentina el coche de delante frena. Sin margen de reacción, nos damos cuenta de ello cuando notamos el golpe. Este simple hecho aumenta considerablemente su peligrosidad si el vehículo al que alcanzamos es una bicicleta o una moto.

Realizamos el parte del seguro, llegamos tarde al trabajo y cuando llegamos al taller nos muestran el presupuesto. Hay que reparar paragolpes y pintarlo, cambiar una rejilla, un antinieblas más uno de los faros principales que también se ha roto. Vemos el precio y nos echamos las manos a la cabeza por un golpe a 20 km/h.

Toyota Safety Sense, la tecnología que ya asegura la carretera

Algunos fabricantes como Toyota, llevan mucho tiempo con el objetivo de mejorar la seguridad en nuestras carreteras a base de desarrollar e implementar múltiples sistemas de seguridad activa. Una buena prueba de ello es el conjunto de ayudas que el fabricante denomina Toyota Safety Sense. Además del freno automático denominado “sistema de seguridad pre-colisión con detector de peatones”, recoge otros sistemas de seguridad activa como el avisador de cambio involuntario de carril, el control inteligente de inteligente de luces de carretera o el control de crucero adaptativo.

Esto permite a su conductor circular con una mayor seguridad, comodidad y facilidad en todo tipo de vías y situaciones; desde que arranca el vehículo hasta que se baja de él habiendo pasado antes por numerosas intersecciones, realizado adelantamientos e incluso encontrarse con una retención inesperada.

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos