Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Fredric Aasbø, talento natural para el drift desde Noruega

Fredric Aasbø, talento natural para el drift desde Noruega
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Americanos y japoneses son la norma general en un mundo que sólo ellos saben entender. El drift forma parte de un estilo de vida y una manera de comportarse que a los europeos nos cuesta. Drift es puro espectáculo, y nadie duda que cuando se trata de montar el show, es en Estados Unidos donde mejor se lo montan.

Por esta misma razón aquel piloto que nace fuera de las fronteras de las barras y estrellas lo tiene más complicado para hacer del control del derrape su profesión. Pero como siempre hay quien se esfuerza en romper reglas y construir excepciones. Ese es el caso de un joven talento llegado de las tierras del norte europe, Fredric Aasbø.

Fredric y su Toyota Supra

Nacido y criado a 20 minutos de Oslo, Fredric convivió con la nieve y los lagos helados seis meses al año rodeado de la cultura del rally. Con un frío extremo y sin luz del sol cuenta que uno de los hobbies de la zona es quedar con los amigos para conducir sobre el hielo de lo que en verano es un profundo lago azul.

Aprender a conducir con estas condiciones exigió a Fredric el desarrollo de unas habilidades que en otra parte del mundo no habrían aflorado. Tras su aparición estelar en la Prodrift European Series el noruego hizo las maletas para correr la Formula Drift con el equipo Need for Speed y Toyota.

Con ellos conduce el Toyota GT 86. Dice que su coche es como él, un deportivo ágil y preciso, pero sin ser nada extremo. No deja de sorprender sus palabras sabiendo que la preparación de su GT 86 ha elevado la entrega de potencia hasta los 600cv.

En el programa The Downshift de MotorTrend acompañamos a Aasbø y compañía hasta uno de sus lugares favoritos. Amigos y familiares acuden a la cita con sus máquinas favoritas. Aparte del ya mencionado Toyota GT 86 uno de sus colegas nos muestra sus dotes al volante de un Toyota Cressida de 1977, preparado para el drift tras habérselo comprado a una señora.

Puede que en Estados Unidos sean los señores del espectáculo, pero no cabe duda de que en Noruega han aprendido muy bien cómo disfrutar del motor.

Foto vía | Compturbo

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos