Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Al volante de un Toyota Prius+. Experimentando el mundo híbrido con la tecnología HSD

Al volante de un Toyota Prius+. Experimentando el mundo híbrido con la tecnología HSD
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Por primera vez me senté detrás del volante de un híbrido, así que esperaba que el Toyota Prius+ fuese un poco más complicado de lo que pensaba. Pero en realidad fue todo lo contrario, el periodo de adaptación antes de emprender la marcha tuve que invertirlo en desaprender y simplificar los pasos que damos con los coches convencionales. Es todo más fácil.

Para empezar nos subimos al coche y no necesitamos de ninguna llave para poder arrancar. Bueno, más que arrancar, conectar. Pisamos el freno y pulsamos el botón de encendido y un pitido (y nada más) nos indica que ya está todo en funcionamiento. Vemos cómo se encienden las luces y el sistema nos informa de que todo está en orden. ¡Listos para el despegue!

Toyota Prius+: los placeres de la tecnología

Toyota Prius+ 013

Procedemos de nuevo a pisar el freno para mover la pequeña palanca de la transmisión a su posición D y soltamos el freno de mano (de pie mejor dicho). Al soltar el pedal del freno vemos cómo el Prius+ empieza a avanzar en el más absoluto de los silencios. ¡Vaya! Sorprende. Estoy acostumbrado a cosas mucho más ruidosas, pero ¡me gusta!

Durante un buen rato me quedo embobado mirando las pantallas digitales donde dispones de información a raudales. Pero sin duda hubo dos que me tuvieron embaucado durante toda la prueba: la pantalla que te informa de dónde sale la energía y dónde va y la pantalla que puntua la conducción que estás realizando.

1000 1000 Toyota Prius

Ya en marcha hay que reconocer lo logrado que está el sistema HSD. Con el coche muy frío el motor térmico de 1.8 litros gasolina se arranca y usa el calor de los gases de escape para calentar el líquido refrigerante y meter en temperatura el bloque para minimizar el tiempo que trabaja por debajo de su temperatura óptima.

En caso de que el motor esté caliente el 1.8 no se encenderá y nos empezaremos a mover empujados únicamente por el leve zumbido del sistema eléctrico. En el momento que las baterías se acercan al mínimo de su capacidad el motor térmico entra en funcionamiento, pero hay que estar atentos. O vemos desaparecer el icono del sistema EV del panel o afinamos mucho el oído, porque entra en juego casi como un ninja y el habitáculo está magníficamente bien insonorizado.

De los tres modos de conducción disponibles para el sistema híbrido del Toyota Prius+ podemos decir que el modo EV (eléctrico) fuerza a no usar el motor de combustión hasta que las baterías no se descargan. Con el modo PWR (Power) tendremos un tacto más de coche convencional, se utiliza la mejor combinación entre gasolina y electricidad para un comportamiento más vivo.

Por último he dejado el modo ECO, y aquí lo que prevalece es el consumo. Sacando lo mejor de la combinación de motores gracias a un logrado apartado de gestión electrónica tendremos la posibilidad de ver reducido el consumo al tiempo que nos desplazamos en una confortable estancia insonorizada.

Toyota Prius+ 014

Toyota Prius+: experiencia al volante

El sistema Hybrid Synergy Drive es una auténtica maravilla de conducir. Si pudiera elegir una palabra para inventarme y definir la experiencia al volante del Toyota Prius+ sería "agradablérrimo". La suavidad con la que se mueve es completamente desconocida para un vehículo con motor de combustión al uso, su empuje es constante y suave a partes iguales, sin tirones y homogéneo.

Como era mi debut en el mundo de los híbridos me sorprendió la suavidad con la que se maniobra a sus mandos. Acostumbrado a los tirones de una caja de cambios tradicional y sin la asistencia de un motor eléctrico la sensación que tuve detrás del volante es de que vamos más lentos de lo que realmente estamos circulando. El Prius+ fluye con una finura aterciopelada y en un silencio que sorprende para un novato como yo en las lides híbridas.

Toyota Prius+ 7

La media de consumo que he sacado según el ordenador de abordo ha sido de 4,8 litros a los 100 en unos trayectos donde el 80% ha sido autovía o carretera. Ahí el sistema híbrido no saca lo mejor de sí mismo y no encontramos grandes ventajas ya que su concepto es más urbano, pero la experiencia en ciudad gana por goleada frente a un coche convencional.

Ya no sólo por la transmisión automática que nos hace hasta añorar el embrague, sino por lo llevadera que se hace la vida en zonas de tráfico denso. Uno de los puntos fuertes de la hibridación es sin duda el tacto a baja velocidad y la satisfacción que da eso de moverse sin contaminar, ni siquiera acústicamente, y sin tener una sobrecarga en el pie izquierdo al final de los trayectos. En un entorno con continuas detenciones y arrancadas es donde más destaca la opción híbrida. Recordemos que por caprichos de la física el mayor esfuerzo se realiza al poner en movimiento los cuerpos que se encuentran en reposo.

Pero no sólo se ha buscado la reducción de consumos sino que además se ha hecho especial hincapié en que los ocupantes se sientan mimados a bordo del Toyota Prius+. El ejemplo más notable es el sistema de compensación del cabeceo que se equipa por primera vez.

Toyota Prius+ 020

Este sistema se vale de unos sensores en las ruedas delanteras con los que mide si la parte delantera del vehículo sube o baja por irregularidades del terreno y aumenta (si estamos descendiendo) o disminuye (si ascendemos) la entrega de par del motor eléctrico de forma momentánea para minimizar los movimientos de la carrocería.

También y gracias a los materiales ligeros empleados en su construcción, la báscula marca 1.570 kilos, por lo que las cualidades dinámicas del Prius+ no se ven lastradas por llevar el paquete eléctrico en su interior. La reducción de peso, obviamente, también beneficia las cifras de consumo. Para que os hagáis una idea un compacto del segmento B normalito ronda los 1.400 kilos

Toyota Prius+ 051

La verdad es que de todos los medios de transporte que he probado se me ocurren pocas formas mejores para ir todos los días a trabajar. La sensación de tranquilidad a bordo del Toyota Prius+ nos aleja un poco del estres con su suavidad y tranquiliza la conciencia a quienes nos preocupa el consumo no sólo por el dinero, sino también por el medio ambiente.

En Espacio Toyota:

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos