Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona

Cómo hacer el viaje de tu vida a las 24 Horas de Le Mans

Toyota Le Mans


Faltan pocos meses (semanas, la verdad) para que arranque la nonagésima edición de las 24 Horas de Le Mans. Serán ya 90 años, no consecutivos para ser exactos, los que acumula una prueba mítica, dura y preciosa para los amantes del mundo del motor. Pese a la tecnología, las 24 Horas de Le Mans siguen atesorando ese ambiente de carreras, tal y como era en los años 60 o 70.

Para una ocasión tan especial, en la que no nos olvidemos que Toyota será uno de los claros favoritos para llevarse el triunfo tras una temporada 2012 espectacular, qué mejor que plantearnos ir hasta Le Mans en coche. Será un viaje inolvidable y además lo haremos a bordo de un Toyota, cómo no. Mejor uno clásico, pero también nos conformamos con ir a lomos del Toyota GT 86. Aunque esto sea un ejercicio de imaginación, hay que decir que todo lo que se cuenta a continuación es real. Solo hay que lanzarse y vivirlo.

Preparando el viaje: recorrido, acceso y alojamiento


Si consultamos el mapa, veremos que tenemos un viaje impresionante por delante. Solo en España tenemos dos paradas espectaculares: Burgos y Donostia. Bordeaux, Poitiers, Tours, Le Mans son las próximas estaciones de este viaje. Son unos 1200 km, en números redondos, desde Madrid. Pero ojo, lo mejor será viajar por carreteras secundarias, disfrutar del paisaje y atesorar cada momento en un road trip que tiene como meta llegar a las históricas instalaciones de uno de los circuitos más famosos del mundo.

Toyota GT 86
Para hacer un viaje de estas características hay que planificar muy bien cada paso. El primero de todos, asegurarse una entrada decente para disfrutar del evento. Los más locos por este deporte pueden estar hasta una semana entera en el circuito y alrededores, disfrutando de la ciudad de Le Mans, viendo los entrenamientos, palpando el ambiente in crescendo a medida que llega la hora de la verdad. Existen muchas posibilidades, todas ellas detalladas en la web oficial de Le Mans.

Segundo, hay que saber cómo vamos a dormir. Es decir, si vamos a buscar alojamiento en hotel, en qué zona, si preferimos camping, en qué condiciones,… Es importante planificar esto con mucho tiempo de antelación para que no se agoten las localidades, y para que los precios del alojamiento no se disparen. Igual de importante que nuestro alojamiento es el alojamiento de nuestro coche: el parking. Conviene darse prisa, aunque hay paquetes que incluyen entrada, alojamiento (o sea, camping) y plaza de parking.

A tener en cuenta: preparando el viaje en coche

Es importante conocer las claves para realizar un viaje con comodidad y seguridad, pero sobre todo saber que estaremos abordando 1.200 kilómetros, que si bien no son demasiados, sí que nos da para una jornada completa, o dos, de viaje. Para ello debemos tener perfectamente puesto a punto el coche, con todas las revisiones pasadas con éxito.

Los neumáticos deben estar en perfecto estado y bien de presiones, pensemos en que son muchos kilómetros, y probablemente en el tiempo que dure el viaje y la estancia hasta que volvamos a casa haremos más de 3.000 kilómetros: si hay que cambiar los neumáticos dentro de ese plazo, se cambian. Y lo mismo con las revisiones, por supuesto. No podemos dejar el cambio de aceite para la vuelta si nos faltan solo tres o cuatro, cinco mil kilómetros incluso.

Por supuesto, antes de salir debemos asegurarnos de que la posición de conducción nos garantizará la comodidad total y absoluta, dada la longitud del viaje. Y no olvidemos tampoco revisar los requisitos legales en Francia, como los límites de velocidad actuales y, si aplica, cosas como el alcoholímetro portátil. Ah, y saber cómo cambiar una rueda, claro.

Qué llevar a las 24 Horas de Le Mans

Toyota Hybrid
El equipaje es fundamental: hay que minimizar lo que nos llevaremos, pero no dejar nada imprescindible fuera. Serán unos cuantos días entre el viaje de ida, la estancia y los movimientos que hagamos durante esa estancia, y la vuelta.

Se tercia, al menos:


  • ropa cómoda, y calzado aún más cómodo (y se entiende que necesitaremos varias mudas)

  • protección para el sol (cremas, gorras, gafas de sol, chaquetas o algo con manga larga)

  • protección contra el frío (las noches son largas)

  • protección contra la lluvia, porque nunca se sabe

  • mapas, guías y todo lo que podamos necesitar durante el viaje

  • para la hora de las carreras es conveniente ir bien surtido con comida, al estilo de barritas y botellas de agua o refrescos

En cuanto a los accesorios tecnológicos, pensemos que es algo que raramente repetiremos (a menos que seamos muy afortunados o nos pique definitivamente el bicho de las 24 Horas): debemos registrarlo todo, pero no nos olvidemos de que es mejor disfrutar del momento y disparar menos fotografías, que hacer 10.000 fotos y no sentir el ambiente. Para la mochila tiene que ir:

  • cámara de fotos
  • cámara de vídeo si disponemos de ella o queremos
  • baterías y baterías de repuesto, junto a los cargadores
  • media docena de tarjetas de memoria, o bien un lugar donde descargarlas periódicamente
  • si disponemos de más de un objetivo, llevaremos uno que nos permita fotografiar a una buena distancia

Recomiendo encarecidamente no centrarse demasiado en la carrera o en los coches de carreras, y enfocar nuestros esfuerzos a retratar el ambiente, a los detalles que nadie retrata o que son difíciles de encontrar. Al fin y al cabo, las fotografías de la “acción” que podamos hacer no tienen rival con las que sacan los profesionales, pero sí que podemos pensar en llevarnos el recuerdo de la fiesta, del ambiente, de las miles de curiosidades que, os aseguro, se encuentran en un evento como las 24 Horas de Le Mans.

En Espacio Toyota:

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios