Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

La batería dual de carbono para híbridos, a fondo

La batería dual de carbono para híbridos, a fondo
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

En el terreno de las baterías eléctricas para coches híbridos no hay descanso en los programas de I+D. Los objetivos originales siguen siendo válidos, a saber: mejorar su capacidad para conseguir autonomías más razonables, que rivalicen con la autonomía de los motores de combustión; conseguir tiempos de carga mucho menores; lograr que las baterías duren muchos más ciclos completos de carga y descarga.

Para conseguir esos objetivos es necesario experimentar probar las soluciones más pintorescas, pero en este caso una de las características de la batería dual de carbono es precisamente eso, la presencia de carbono tanto en el ánodo como en el cátodo. De hecho lo de "dual carbon", como se dice en inglés, viene precisamente de los dos electrodos fabricados con carbono, algo que resulta clave para conseguir la alta densidad energética, lo económico de su producción, la seguridad intrínseca y su fiabilidad, por no hablar de los beneficios medioambientales.

Recarga 20 veces más rápida, y además dura más. ¿Será cierto?

Sobre el papel las características de este nuevo tipo de batería "dual" de carbono son inmejorables. Harían morder el polvo a las "clásicas" baterías de ion-litio, pero dado que la mayoría de los fabricantes de coches híbridos han apostado por el ion-litio a largo plazo, queda mucho que hacer en el terreno comercial para ir ganando cuota de mercado. Y antes de vender la piel del oso, hay que cazarlo.

En la versión de pruebas en el laboratorio se consiguieron las marcas que hacen de abanderadas a la hora de vender el producto: tiempos de carga 20 veces menores y unas 300 millas de autonomía eléctrica (aproximadamente 482 km, algo que ya se puede considerar como una media distancia). Si además es un dispositivo que tiene mayor durabilidad en el tiempo, está claro que es un gran avance para lograr el despegue de los coches híbridos, y por supuesto de los híbridos enchufables con mayores capacidades, o los totalmente eléctricos.

La durabilidad es otro gran punto fuerte, pues triplica (siempre hablando de forma aproximada) la vida útil de las baterías de ion-litio, permitiendo unos 3.000 ciclos de carga y descarga completos frente a los casi 1.000 que puede durar una batería "tradicional".

Otras ventajas de esta singular batería son su capacidad de descarga completa sin riesgo de sufrir un cortocircuito que dañe la batería, y además es un dispositivo que no se calienta demasiado, con lo cual el ahorro en sistemas de refrigeración para la batería es considerable, tanto en coste económico, como en peso (permite conseguir coches más ligeros). Esa estabilidad térmica la hace más segura porque elimina el potencial riesgo de explosión (muy raro). Por añadidura permite mayor entrega de potencia, y es totalmente reciclable.

Parece la batería perfecta y sin duda puede suponer un acelerón importante en la implantación de la movilidad eléctrica, ya sea en la forma de híbridos con mayor autonomía en modo EV (enchufables o no), o en vehículos eléctricos al 100%.

El mercado de baterías eléctricas evoluciona viento en popa

El futuro es eléctrico pasando en buena medida por el vehículo híbrido. La lógica parece darnos a entender que, de forma progresiva, la parte 100% eléctrica irá tomando protagonismo a medida que se consiguen mayores capacidades, y por tanto mayores autonomías, menores tiempos de carga y más seguridad-estabilidad-fiabilidad.

Por este motivo, el mercado de las baterías eléctricas está en auge constante, y cada vez hay más demanda. De hecho, Toyota demanda el 28% de la producción mundial de baterías de este tipo, y la cosa no debería sino aumentar en los próximos años. Solo en los últimos 36 meses se triplicó la producción, algo derivado del aumento de cuota de mercado de los coches híbridos y de la mayor presencia de la parte eléctrica como en el caso del Toyota Prius Plug-in Hybrid.

Dar la entrada al mercado a las baterías basadas en el carbono sería equivalente a rebajar todavía más la barrera de entrada al mercado híbrido o eléctrico para muchos compradores indecisos, así que por eso estamos seguros de que estas serán las baterías del futuro. O, al menos, las baterías del futuro tendrán mucho en común con estas baterías duales de carbono.

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos