Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cómo y cuándo decide el control de estabilidad salvarte la vida

Cómo y cuándo decide el control de estabilidad salvarte la vida
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

La pérdida del control de un vehículo y sus consecuencias son a día de hoy la causa de la mayor parte de los accidentes con víctimas en nuestras carreteras. Las salidas de vía, un tipo de accidente asociado a la pérdida de control del vehículo, supusieron el pasado verano 103 víctimas mortales en nuestro país.

Los elementos de Seguridad Pasiva como el cinturón de seguridad o el airbag tratan de minimizar las consecuencias de los accidentes, y ciertamente, los avances en este campo durante los últimos años han sido espectaculares salvando la vida de muchas personas.

Las salidas de vía supusieron el pasado verano 103 víctimas mortales en nuestro país

Si hablamos de Seguridad Activa, sobre todo hay que destacar la importante mejora en todos los sistemas que han optimizado sus funciones y han contribuido a que frenos, suspensión y gestión de la potencia de motor, entre otros, actúen de forma más eficaz.

El control de estabilidad (ESP) actúa durante la fase de prevención del accidente, y en este punto todo lo que pueda ayudar a mitigar las consecuencias de un pequeño despiste del conductor o una situación inesperada, es más que bienvenido.

Al volante estamos inmersos en un sistema regulado por las leyes de la física

Hay que tener en cuenta que al volante, estamos inmersos en un sistema regulado por las leyes de la física que a partir de unas condiciones de partida, como la velocidad, la masa o el rozamiento van a dar lugar a una serie de fuerzas que pueden causar la inestabilidad del vehículo.

Además, existe una regla básica y sencilla, necesaria para que un conductor sea capaz de controlar su coche en todo momento: por una parte los neumáticos han de estar en contacto con la calzada, y por otra, éstos deben estar rodando y no deslizándose sobre ella.

Bajo esta perspectiva, actúan todos los sistemas de asistencia a los elementos de seguridad activa de nuestro coche como puedan ser el ABS o el control de tracción.

El sistema ESP va a actuar frenando individualmente la rueda o ruedas necesarias en situaciones de riesgo para evitar derrapes cuando las ruedas traseras del vehículo se deslizan hacia el exterior de una curva (sobreviraje) o cuando este fenómeno sucede en el tren delantero (subviraje).

Pérdida de control, la actuación del ESP paso a paso

Supongamos que circulamos por una vía, y de repente, tenemos que esquivar un obstáculo, giramos el volante a tope, y con él, nuestras ruedas para evitarlo.

Toyota Prius Val 21 1

En este momento, en función de la velocidad del vehículo, del peso del mismo y de la adherencia de nuestros neumáticos, nuestro vehículo podrá, en mayor o menor medida, responder a nuestra voluntad, es decir, puede ser que colisionemos con el obstáculo o que el volantazo acabe sacando nuestro coche de la carretera.

PARA CORREGIR LA TRAYECTORIA, LA UNIDAD DE CONTROL DEL ESP, PROCESA LA INFORMACIÓN QUE PROVIENE DE LOS SENSORES QUE MIDEN EL ÁNGULO DE DIRECCIÓN, LA VELOCIDAD DE GIRO DE RUEDA, EL ÁNGULO DE GIRO Y ACELERACIÓN TRANSVERSAL

En ese instante comienza a actuar el ESP.

En el centro del chasis de nuestro vehículo existe un sensor que mide el ángulo de giro del coche sobre su eje vertical, los datos registrados por este sensor, junto con los datos del sensor del volante son enviados a la unidad de control.

Es decir, en ese momento esta unidad conoce el grado de giro que le demanda el conductor y el grado de giro que realmente está tomando el coche. Estos datos se toman a un ritmo de 25 veces por segundo.

A partir de una determinada desviación de ambas medidas, la unidad de control envía una señal a un dispositivo hidráulico, capaz de activar los frenos de cada rueda de manera independiente.

Pero el sistema ESP no sólo actúa sobre el sistema de frenos, el ESP también puede actuar sobre la potencia del motor, para contribuir a adecuar la velocidad y evitar la situación de riesgo.

En este caso, en el que se trata de evitar un obstáculo, el conductor gira el volante hacia la izquierda, el ESP asiste al conductor ayudándole a ejecutar ese giro parando de forma breve la rueda trasera izquierda, generando una fuerza que favorece la dirección que quiere el conductor.

Esp Funcionamiento del ESP. Imagen: Agustín Galdón

Una vez evitado el obstáculo, y para evitar que el vehículo se nos vaya de atrás, el ESP frenará la rueda delantera izquierda para mantener la trayectoria.

¿Cómo debe actuar un conductor?

Estos sistemas de asistencia funcionan para que la voluntad del conductor sea cumplida escrupulosamente por el vehículo.

A PESAR DE TODAS LAS MEJORAS EN SEGURIDAD ACTIVA Y PASIVA, LA ACTITUD DEL CONDUCTOR SIGUE SIENDO FUNDAMENTAL. EL EQUIPAMIENTO EN SEGURIDAD DE QUE DISPONEN HOY EN DÍA LOS VEHÍCULOS PUEDE PRODUCIR UNA FALSA SENSACIÓN DE SEGURIDAD EN EL CONDUCTOR

Si queremos detener el vehículo, debemos frenar a fondo, ya se encargará el sistema ABS de que no se bloqueen los frenos, y si queremos que nuestro vehículo vaya a la derecha, debemos girar las ruedas a la derecha, será trabajo del ESP rectificar la trayectoria si es necesario.

Algunos hábitos tradicionales pueden provocar efectos indeseados, cuidado con sobrevirar de forma deliberada (contravolante), ya que le estaremos enviando una información errónea al ESP.

Por otra parte, es necesario recalcar que ni el ESP u otros sistemas hacen milagros.

Estos sistemas no permiten en ningún caso sobrepasar las leyes de la física, por lo tanto es un error caer en un exceso de confianza.

La eficacia de los mejores sistemas de seguridad puede verse reducida exponencialmente por el mal estado de los neumáticos o los amortiguadores, la adherencia del neumático a la carretera debe ser perfecta.

Unos neumáticos gastados o unos amortiguadores en malas condiciones van a provocar que no se respete nuestra “regla de oro”; que los neumáticos estén en contacto con la calzada, y que estén rodando.

Obligatorio desde 2014

Aunque desde el 1 de noviembre de 2014, todos los turismos y vehículos comerciales ligeros que se vendan en cualquier país de la Unión Europea deben equipar el ESP de serie, Toyota ya integraba el VSC (Vehicle Stability Control) en todos sus modelos desde 2009.

Nuevo Yaris 22 1 2

El VSC además trabaja de forma coordinada con otros sistemas para facilitar la conducción en diversas circunstancias, por ejemplo para controlar los frenos para realizar un arranque en pendiente, o detener el vehículo en caso de emergencia entre otros.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos