Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cuando tu coche se convierte en tu pasión: Jorge Azcoitia y su AE86 Sprinter Trueno

Cuando tu coche se convierte en tu pasión: Jorge Azcoitia y su AE86 Sprinter Trueno
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Un par de años atrás, leyendo algunas historias en 8000 vueltas, nos topamos con la de Jorge Azcoitia, uno de sus redactores. Jorge andaba por entonces en los Estados Unidos y, desde allí, narraba con infinito detalle las aventuras vividas detrás del volante. No se trataba de conducir un flamante deportivo italiano con la melena al viento y todo tipo de lujos, era más bien la historia de un entusiasta, un tipo normal, enamorado de un coche, el Toyota AE86 Sprinter Trueno.

Jorge se hizo en California con una unidad del 88 del AE86, también conocido como Hachi Roku (en japonés corresponde a los números ocho y seis de su denominación), que venía con un buen paquete de modificaciones tanto a nivel de parte ciclo como en propulsor: colectores de escape, escape, árboles de levas, muelles H&R, amortiguadores Tokico HTS y un sistema de frenado adaptado al uso deportivo. La compra de este coche fue el comienzo de una larga y apasionada relación.

Una variante del Toyota Corolla muy especial

El también llamado Sprinter Trueno fue una variante del Toyota Corolla de cuarta generación que con un peso contenido, tracción trasera y 130 CV bajo el pedal del acelerador consiguió enamorar a jóvenes y mayores. Un coche económico pero que lograba ofrecer unas sensaciones únicas al volante. Haber sido utilizado por leyendas del drift como Keiichi Tsuchiya o haber sido el protagonista de un manga como Initial D, han ayudado sobremanera a dibujar un aura místico en torno al AE86.

Los primeros pasos consistirían en adaptar el pequeño Hachi Roku californiano al gusto y conducción de Jorge en cuanto a geometría y ajustes de suspensión se refiere. Tras ponerlo a punto y contando con un juego de llantas de 14" para circuito y otro de 13" para utilizar en carretera abierta, el AE86 estaba listo para pasar a la acción.

En la soleada California, el Hachi Roku probó los asfaltos de multitud de circuitos; desde los utilizados por aficionados durante los fines de semana hasta instalaciones históricas como Laguna Seca. Adams Motorsports Park, Streets of Willow, Thunderhill… Jorge pudo conocer a fondo este peculiar deportivo y prepararse para grandes retos al otro lado del charco.

Objetivo Nürburgring

Con el visado llegando a su fin, Jorge no quiso dejar atrás todo el esfuerzo humano y económico que había puesto el AE86 y, al volver a la península, no dudó en montarlo en un barco para darle una nueva vida. Ya en el viejo continente, su primer objetivo fue el circuito de casa, el Jarama. Meses después, inspirado por la hazaña de un joven que había conseguido rodar por debajo de los 10 minutos en Nürburgring con un Citroen AX de 60 CV, Jorge puso rumbo al centro de Europa para enfrentarse al infierno verde.

¿El objetivo? Parar el cronómetro por debajo de los 9 minutos. Sólo contaría con 8 vueltas completas al trazado alemán y un juego de neumáticos que ya había sido torturado en California. Por si fuera poco, el tráfico en pista durante los días más cálidos del año no ayudaba. Pese a todo, Jorge consiguió pasar por meta en ocho minutos y 59 segundos ganándose los gráficos que lucen ahora en las lunas del Hachi Roku.

La historia, acompañada de envidiables imágenes, la cuenta el propio Jorge en el canal del motor Gear 98. También podéis aun, por supuesto, echar un vistazo a lo escrito por este entusiasta del motor.

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos