Abarth 500

Tengo una picadura que no se como sacarme de dentro. Es de un Escorpión pequeño, de nombre Abarth y de apellido 500. Me ha picado hace un par de semanas y no consigo que su veneno deje de hacerme efecto.

Lo bueno de este tema es que se trata de un veneno dulce, un veneno agradable, un veneno de deportividad y un veneno de diversión. Este pequeño escorpión que ha pasado por mis manos para Motorpasion, tiene una indudable herencia del mundo de la competición que se deja sentir en todos los aspectos.

El espíritu deportivo de los Abarth 500 que triunfaban en competición en los años 60 está vivo en este pequeño coche de solo 930 kilos de peso y motor 1.4 de 135 caballos de potencia. Veamos de lo que es capaz el Abarth 500…

¡Vótalo!

Editores 6

Comunidad 0

Actividad de la comunidad