Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Así funciona el TRC de Toyota, su sistema de control de tracción

Así funciona el TRC de Toyota, su sistema de control de tracción
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

El TRC es un sistema de control de la tracción que incorporan los Toyota, y que se hace imprescindible cuando las condiciones del asfalto, o del firme en general, se vuelven deslizantes. Gracias a ese control de tracción, podemos estar seguros de que encontraremos la tracción que necesitamos en cada momento y, además, nos va a permitir "errores" al dosificar el acelerador: si pisamos demasiado el pedal, el sistema va a actuar para que no nos quedemos sin tracción.

Cuando el TRC detecta una pérdida de tracción en alguna de las ruedas motrices, automáticamente reduce la potencia del motor hasta que se restablece la adherencia. Con esto estamos garantizando que la transferencia de potencia al suelo va a ser óptima en cada momento, de forma que ganamos en seguridad, ahorramos combustible y no castigamos los neumáticos (porque el deslizamiento sobre asfalto, por ejemplo, los destroza con el tiempo). El TRC complementa la acción con el acelerador con la activación del sistema de frenos, para controlar que el par enviado a la carretera se reduzca.

Con los neumáticos en el suelo todo el tiempo

Este sistema es fundamental para tareas tan simples como arrancar sobre una superficie nevada o llena de barro, especialmente si nos enfrentamos a una ligera pendiente ascendente. En ese momento en que iniciamos la marcha, el desarrollo corto (en coches con cambio manual) puede jugarnos una mala pasada, y en los coches automáticos también vamos a sufrir de deslizamiento si no somos extremadamente dulces con el pedal de acelerador. Por fortuna los sistemas de control ayudan a absorber cualquier exceso de confianza con el acelerador.

Demostración funcionamiento del TRC
La filosofía del sistema es sencilla de entender: se mide continuamente la relación entre el giro de las ruedas y la carretera, y de este modo, si se detecta un giro de los neumáticos más rápido de lo esperado, teniendo en cuenta la velocidad del coche, significa que tenemos deslizamiento. Es decir, la rueda va más rápido de lo que avanza el coche, y por tanto es necesario reducir la cantidad de potencia transmitida, para que rueda y carretera se acoplen perfectamente.

Eso se consigue con el trabajo conjunto de la reducción de "gas" y la leve aplicación de fuerza de frenado. Hay que decir que el sistema decidirá en cada momento qué es mejor: si reducir la entrada del acelerador, o si aplicar frenos. O bien, una combinación de ambas cosas. Todo ello resulta en la sensación de control total por parte del conductor, y ayuda a mantener el coche estable en todo momento. En caso de que una rueda patine en un lado, pero no en el otro lado del eje, el Automatic LSD (un diferencial, las siglas significan Limited Slip Differential) ayuda al control de tracción ajustando la rotación de la rueda que patina.

Cómo funciona el TRC, en vídeo

Es fácil de ver cómo el TRC ayuda a evitar el deslizamiento de las ruedas motrices mediante la aplicación ligera del freno en las ruedas que necesitan "parar", y relaja presión del acelerador para mantener la tracción de acuerdo con las condiciones de superficie de la carretera.

Todos los sistemas de seguridad de Toyota en el coche: ayuda a la maniobra

De algunos ya hablamos, y de otros hablaremos, pero estos son los sistemas de seguridad típicos que lleva tu Toyota para ayudarte en las maniobras.

  • Anti-Lock Brake System (ABS), que ayuda a prevenir que los frenos se bloqueen (¿recuerdas cuándo es conveniente desactivar el ABS, y por qué?).
  • Brake Assist, que permite una frenada inesperada en caso de emergencia.
  • Traction Control (TRC), ayuda a prevenir el derrapaje de las ruedas cuando el coche comienza a acelerar en superficie húmeda o resbaladiza.
  • Vehicle Stability Control (VSC), ayuda a prevenir el deslizamiento lateral de los neumáticos cuando giramos, ya sea de forma normal, o imprevista.
  • Vehicle Dynamic Integrated Management (VDIM), mantiene la estabilidad de la conducción.
  • Hill-Assist Control (HAC)/Downhill-Assist Control (DAC), ayuda a los conductores a subir o bajar pendientes.
  • Tire Pressure Monitoring System (TPMS), ayuda a la prevención de accidentes por pérdida o falta de presión en los neumáticos.

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos