Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Motorpasión.com

Comentarios

Consejos útiles para revisar nuestras escobillas limpiaparabrisas

1 comentario

Limpiaparabrisas

A veces la gente nos pregunta: ¿cuándo cambiamos los limpiaparabrisas? Pues como mucha otras cosas, depende. Depende de los kilómetros que le hagas al coche, del lugar donde vivas, de la precaución que tengas con ellos para que duren más o menos, del tipo de limpiaparabrisas, etc.

Lo que está claro es que normalmente, dos juegos no te van a durar lo mismo. Es muy difícil. Lo normal es que, según los factores que contamos antes, el cambio lo tengas que hacer entre los 6 y los 18 meses. Veamos los tipos, síntomas de su deterioro y por qué debemos estar pendientes de ellos.

Tipos de escobillas limpiaparabrisas

Limpiaparabrisas

Existen dos tipos de escobillas limpiaparabrisas. Hasta hace aproximadamente 6 o 7 años lo normal eran las escobillas llamadas tradicionales. Estaban formadas por un armazón de plástico que era la encargada de hacer que la goma ejerciese la presión adecuada sobre el cristal.

Esta goma presenta varios labios en su construcción de forma que puede limpiar independientemente en una dirección u otra. Su inconveniente era la duración, de aproximadamente seis meses en condiciones óptimas y que no siempre funcionaban de la forma adecuada.

Posteriormente llegaron al mercado las escobillas planas. Estas se fabrican completamente en goma y su propio peso y la del brazo articulado que le da el movimiento es suficiente para que se adhieran perfectamente al parabrisas. Limpian mejor y durante más tiempo aunque su principal inconveniente es que son más caras que las convencionales.

Signos de deterioro de las escobillas limpiaparabrisas

Limpiaparabrisas

Hay varios detalles que nos revelarán que las escobillas limpiaparabrisas ya han dejado de ejercer correctamente su cometido. El primero es que no limpien correctamente el rastro de agua sino que dejen una fina película de agua que impide la visibilidad. Normalmente esto significa que en ese punto no hace un correcto contacto con el cristal.

El calor y los agente externos atacan las propiedades elásticas del caucho, igual que a los neumáticos. Con el tiempo, se suelen cristalizar o resquebrajar y entonces, empezarán a dejar rayas de agua sobre el cristal, muy incómodas si coinciden a la altura de la mirada.

El tercer signo que nos puede indicar que la escobilla está para cambiar es que vibre o chirríe. En cualquiera de los dos, el limpiaparabrisas no ejercerá correctamente su trabajo. Además de lo estresante que es conducir un vehículo con este ruido constante y desagradable.

En el momento que detectemos cualquiera de estos síntomas, es hora de acercarnos a un taller de recambios y hacernos con un juego nuevo. Normalmente ambas escobillas se desgastan por igual así que no merece la pena cambiar una a no ser que hayamos tenido un problema puntual con ella. Ahora se han puesto de moda unos aparatos que prometen afilar la goma para que vuelva a estar en perfecto estado pero no deja de ser un parche momentáneo.

¿Cuándo cambiar las escobillas?

Limpiaparabrisas

Como decíamos, depende. Pero un buen momento es hacerlo cuando acaba el verano, a finales de septiembre o principios de octubre. ¿Por qué? Porque el verano es la época que más deteriora las escobillas debido al sol, al calor y que a veces hacen los primeros barridos con el cristal lleno de polvo y partículas. Por ello es bueno que si llevamos días sin activarlos, hacerlo con agua en el cristal del lavaparabrisas, para evitar que se estropeen rápido.

Además, si las cambiamos después del verano, disfrutaremos de una visión clara durante los meses lluviosos, aumentando nuestra nivel de seguridad activa y evitando que tengamos sustos por mala visibilidad.

Una escobilla de las planas puede llegar a costar 80 euros pero se pueden cambiar solo las gomas, y esas salen por la mitad. Es decir que en un año, el coste de los limpiaparabrisas es de menos de cuatro euros al mes. ¿A que ahora, sí lo veis más claro?

Fotos | Satish Krishnamurthy, Andrew Myers, Kate, Bes Z

+ Deja tu comentario

Comentarios