Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Cinco consejos claves para tener el coche a punto en invierno

Cinco consejos claves para tener el coche a punto en invierno
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Uno de los principales personajes de Juego de Tronos se pasó la vida diciendo que llegaba el invierno, pero nosotros estamos seguros de que ya ha llegado a las carreteras españolas y por eso nos preocupamos por daros las cinco claves para tener el coche a punto cuando llega el frío de verdad. El invierno es una época en la que los días son muy cortos, hacemos más trayectos de noche, y sobre todo hacemos más trayectos sobre un firme más frío, húmedo y en ocasiones helado.

Hay que tener en cuenta todas estas cosas para mantener el coche en perfectas condiciones de rodaje, además de adaptar nuestra conducción a estas características del terreno que tan incómodas son a veces, y en ocasiones hasta peligrosas. La carretera no es peligrosa en sí misma, pero si tenemos una situación de emergencia sobre asfalto mojado o helado debemos reaccionar con mucha precisión.

Los neumáticos son el punto más importante el mantenimiento

Los neumáticos son el elemento de seguridad del coche que más fácilmente podemos poner a punto y mantener en perfecto estado, y son los cuatro puntos de apoyo del coche sobre el suelo, por tanto su estado determina en buena medida cómo va a responder nuestro coche ante una situación de riesgo. Podemos decir que mantener perfectamente los neumáticos es sencillo y proporciona un gran porcentaje de nuestra seguridad en marcha.

Neumáticos de invierno

Para ello no debemos dejar de revisar:

Revisar el estado y buen funcionamiento del climatizador

Si nos vamos de viaje en invierno, no querremos tener ninguna incidencia con el aparato de aire acondicionado, o con el climatizador. Por eso debemos realizar una inspección de estos sistemas (según sea el que tienes en tu coche), comprobando que sean capaces de acondicionar el ambiente para que tengamos un viaje cómodo. Como norma general, en el habitáculo no debemos pasar ni frío, ni calor. No es bueno poner la calefacción a tope, igual que no es bueno conducir aterido de frío y envuelto en un abrigo polar.

En el término medio está la virtud y por eso es conveniente comprobar que la respuesta es la adecuada, que podemos atemperar el ambiente sin sofocar a los pasajeros y sin sufrir el amodorramiento típico de un ambiente caldeado en exceso. También es importante comprobar que funciona correctamente como sistema antivaho, puesto que los cristales empañados afectan totalmente a la visibilidad.

Sistema de alumbrado en perfecto estado

Conducir en invierno

El sistema de alumbrado, el estado de las lunas del coche y las escobillas del limpiaparabrisas son tres elementos que debemos tener al día. El sistema de alumbrado porque sin él no podemos ver de noche o en condiciones de escasa visibilidad, que en invierno son muy frecuentes, si no perennes. Debemos asegurarnos que todas las luces funcionan correctamente, que los faros están limpios, despejados de cualquier suciedad en todo momento.

Lunas y cristales limpios y sin defectos

Las lunas del coche debemos mantenerlas en perfecto estado de limpieza para maximizar la visibilidad en cualquier condición, y en algunos lugares convendrá mantenerlos con una capa de líquido anti escarcha. De todos modos, lo más importante es aprender a quitar el hielo sin dañar las lunas.

Sin vemos que las lunas tienen defectos, o tienen algún impacto inadvertido previamente, debemos llevar el coche a que se inspeccione el daño. Si es lo suficientemente importante podría ser que con cambios bruscos de temperatura el limpiaparabrisas se rajase completamente. Por eso, entre otras cosas, está totalmente contraindicado usar agua caliente para deshacer la placa de hielo que nos podemos encontrar por las mañanas en el parabrisas.

Las escobillas del limpiaparabrisas, mejor nuevas y limpias

Las escobillas del limpiaparabrisas son nuestras aliadas para conseguir visibilidad, pero también son un elemento que ensucia el parabrisas y perjudica esa misma visibilidad si no las tenemos en buen estado. Desde los surcos que pueden dejar si nos descuidamos, hasta la suciedad en forma de polvo que, en contacto con el agua o la nieve, se convierte en barro. Atentos para sustituirlas antes de que llegue el mal tiempo.

Conducir en invierno no debe suponer un riesgo si sigues los consejos básicos de mantenimiento del coche. Tan solo hay que adaptarse a las nuevas condiciones del clima, y si quieres ampliar información te dejamos una serie de artículos que pueden interesarte mucho. ¡Disfruta del invierno!

En Espacio Toyota:

Fotos | xddorox, Robert S. Donovan

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos