Síguenos

Opel Admiral Sedán

Opel Admiral Sedán (1937)

Al cumplirse el 75º aniversario del nacimiento de Opel, fundada en 1862 como fabricante de máquinas de coser, la firma alemana presentó en el Salón del Coche y la Moto de Berlín de 1937, dos modelos que supusieron para la firma de Rüsselsheim el salto a los vehículos de lujo.

Han trascurrido otros 75 años desde entonces y es buen momento para recordar a estos dos vigorosos abueletes dotados de generosos corazones de seis cilindros, cuyas líneas y andares volverían el cuello de cualquier buen aficionado si pasaran ahora por la calle.

El Súper 6 y Admiral llegaron al mundo en un año peculiar. En 1937 Wallace H. Carothers patentó el nailon, Guernica quedó arrasada tras un bombardeo, el dirigible Hindenburg quedaba destruido por un incendio en extrañas circunstancias y se inauguró el Golden Gate Bridge. Amelia Earhart, la primera mujer en cruzar el Atlántico a los mandos de un avión, desaparecía para siempre mientras sobrevolaba el Pacífico. Una época de grandes gestas y tragedias, una época capaz de concebir estas dos joyas que recordamos hoy.

Opel Súper 6

El Opel Súper 6 estaba enfocado al segmento medio de lujo. El modelo contaba con un silencioso motor de seis cilindros en línea y 2.5 litros de cubicaje, que entregaba 55 CV de potencia. Con el Súper 6, la compañía introdujo por primera vez la tecnología de válvulas en cabeza en un coche de su producción.

Opel Súper 6 Sedán Opel Súper 6 Sedán

Las válvulas estaban accionadas por árboles de levas movidos por engranajes de dientes rectos, empujadores y balancines. El motor de seis cilindros de carrera corta permitía alcanzar una velocidad máxima de 117 km/h, pudiendo mantener una velocidad de crucero de 100 km/h. Un vehículo idóneo para autopistas, según los argumentos comerciales de la época.

El motor del Súper 6 estaba diseñado para ofrecer gran estabilidad en regímenes de giro próximos al máximo y brillaba “por su gran cantidad de par motor”. Lo cierto es que el propulsor del Súper 6 funcionaba con gran suavidad y era muy fiable. El catalogo de aquella época resumía los atributos del Súper 6 de la siguiente forma:

Con el lanzamiento del Súper 6, elementos que anteriormente estaban reservados exclusivamente a coches deportivos de altas prestaciones, estaban ahora disponibles en el segmento medio.
Opel Súper 6 Cabriolet Opel Súper 6 Cabriolet

La base mecánica del Súper 6 se empleó para el desarrollo de un modelo todo terreno deportivo de 65 CV, que consiguió grandes éxitos deportivos en carreras de larga distancia y todo terreno, como la International German Alpine Course.

Los clientes podían elegir de fábrica entre un sedán de cuatro puertas o una versión Cabriolet. A partir de 1938 también estuvo disponible una berlina de dos puertas. Hasta que fue presentado su sucesor, el Opel Kapitän en 1938, se fabricaron un total de 46.453 unidades del Opel Súper 6.

La carrocería y el chasis del Opel Súper 6 se fabricaban por separado, favoreciendo el concurso de carroceros independientes como Hebmüller, Autenrieth, Buhne o Gläser, que diseñaron carrocerías a medida de Cabriolet o Roadster para el Súper 6.

Opel Súper 6 Gläser Cabriolet Opel Súper 6 Gläser Cabriolet

Opel Admiral

El Admiral entraba de lleno en el segmento de lujo, siendo el buque insignia de la marca Opel durante muchos años. Su opulento diseño y estilizado habitáculo causaron gran impresión al público en su presentación. Su diseño era aerodinámico y tomaba parte de su inspiración en el movimiento Art Decó.

El Opel Admiral costaba una pequeña fortuna para la época: 6.500 reichsmarks la versión Sedán y 7.000 marcos la versión Cabriolet. Al igual que el Súper 6, carrocería y chasis se construían por separado, facilitando la existencia de diseños de terceros.

Opel Admiral Cabriolet Opel Admiral Cabriolet

El Opel Admiral estaba propulsado por un potente motor de seis cilindros en línea de 3.6 litros y 75 CV de potencia. La robustez mecánica de este motor era tal que se empleó en el Opel Blitz, un camión de 3 toneladas que tuvo una destacada participación en la Segunda Guerra Mundial.

El Admiral era capaz de alcanzar 132 km/h, manteniendo velocidades de crucero de entre 110 y 115 km/h. Como decía un colorido catálogo de esa época: “Un alto grado de perfección se logra combinando belleza y potencia”.

Motor 3.6 litros del Opel Admiral Motor 3.6 litros del Opel Admiral

El confort de conducción estaba a tan alto nivel gracias a las suspensiones de las ruedas delanteras suspendidas independientemente. Esta llamada suspensión sincronizada Opel se acompañaba con amortiguadores hidráulicos y barras estabilizadoras. El eje trasero Banjo se complementaba con una suspensión semi elíptica. También tenía amortiguadores hidráulicos.

Tras 6.404 vehículos fabricados, la producción del Admiral cesó por el comienzo de las hostilidades en 1939, reanudándose en 1948. En 1964 hizo su debut el nuevo Admiral, que estuvo a la venta hasta 1977, continuando la tradición de su gran predecesor.

Vídeo | YouTube

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios