Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Probamos el Toyota AYGO x-clusiv descapotable, para ver otra ciudad

Probamos el Toyota AYGO x-clusiv descapotable, para ver otra ciudad
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Hace unos meses nos pusimos a los mandos, por primera vez, de la actual generación del Toyota AYGO. En aquel momento ya te contamos cómo era a nivel estético en su versión x-cite y las particularidades de su habitáculo. Ahora acabamos de probar el acabado x-clusiv, cuyos cambios estéticos son bastante leves, aunque cabe destacar que cuenta con un techo que es de lona y corredizo, casi como si de un descapotable se tratara.

El AYGO es el modelo más pequeño de Toyota y, por consiguiente, su hábitat es la vía urbana. En la ciudad destaca por su facilidad a la hora de aparcar, a lo que también nos ayuda la cámara de visión trasera, y su fluidez para moverse como pez en el agua entre el tráfico y por callejuelas estrechas. Pero vayamos poco a poco y por partes.

Un techo descapotable para el AYGO x-clusiv

Prueba Toyota Aygo Exteriores 13

Como decíamos, el principal cambio a nivel estético de esta unidad de pruebas con acabado x-clusiv respecto al resto de acabados es su techo. Cuenta con una lona que descubre un hueco de una superficie de 1,3 metros cuadrados aproximadamente cuando la recogemos en la parte posterior del techo; operación que se realiza eléctricamente y con solo utilizar un botón.

Techo Prueba Toyota Aygo Exteriores

Al despejar el techo, además de retraerse y plegarse en la parte trasera, se despliega un elemento muy importante en todo buen descapotable: un cortavientos. De no ser por él, sería prácticamente impensable recorrer varios kilómetros fuera de la ciudad con el AYGO a cielo descubierto. Este elemento reduce las turbulencias llegadas al habitáculo, mejorando considerablemente el confort interior cuando soltamos la melena del urbanita.

Caballos para la ciudad 

Ciudad Prueba Toyota Aygo Exteriores

A nivel mecánico todo se mantiene. Es decir, el Toyota AYGO se ofrece únicamente con el motor 1.0 de tres cilindros de gasolina con 69 caballos y 95 Nm de par. Pueden parecer pocos caballos, pero para un coche que pasará la mayor parte de su vida en la ciudad es una potencia suficiente. Al ser un coche tan ligero, con menos de 900 kilos de peso, le permiten arrancar desde parado con muy buena respuesta en los primeros metros.

Camara trasera Prueba Toyota Aygo

Se puede asociar a un cambio robotizado de cinco velocidades o a una transmisión manual con el mismo número de relaciones. En nuestro caso hemos probado el manual. El manejo de la transmisión es suave, al igual que el del pedal de embrague, cuyo tacto es blando, algo que nos vendrá muy bien en las vías urbanas ya que no se nos cansará la pierna izquierda en atascos o tráfico denso. Como apunte, debemos decir que el freno también es suave y muy dosificable.

Trasera Prueba Toyota Aygo Exteriores

Toyota ha acertado con las relaciones de transmisión, ofreciendo una primera y una segunda bastante largas (en segunda velocidad supera los 100 km/h), acortándose de manera progresiva en tercera, cuarta y quinta. Esto nos evita utilizar constantemente la palanca de cambios en vías urbanas y llegar al corte de alimentación muy pronto en situaciones de aceleración.

En el Toyota AYGO, toda la parte mecánica está enfocada a la vida urbana. De esta manera, han dotado de mucha asistencia a la dirección, lo que mejora la agilidad en este tipo de vías y facilita las maniobras más lentas como el aparcamiento. El único apartado que se podría mejorar en este aspecto es la regulación del volante, que permite ajustarlo en altura pero no en profundidad. Igual que con la dirección ocurre con las suspensiones, que son blanditas y nos evitarán sentir cada resalto, a los que por suerte o por desgracia ya estamos tan acostumbrados en España, en nuestras vértebras.

Prueba Toyota Aygo Exteriores

Por otro lado, si abandonamos la ciudad y nos adentramos en vías secundarias, obviamente no tenemos las mismas ventajas. Por carreteras ratoneras echaremos en falta algún que otro caballo extra en las pendientes y en adelantamientos, sobre todo si circulamos con el climatizador activado en fechas tan calurosas como éstas. Si queremos divertirnos, sus reducidas dimensiones de 3,46 metros de largo y el característico sonido de su motor nos sacarán alguna que otra sonrisa, pero también aparecerán balanceos de carrocería.

Puertas Prueba Toyota Aygo Exteriores

Por autovías y autopistas, el interior del Toyota AYGO es menos silencioso que en la ciudad, algo muy propio de coches de este segmento, pudiendo percibir ruido aerodinámico. Pese a que no es su hábitat más habitual, no tendremos problemas en realizar trayectos por este tipo de vías. Es lógico que no dé la misma confianza que una berlina del segmento D como puede ser el Avensis. Sus compactas dimensiones y puesta a punto, que tan buen comportamiento le dan en ciudad, lógicamente no le otorgan beneficios en vías rápidas. Pero este es un coche creado para la ciudad.

Consumos

Prueba Toyota Aygo Detalles Interiores

El motor tricilíndrico no se muestra para nada sediento en este cuatro plazas de cinco puertas. De hecho, si somos cuidadosos con el pie derecho y no lo exprimimos constantemente obtendremos unos registros muy ventajosos y económicos. Aunque también sorprende que exigiéndole en todo tipo de vías y a un régimen de revoluciones bastante elevado será complicado pasar de los 7 litros.

Prueba Toyota Aygo Motor

En vías urbanas, conduciendo de una forma normal y sin miramientos por el consumo, estaremos rondando habitualmente los 6 litros cada 100 kilómetros recorridos; lo que es una cifra bastante decente ya que no buscamos la máxima eficiencia y si teníamos que apurar el motor lo hacíamos.

Volante Prueba Toyota Aygo Detalles Interiores

Por su parte, donde mejores registros obtenemos es en las carreteras de doble sentido. En las vías de entre 80 y 100 kilómetros por hora, si somos un poco cuidadosos con el pedal derecho a la hora de ganar velocidad y aunque circulemos con el climatizador en condiciones de alta temperatura exterior, no será ningún milagro que el cuadro de instrumentos nos informe de unos registros ligeramente por debajo de los 5 litros a los 100.

Techo Prueba Toyota Aygo Detalles Interiores

En autopistas, con cruceros de 120 kilómetros por hora, nos hemos movido entre los 5,2 y los 5,5 litros, dependiendo de la orografía del terreno y de los ocupantes que fuéramos en el urbano de Toyota.

Precio del Toyota AYGO x-clusiv

Logo Prueba Toyota Aygo Detalles Exteriores

La unidad que ves en las imágenes con acabado x-clusiv, el más alto, es la que hemos probado. Cuenta con un equipamiento bastante completo para este tipo de coches como son el climatizador automático, asientos de cuero negro con reposacabezas integrado, limitador de velocidad, cámara de visión trasera, navegador (opcional), pantalla táctil de siete pulgadas, mandos en el volante y ayuda al arranque en pendiente, entre otros.

No nos debemos olvidar del techo practicable con una gran superficie del mismo que se puede quedar al descubierto, los antinieblas delanteros, llantas de 15 pulgadas de cinco radios en acabado bitono, frontal también bitono con la “X” en color “plata pulido”, y luces automáticas con luz diurna de LED.

En total, su precio es de 12.400 incluyendo promociones y el Plan PIVE. El único elemento opcional que equipa nuestra unidad de pruebas es el navegador, que tiene un sobreprecio bastante aceptable de 350 euros.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos