Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cómo ahorrar y cuidar tu coche en un atasco

Cómo ahorrar y cuidar tu coche en un atasco
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Ya estamos en pleno agosto y, si estás apunto de emprender tu viaje de vacaciones o te queda poco para regresar a tu localidad, estos consejos te pueden venir muy bien para ahorrar y cuidar tu coche durante los grandes atascos que suelen ocurrir en fechas y horas clave. Aunque, a decir verdad, son válidos para cualquier día del año.

Sé el experto de la ruta

En primer lugar y como es lógico, lo primero que debes hacer es planear y estudiar la ruta hacia tu destino.

Bien sea a través del propio navegador del coche, desde el ordenador o desde el GPS de tu móvil, no estaría de más que el día de antes memorizaras las carreteras por las que circularás y localidades que encontrarás en el camino. Si te aprendes las principales salidas que deberás tomar, mejor que mejor.

Configura tu GPS antes de que sea tarde

Si vas a utilizar un navegador, configúralo antes de emprender la marcha. El dispositivo te permitirá escoger entre varias opciones de ruta como, por ejemplo, la más corta, la más rápida o evitar vías de pago.

¿Puedes salir antes de las horas punta?

Lo ideal es emprender nuestro viaje lejos de las horas punta para tardar menos en completar nuestro recorrido y las retenciones.

Apréndete bien nuestra Guía definitiva para evitar las horas punta en la salida de las vacaciones en España.

Igualmente, si puedes evitar los días de operación salida o llegada, será un punto a tu favor, ya que encontraremos menos tráfico y retenciones. Por distintos motivos esto no siempre es posible y, aunque podamos evitarlo, nadie nos garantiza que no encontremos largas retenciones en nuestro trayecto.

Ahorra en el atasco con el Stop&Start

En el caso de “caer” en un atasco, podemos realizar una serie de prácticas con las que no tardaremos más o menos en salir de él, pero sí contribuirán a un mayor ahorro de combustible, a reducir las emisiones contaminantes de nuestro coche y a reducir los desgastes de distintos elementos del mismo.

A estos tres apartados contribuye notablemente el sistema de parada y arranque (Stop&Start) que utilizan prácticamente la totalidad de vehículos nuevos.

Cambio Manual Toyota

Con cambio manual, pon la transmisión en punto muerto y suelta el embrague, el motor se detendrá y evitarás gastar más

En los coches con cambio manual, al estar detenidos, poner la transmisión en punto muerto y soltar el embrague, el motor se detiene, evitando ese “gasto tonto” de combustible y las emisiones contaminantes.

En caso de los cambios automáticos actúa de la misma manera, aunque no hace falta quitar la posición “D” de la transmisión. Una vez pisamos el embrague (en los manuales) o soltamos el freno (automáticos) el motor vuelve a arrancar de forma automática.

Practica la conducción eficiente

Con una conducción eficiente gastarás menos, para ello es necesario que la acompañes de la suavidad

Además del sistema Stop&Start, nosotros mismos, con nuestra conducción, podremos trabajar en combinación con él para ahorrar gotas de combustible y evitar desgastes, alargando la vida de nuestra mecánica y de muchos elementos móviles de nuestro turismo. Para ello, deberemos practicar una conducción eficiente. Sí, también es posible hacerlo en atascos.

El principal “truco” de la conducción eficiente (igual que el de la conducción segura) es la anticipación, que siempre debe ir acompañada de la suavidad.

¿Tan importante es la anticipación y la suavidad aun yendo muy despacio y estando prácticamente parados? Gota a gota se hace un río, por lo que todo lo que ahorremos y cuidemos a nuestro turismo nos vendrá bien. ¿O es que prefieres gastar más y acortar la vida de partes de tu coche sin ni siquiera llegar antes a tu destino?

Toyota

El primer paso es tener paciencia y mantener la calma. Ya estamos en el atasco, por lo que de poco vale cabrearnos y actuar con brusquedad, lo único que ganaremos así será un mayor nivel de estrés. De poco nos sirven aquí los acelerones.

Si nos encontramos totalmente detenidos y cuando se reemprende la marcha suele ser para avanzar 10 ó 15 metros, te recomendamos que ni siquiera toques el acelerador. Pisa embrague, mete primera y suelta suavemente el pedal izquierdo.

Para avanzar 10 ó 15 metros, ni siquiera toques el acelerador. Pisa embrague, mete primera y suelta suavemente el pedal izquierdo

Si ves que los coches que circulan unos metros más adelante vuelven a encender sus rojas luces de freno no ganarás nada acelerando; es más, perderás, ya que gastarás más combustible y utilizarás más el freno (desgaste de pastillas y discos). También ahorrarás ruedas, y más con la alta temperatura del asfalto en verano.

Además, el embrague te lo agradecerá, igual que te agradecerá que cuando estés detenido pongas punto muerto y vuelvas a embragar (soltar el pedal).

Te recuerdo que una sustitución de embrague es una operación que no es barata, ni por la pieza ni por el tiempo de mano de obra que te cobrarán en un taller. Dejándolo en punto muerto y soltando el embrague, tu pierna izquierda también descansará. Por otro lado, el Stop&Start entrará en funcionamiento, cortando el suministro de combustible y son contaminar.

Conduciendo (y ahorrando) a 60 km/h

Cuadro Toyota

Si, por el contrario, no nos paramos del todo pero la alta densidad de tráfico y las circunstancias nos obligan a circular a baja velocidad (unos 60 km/h, por ejemplo) con algunos cambios de ritmo, también podemos utilizar algunos recursos, pese a que en estas circunstancias no contaremos con la ayuda del Stop&Start.

Cuando los cambios de ritmo sean relativamente bruscos, no es recomendable el uso del control de crucero, a no ser que sea adaptativo

En este caso, vuelve a cobrar mucha importancia la anticipación, más incluso que en el apartado anterior.

Decíamos hace unos párrafos que la anticipación y el hecho de mirar más allá del coche que tenemos justo delante nos ayuda a gastar menos y a cuidar los elementos de desgaste de nuestro coche; y vaya que si lo hace.

Aprovechamos para recordar la gran importancia que tiene para nuestra seguridad mantener una correcta distancia con el coche que nos precede.

Toyota

En estas situaciones, cuando los cambios de ritmo sean relativamente bruscos, no es recomendable el uso del control de crucero, a no ser que sea adaptativo. En cualquier caso, si en estas situaciones queremos ahorrar hasta la última gota de combustible, mejor lo dejamos desactivado; ya lo activaremos cuando el tráfico sea más fluido.

Si vemos que se encienden las luces de freno de alguno de los coches dejamos de acelerar. Si la frenada parece suave basta con prepararnos por si unos instantes después sí frena con violencia apoyando, eso sí, el pie en el freno para que nuestras luces se enciendan y el que viene detrás se percate

Mantenemos la distancia de seguridad con el coche de delante, pero intentamos mirar más allá y ver qué ocurre dos o tres coches más allá.

¿La técnica? Sencilla: si vemos que se encienden las luces de freno de alguno de esos coches a los que nos alcanza la vista dejamos de acelerar. Si la frenada parece suave (aquel coche lejano al que miramos no “clava el morro”) basta con prepararnos por si unos instantes después sí frena con violencia apoyando, eso sí, el pie en el freno para que nuestras luces se enciendan y el que viene detrás se percate.

En movimiento, si soltamos el acelerador, el motor no consume ni una gota de combustible, salvo determinadas excepciones. Unas gotas más de combustible a nuestro bolsillo. Con ese gesto, igual no es necesario ni tener que tocar el freno para adecuar nuestra velocidad ahorrando, además de combustible, frenos y ruedas, manteniendo nuestra seguridad intacta. De tener que utilizar los frenos ejerceremos una fuerza de frenado inferior, al haber reducido ya, parcialmente, nuestra velocidad.

Toyota Auris

Por último, como en estos casos la demanda de potencia no es elevada, podremos circular en marchas largas y “a punta de gas”, ya que no será necesario ganar velocidad rápidamente.

Tampoco está demás que eches un vistazo de vez en cuando al cuadro de instrumentos, para vigilar la temperatura del refrigerante del motor y evitar posibles sustos y averías.

Como conclusión podemos decir que, estando atentos a lo que ocurre varios metros por delante de nosotros y conduciendo con suavidad, aprovecharemos mejor el combustible, contaminaremos menos y ahorraremos en el mantenimiento de nuestro coche, mejorando además nuestra seguridad y evitando el “efecto acordeón” para los coches que vienen detrás nuestra.

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos