Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Frenos: cuándo cambiarlos y cómo hacer más eficaz tu frenada

Frenos: cuándo cambiarlos y cómo hacer más eficaz tu frenada
Guardar
15 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

De frenos hemos hablado más veces en el Espacio Toyota, porque son un sistema imprescindible para el uso normal de un coche, ya sea en los coches híbridos, o en los coches de combustión. Sin frenos no podríamos plantearnos salir de casa, lógicamente, igual que no lo haríamos si nos falta el pedal del acelerador.

Los frenos también tienen su desgaste, y hay que cambiar periódicamente las zapatas y comprobar el estado de los discos, pero suele ocurrir que esos cambios e inspecciones se incluyen en el programa de las revisiones oficiales, y muchas veces los conductores no nos enteramos de esa sustitución. En honor a la verdad, todo conductor debería saber o informarse de qué se ha hecho en la revisión del coche.

Cómo detectar que los frenos están perdiendo eficacia

La mejor manera de saber que los frenos están perdiendo eficacia es... estar atentos a las señales. En condiciones normales, cuando frenamos lo hacemos suavemente. Es muy raro, y por raro queremos decir poco frecuente, tener que pisar a fondo un pedal de freno en situaciones habituales. Incluso cuando es necesario aplicar el máximo de fuerza sobre el pedal, es poco frecuente que el conductor lo haga bien (y por eso existen sistemas como el BAS).

Al frenar suavemente, notar una caída en el rendimiento de los frenos no es fácil, y tendemos a darnos cuenta de que a los frenos les quedan pocos kilómetros cuando notamos los síntomas más evidentes:

  1. El pedal tiene más recorrido del normal.
  2. Notamos un pedal esponjoso.
  3. A la inversa, podemos sentir que el pedal está demasiado duro, que ofrece mucha resistencia a la pisada.
  4. De manera muy similar, el pedal parece tener menos recorrido del habitual (se puede confundir con la dureza excesiva del mismo).
  5. Al frenar con cierta decisión, se bloquean una o más ruedas.
  6. Al pisar el freno sentimos vibraciones.
  7. Si bajamos un puerto o una pendiente descendente muy larga, podemos notar que con el tiempo se pierde capacidad de frenado, al calentarse los frenos.
  8. Al frenar notamos que el coche oscila hacia un lado.
  9. El peor, y más notorio síntoma de que hay algo mal en los frenos es pisar el pedal y escuchar un chirrido (siempre que descartemos que se haya colado una chinita dentro).

¿Influye mi forma de conducir en cómo desgasto los frenos?

La respuesta corta es "por supuesto". ¿Cómo no va a afectar la conducción? La mejor manera de no gastar los frenos de forma prematura es utilizarlos lo menos posible, y siempre que se pueda, frenar con suavidad. Lógico, pero no siempre se hace así. Para frenar con suavidad, la mayoría de las veces hay que combinar dos "técnicas": ir tranquilos, y levantar primero el pie del acelerador, dejando rodar el coche y que actúe el freno motor.

Toyota Frenos Frenos al rojo, duran bien poco.

Esas técnicas suponen circular a una velocidad controlada y pisar con dulzura el acelerador, para evitar situaciones de "parrilla de salida de Gran Premio" en los semáforos de la ciudad, además de que debemos anticipar correctamente qué va a suceder después: ¿vendrá otro semáforo? ¿Un ceda el paso? ¿Un paso de cebra con peatones prestos a cruzar? En cualquier caso de los mencionados, apurar mucho significa que frenaremos con más fuerza de la necesaria, y eso significa que gastaremos más de lo necesario los frenos.

Sin embargo, ir tranquilos y dejar que el coche pierda velocidad de forma natural antes de pisar el freno ayuda a que duren más, mucho más. Eso puede hacer que, a veces, se nos vea como el típico conductor lento, pero si nos fijamos bien, la diferencia entre un recorrido conduciendo "rápido" y "lento", en ciudad, no nos va a dar mucha ventaja en tiempo. ¿Cinco minutos en total? ¿Y para eso corres?

Lo mismo podemos decir de la conducción en autovía. A velocidades legales, y si nos espera una salida normal (y con normal quiero decir que no sea una salida mal hecha que sea muy corta y que debamos aplicar frenos con decisión, que las hay), apenas tendremos que utilizar los frenos. Si tomamos el carril de deceleración y dejamos que el freno motor actúe, la velocidad bajará de forma adecuada y tan solo al final necesitaremos aplicar frenos con suavidad.

La forma de conducir incide totalmente en el desgaste de los frenos, y también en el tipo de desgaste.

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos