Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Dos expertos en conducción extrema te enseñan cómo salvarte en situaciones de emergencia al volante

Dos expertos en conducción extrema te enseñan cómo salvarte en situaciones de emergencia al volante
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Un conductor medio no tiene por qué tener conocimientos en conducción evasiva, entre otras cosas porque no va dirigido a ellos sino a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Sin embargo, existen unas técnicas de conducción que en determinados momentos pueden salvarte de tener un accidente grave, que en algunos casos puede llegar a causarte la muerte.

Como cualquier actividad que se precie la conducción requiere de un constante aprendizaje pues como señala José María Quesada, Asesor de Contenidos de Ponle Freno y monitor de la Escuela RACE de Conducción, “requiere de un constante aprendizaje en el que nunca damos por terminada nuestra formación”.

Javier Morcillo, director de la Escuela Española de Pilotos Javier Morcillo, director de la Escuela Española de Pilotos

La conducción es constante aprendizaje

No olvidemos que “a conducir se aprende”, secunda Javier Morcillo, director deportivo de la Escuela Española de Pilotos y Entrenador de pilotos.

Hay situaciones extremas en la carretera que no se solventan de la misma manera con coche dotado con ABS y controles de tracción y estabilidad, que los que carecen de ellos

"Entender cómo funciona la dinámica de un coche, cómo hacer que haga lo que tú quieres, requiere comprensión y práctica”, recalca este experto piloto de competición con 23 años de experiencia en circuitos.

Hablamos con dos de los profesionales más experimentados en el campo de la conducción al límite que te ayudarán a solventar situaciones muy delicadas al volante. ¿Preparado para ponernos en marcha?

¿Cuáles son las situaciones límite que nos podemos encontrar en carretera?

La carretera no es una “balsa de aceite”, de hecho hay situaciones peligrosas al volante en la que saber actuar a tiempo puede llevar a salvarte la vida. ¿Cuáles son?

Antes de describirlas no se actúa de la misma manera si el coche es moderno, es decir, con todos los controles electrónicos de estabilidad, de tracción y de ABS disponibles, ya que el comportamiento y las maniobras a realizar son radicalmente distintas. Por ello, ambos expertos se centran en ofrecer respuestas con coches dotados con estos sistemas se seguridad.

Jose Maria Quesada, Asesor de Contenidos de Ponle Freno y monitor de la Escuela RACE de Conducción Jose Maria Quesada, Asesor de Contenidos de Ponle Freno y monitor de la Escuela RACE de Conducción

Sobrevivir al 'aquaplaning'

Para José María Quesada “el ‘aquaplaning’ es una de las peores situaciones porque nos quedamos sin ningún tipo de control del vehículo”.

“Tomar el volante con firmeza, no acelerar ni frenar con fuerza, para evitar cambios de carga bruscos que provoquen un deslizamiento lateral y hacer pequeñas correcciones de trayectoria”, son algunas de las recomendaciones que nos hace este experto monitor de la Escuela RACE de Conducción.

El ‘aquaplaning’ y una retención brusca en la que no tenemos distancia para detenernos ante el vehículo que nos precede, son dos de la situaciones de emergencia más habituales.

En el caso de que el coche gire sobre su propio eje “no se debe girar el volante más de un cuarto, porque si con media vuelta de volante salimos del charco, este saldrá disparado en la dirección en la que apunten las ruedas, sin apenas capacidad de recuperar el control por nuestra parte”, apunta Quesada.

Frenando más rápido que nadie

Otras de las situaciones límite en la carretera que nos podemos encontrar es una retención brusca en ciudad o carretera, en la que no tenemos distancia para detenernos ante el vehículo que nos precede ”, señala Javier.

Aquaplanning

En todas las frenadas de emergencia, además de pisar el freno, debemos pisar el embrague para evitar cualquier efecto incontrolado de las ruedas motrices, que pueda desestabilizar el coche

“Es importante que ante esta maniobra indiquemos al coche lo que queremos hacer, que en este caso es parar y dejar al coche hacer el trabajo. ¿Quieres parar urgentemente? Frena con todas tus fuerzas. ¿Quieres girar?, pues gira, aunque no lo creas lo conseguirás, dile al coche lo que quieras y déjale actuar”, asegura Morcillo.

Ante esta situación “lo más importante es buscar con la vista un lugar a la izquierda o derecha y si llevamos ABS, sin dejar de frenar, esquivar por uno de los dos lados. La clave es dónde miramos, porque como nos quedemos mirando al coche detenido que tenemos delante, no iniciaremos ninguna maniobra esquiva”, apunta Quesada.

¿Cómo reaccionar ante un exceso de velocidad en curva?

No entrar en pánico y poner la solución lo antes posible es una aptitud que debemos aplicarnos al volante cuando estamos ante una situación límite

Hay situaciones que te pueden poner en un auténtico aprieto al volante. Saber adelantarse a la misma puede llevarnos a solventar un accidente de considerable envergadura.

Imagínate que por un momento vas por una via rápida, tomas el desvío y no nos percatamos que hay una señal de 40 km/h y hemos entrado a 80 ó 100 km/h. ¿Cómo podemos negociar negociar esta situación?

Exceso De Velocidad

“Lo primero que hay que hacer en no entrar en pánico y poner las soluciones que podamos lo antes posible”, apunta Javier Morcillo.

Es importante indicar al coche hacia dónde queremos ir para que luego la electrónica haga su trabajo de manera eficaz

“La prioridad es quitar la mayor velocidad posible en el menor tiempo, por lo que debemos ‘saltar’ sobre el freno con toda nuestra fuerza y mantener la dirección recta en todo momento. Cuando lleguemos a la curva la velocidad que hayamos quitado es la que hemos quitado y no podemos hacer más. Ahora toca negociar la curva, para lo que debemos soltar el freno y girar poco a poco”.

Javier continúa: “El coche utilizará los controles de velocidad para mantener la trayectoria, aunque es fundamental, que indiquemos con el volante hacia dónde queremos ir para dejar a la electrónica que haga su trabajo”.

Por último, "debemos utilizar toda la carretera que podamos, si es posible siempre en nuestro carril, también es importante fijar la vista lejos (unos 20 ó 30 metros)”, asegura este experimentado piloto.

Prius Prius prueba peatón

¿Y si un peatón se cruza a nuestro paso?

Otro tipo de situaciones ocurren en plena ciudad circulando a velocidad legal. Un momento donde puede surgir en último instante un peatón sin previo aviso decidido a cruzar.

Si el impacto es inevitable ante un peatón que cruza la carretera sin avisar, es importante que sea lo más lateral posible

“Frenar a fondo —si disponemos de ABS— a la vez que iniciamos una maniobra de esquiva con un rápido golpe de volante. La clave es evitar un impacto absolutamente frontal que puede llevar al peatón, bien a impactar con la cabeza en el parabrisas o peor aún, derribarle delante del coche con el riesgo de pasarle por encima. Si el impacto es inevitable, hay que procurar que sea lo más lateral posible”, recomienda José María.

En el caso de que nos sorprenda un camión…

Hay maniobras que son tanto o más peligrosas cuando nos vemos involucrados con vehículos de gran envergadura. ¿Qué pasaría si un camión nos sorprende a nuestro paso, por ejemplo en un cruce, y no tenemos tiempo de reacción?

Si no hay posibilidad alguna de esquivar un obstáculo y vamos a chocar, debemos mantener las manos al volante y seguir frenando. Los airbags harán su trabajo

“Freno a tope. Si además, vemos la posibilidad de esquivar el obstáculo, tenemos que girar el volante sin levantar el freno. El coche se ocupará de dirigirnos, sin perder el control y si hay suerte, esquivar. Si no lo podemos sortear y vamos a chocar, mantener las manos al volante, y seguir frenando. Los airbags harán su trabajo”, apunta Javier.

¿Y cuando te encuentras ante ti un vehículo que está adelantando?

Un adelantamiento es otra de las maniobras que entraña riesgos y como tal, pueden llevar a vivir situaciones de emergencia.

Cuando un vehículo te viene de frente en un adelantamiento en carretera de doble sentido, debemos evitar reñir a nadie, ya que la prioridad es evitar el accidente

Una de ellas se puede producir, cuando en una carretera para cada sentido de circulación, nos encontramos de frente con dos vehículos circulando en paralelo, debido a que uno de ellos se encuentra efectuando un adelantamiento.

En casos así, “frenaremos primero y nos situaremos, de manera ostensible, a nuestra derecha de manera que demos tiempo y distancia al coche que viene de frente para que complete la maniobra. También por otra parte, lanzamos el mensaje de que le hemos visto y vamos a hacer todo lo necesario para que en el caso de no haber otra opción, podamos pasar los tres sin colisionar", avisa Quesada.

Ante todo advierte este asesor de Circula Seguro, “evitar cualquier señal óptica o acústica recriminatoria, ya que la prioridad es evitar el accidente”.

La importancia de la electrónica, influye en el comportamiento

“Hace años entrenábamos a conductores a cómo gestionar la adherencia, con los coches modernos lo importante es entrenar a los conductores a usar la electrónica”, concluye Javier Morcillo.

Por ello la dotación de elementos electrónicos como el ABS, control de tracción y de estabilidad, del que disponen hoy en día toda la gama de Toyota “ayudan a hacer cosas que el conductor medio no creería”.

Elementos como el control de estabilidad, el ABS y el control de tracción, ayudan a aumentar la estabilidad y mejorar la maniobrabilidad de nuestro coche
Toda la gama Toyota incorpora los controles de tracción y de estabilidad, así como el ABS Toda la gama Toyota incorpora los controles de tracción y de estabilidad, así como el ABS

De hecho el control de estabilidad, basa su actuación en los frenos. "Su gran ventaja es que frena de manera independiente cada rueda, lo que permite, en una situación delicada de emergencia al volante, además de bajar la velocidad, inducir un par de giros a la carrocería en la dirección que el conductor manda al volante", apunta Quesada.

El ABS o sistema antibloqueo de frenos, que es obligatorio como equipamiento para todos los vehículos nuevos desde 2003, ayuda a reducir la presión de frenado en las ruedas, ante un frenado brusco, evitando que estas se bloqueen, impidiendo que se paren totalmente.

Gracias a esta regulación electrónica se consigue mejorar la maniobrabilidad y aumentar la estabilidad del coche, aparte de reducir la distancia de frenado en calzadas mojadas.

Por último, el control de tracción, se encarga de restar potencia al motor cuando una de las ruedas motrices patina y el conductor sigue acelerando. Su funcionamiento es completamente automático.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos