Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿Cómo ahorra carburante un coche híbrido?

¿Cómo ahorra carburante un coche híbrido?
Guardar
4 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

No es la primera vez que os hablamos de coches híbridos en Espacio Toyota, no en vano esta marca es una de las que está liderando en los últimos años este tipo de coches. La característica fundamental de un coche híbrido es que persigue sobre todo la eficiencia, reducir el consumo de carburante y reducir las emisiones de gases contaminantes.

Los coches con motores de combustión interna, muy a nuestro pesar, son bastante ineficientes, precisamente por culpa del motor, que ya por definición tiene una eficiencia limitada bastante alejada del 100 % que sería ideal. Pero que además en condiciones reales, por rozamientos internos y por el calor que generan y pierden, el rendimiento es todavía menor. Pues bien, los coches híbridos son la respuesta de la tecnología para mejorar la eficiencia.

Hay diferentes tipos de coches híbridos, en serie, en paralelo, combinados... gasolina, diésel a gas... pero en esencia todos ellos se caracterizan por combinar dos o más motores diferentes, que se alimentan con dos o más fuentes de energía diferentes. Los más habituales son los coches híbridos eléctricos que combinan un motor de combustión interna, normalmente de gasolina, con uno (o varios) motores eléctricos. Este es el caso de los híbridos de Toyota.

1

Aprovechar energía que se desperdicia, esa es la clave

A diferencia del motor de combustión interna, el motor eléctrico es mucho más eficiente. Pero además el motor eléctrico permite disponer de energía extra "gratis". Sí, podemos decir que es energía gratis, o bien decir que es energía que en condiciones normales estaríamos tirando y desperdiciando tontamente.

En un coche híbrido no hay que enchufarlo para recargar la batería y que así pueda funcionar el motor eléctrico. La batería del sistema de tracción se recarga en cualquier momento aprovechando energía que en un coche convencional se desaprovecha:

  • Al mantener una velocidad normal y constante en llano, por ejemplo al ir a 120 km/h en autopista, el motor de combustión interna tiene potencia de sobra para mover las ruedas, y parte de la energía que está generando se puede aprovechar para recargar ligeramente la batería.
  • Al decelerar o reducir la velocidad aprovechando el freno motor, por ejemplo cuando levantamos el pie del acelerador, o bien cuando descendemos una pendiente, también se recarga la batería.
  • Cada vez que frenamos para reducir la velocidad o para detenernos, por ejemplo en un cruce, en un paso de peatones o en un semáforo, también se recarga la batería (esto es lo que se conoce como frenada regenerativa).
4

Toda esa energía que un coche convencional pierde, un coche híbrido la aprovecha. Como una hormiga previsora la va almacenando y ahorrando en la batería, para cuando de verdad la pueda necesitar.

En los momentos que le pedimos toda la aceleración al coche, cuando hay que realizar más esfuerzo, como por ejemplo subir una rampa, el motor eléctrico funciona utilizando esa energía y ayudando al motor de gasolina a mover las ruedas. Como el motor de gasolina tendrá que realizar un esfuerzo menor que si tuviera que trabajar solo, consume menos, así de sencillo.

Tampoco debemos olvidar que en otras ocasiones, cuando el coche se mueve a una velocidad moderada y con tranquilidad, por ejemplo en maniobras a baja velocidad, el motor de gasolina puede estar parado y funcionar solo con el motor eléctrico, que como hemos dicho antes, funciona con energía "gratis" y de manera muy eficiente, sin consumir gasolina.

6

Este es el principal "truco" de un coche híbrido: la complejidad tecnológica de combinar dos motores y dos fuentes de energía, de la gestión automática del funcionamiento de ambos, y el sobrepeso que suele implicar también esto, se compensan de sobra con la reducción de consumo que se consigue.

Es importante recordar que los coches híbridos como los de Toyota emplean un motor de combustión interna de gasolina de ciclo termodinámico algo más eficiente que los motores de gasolina convencionales de ciclo Otto: son de ciclo Atkinson. Y también es importante para ayudar a consumir menos, que se utiliza una caja de cambios muy eficiente, continuamente variable (CVT), que se caracteriza por hacer funcionar el motor dentro del rango de revoluciones de máxima eficiencia del mismo, lo más constante posible.

Todo esto junto implica que al final un coche híbrido viene a conseguir reducir el consumo de un 30 a un 35 % con respecto a un coche equivalente convencional, y eso está muy bien, sobre todo cuando la gasolina no es tan barata como nos gustaría.

En Espacio Toyota

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos