Mercedes Clase CLS

Buenos cambios por detrás, pero tal vez no tanto por delante. Esa es la primera impresión que me ha dado al ver la nueva generación de la Clase CLS de Mercedes-Benz, que no sólo traerá nuevos diseños a toda la gama, sino que incluye también un nuevo modelo de acceso a ella, el Mercedes-Benz CLS 280.

Empecemos por sus novedades estéticas. Donde digo que igual no han sido acertadas en la delantera es refiriéndome al diseño de la nueva parrilla, que abandona las cuatro bandas longitudinales en favor de dos solamente y las rejillas ahora son cromadas, tanto en la calandra como en el paragolpes. De acuerdo que posiblemente con ese diseño el flujo de aire pueda ser mayor, pero el color gris no le pega a un coche de este porte. El acabado negro le confería mucha más sobriedad y elegancia.

Otro de los detalles renovados son los nuevos intermitentes integrados en los retrovisores, con tecnología de LED y diseñados en forma de punta de flecha. Retrovisores a los que se les ha aumentado el tamaño en un 32%, dando al conductor una mayor visibilidad y seguridad. En los laterales la única diferencia que veremos serán las nuevas llantas de 17 pulgadas en las versiones CLS 280, CLS 320 CDI y CLS 350 GDI, mientras que en el CLS 500 serán de 18 pulgadas. Y por último, la trasera también recibe cambios en el paragolpes, los grupos ópticos, también de LED, y los escapes, que abandonan la sección oval por una trapezoidal.

¡Vótalo!

Editores 8

Comunidad 8,5

Actividad de la comunidad